PERDÓN REAL

El matemático Alan Turing es indultado de su homosexualidad 59 años después de su muerte

El científico británico, considerado uno de los padres de la informática moderna, fue condenado y sometido a una castración química en 1952

Imagen de Alan Turing

Imagen de Alan Turing / SHERBORNE SCHOOL (AFP)

2
Se lee en minutos

El matemático, filósofo y criptógrafo británico Alan Turing, uno de los padres de la informática moderna y conocido popularmente por ayudar a descifrar el código Enigma alemán durante la Segunda Guerra Mundial, ha recibido un indulto póstumo de la reina Isabel II tras haber sido condenado por homosexual en 1952.

Turing, al que Stephen Hawking califica como el matemático más brillante del pasado siglo, murió envenenado por comer una manzana con cianuro en 1954, a la edad de 41 años. Aunque oficialmente el forense determinó suicidio, las circunstancias de su muerte siempre han estado rodeadas de un halo de misterio.

Dos años antes, había sido condenado por prácticas homosexuales, ilegales en el Reino Unido hasta 1967. Para no ser encarcelado, Turing aceptó ser sometido a una castración química que le produjo secuelas graves fisiológicas y psicológicas.

Además, la condena por homosexual le obligó a abandonar su trabajo en el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ, centro de escuchas), en Bletchley Park, al que se había incorporado tras trabajar durante la guerra.

Campaña popular

Los partidarios del indulto póstumo llevaban años de campaña. De hecho, en el 2009, el entonces primer ministro Gordon Brown presentó excusas y reconoció públicamente que Turing había sido tratado "horriblemente". Sin embargo, los más críticos consideran que lo que Turing merecía era una rehabilitación real, no un perdón, un término "que implica que hizo algo mal en primer lugar", como ha tuiteado el biólogo evolucionista y famoso divulgador Richard Dawkins. El año pasado, el Parlamento birtánico denegó una solicitud avalada por 23.000 firmas para que Turing fuera declarado "héroe nacional".

"Alan Turing fue un hombre excepcional con una mente brillante", ha afirmado el ministro británico de Justicia, Chris Grayling, que fue quien pidió a la reina que emitiera el indulto al amparo de la Real Prerrogativa de Misericordia. "Su brillantez se puso de manifiesto en Bletchley Park, donde fue fundamental para descifrar el código Enigma, contribuyendo a poner fin a la guerra y a salvar miles de vidas", ha añadido.

Noticias relacionadas

Grayling ha recordado que la vida de Turing "se vio ensombrecida por su condena por actividad homosexual", un castigo que hoy "se considera injusto y discriminatorio y que ha sido repelido. (...) Un indulto de la Reina es un tributo adecuado para un hombre excepcional", ha añadido el ministro de Justicia.

El primer ministro David Cameron ha dicho a su vez que el Turing fue "un hombre notable que desempeñó un papel clave para salvar a este país en la Segunda Guerra Mundial descifrando el código Enigma alemán". La máquina Enigma, inventada por el ingeniero alemán Arthur Scherbius, fue utilizada por los nazis para codificar mensajes durante la guerra.