Hacer la cama es malo para la salud

Los ácaros tienden a multiplicarse en entornos de más humedad, como entre las sábanas

La boca de un ácaro visto con un microscopio electrónico.

La boca de un ácaro visto con un microscopio electrónico.

2
Se lee en minutos

Los odiados ácaros, esos bichos microscópicos que nos rodean por todas partes, tienden a morir o alejarse en ambientes ventilados. Bajo ese principio no debe sorprender la conclusión de uno de esos estudios universitarios de poca enjundia pero conclusión digna de aplicarse en la vída diaria sin dudar: hacer la cama es malo para la salud.

Sn que deba instaurarse la leonera como entorno vital, lo cierto es que la tesis de la británica Universidad de Kingston debe tenerse en cuenta. Los arácnidos hacen la vida imposible a los asmáticos y el sueño difícil para la mayoría. La idea es que no hacer la cama favorecería la muerte de los seres microscópicos ya que se reducirían los niveles de humedad entre las sábanas. Los arácnidos dependen en gran parte de la humedad, y también del sudor que emanamos mientras dormimos. Por esta razón, no hacer la cama y dejar que las sábanas se ventilen al aire libre favorece la deshidratación y posterior muerte en masa de la comunidad microscópica.

Stephen Pretlove, el principal autor de este peculiar estudio, asegura que con este hallazgo se podría ahorrar una importante cantidad de dinero en enfermedades asmáticas o similares. Los ácaros del polvo miden menos de 0,3 milímetros, están emparentados con las arañas, (artrópodos) que habitan en casi todos los lugares del mundo, prefiriendo las zonas de clima templado y humedad relativamente alta. Sus lugares favoritos para vivir son colchones, almohadas, peluches y alfombras en zonas de luz escasa. El sudor del cogote y la saliva favorecen la reproducción de las diversas especies de ácaros que durante sus 20 días de vida se dedican especialmente a defecar, lo que genera más problemas respiratorios a los que viven con ellos. Las escamas de piel humana y de animal son sus manjares favoritos. Cuando la humedad del aire baja del 40%-50%, los ácaros mueren.

Noticias relacionadas

Técnicas antiácaros

Para luchar contra los ácaros lo mejor es airear. La utilización de aspiradores no sirve de nada, salvo para multiplicar la expansión. Aseguran los expertos que 19.000 ácaros pesan un gramo y cada ácaro produce aproximadamente 10-20 partículas de heces al día, causantes de la mayoría de reacciones alérgicas. Una cosa es no hacer la cama cuando se ventila la habitación y otra muy distintinta vivir en un entorno sin limpieza. Limpieza y aireación son la mejor receta para combatir los problemas respiratorios.