El Tourmalet

El Tourmalet: la etapa que cambió la historia del ciclismo

Los ciclistas de la Vuelta atraviesan sobre el río Tajo.

Los ciclistas de la Vuelta atraviesan sobre el río Tajo. / LA VUELTA / CHARLY LÓPEZ

  • Pedro Delgado ganó hace 37 años la Vuelta en las mismas carreteras por las que este sábado circula la prueba en una etapa memorable que marcó un antes y un después en este deporte.

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

El 11 de mayo de 1985 no fue una fecha cualquiera en la historia del ciclismo, porque ese día marcó un cambio, como cuando hay elecciones y gana un partido que genera una nueva forma de ver la sociedad y crea ilusión. La ilusión se llamó ciclismo, se confirmó en la figura de Pedro Delgado y marcó un antes y un después en la historia de este deporte en España. Este deporte pasó casi del anonimato creado desde la retirada de Luis Ocaña a convertirse en un evento de masas, en el inicio de una época que se convertiría en un tiempo de oro cuando Miguel Induráin comenzó a ganar Tours tal cual se llega a un bosque en otoño y se empieza a ver setas brotando en la hierba como si hubiesen caído del cielo.

El 11 de mayo de 1995 la Vuelta llegó a las destilerías Dyc de Palazuelos de Eresma a las afueras de Segovia y ese día Delgado, Perico para todos, se fugó en compañía de Pepe Recio, un ciclista catalán fuerte como un roble que corría en las filas del Kelme. Aquel día, como este sábado, la ronda española recorrió la sierra de Guadarrama, entre Madrid y Segovia, para darle la vuelta a la carrera y desbancar a Robert Millar, hoy Philippa York, periodista británica, que lleva unos años cubriendo el Tour, sin renunciar a explicar cómo era su vida cuando era hombre y estaba considerado como uno de los mejores escaladores de las últimas décadas del siglo pasado.

Los recuerdos

Nada mejor que llamar a Pedro Delgado a través del manos libres del coche. Se habla por este sistema mientras se conduce a destinos distintos. Él va a pronunciar una conferencia. “Pedro. ¿Así en frío, cuál es el primer recuerdo que te viene de esa etapa?”. “Pues lo primero, así como si fuese un flash que me viene a la memoria, es la velocidad que cogió mi bici bajando por Navacerrada. Ahora pienso lo que podía haber pasado si se me acerca un coche”. Pero ese día, la moneda cayó de su lado, la suerte estaba de cara para comenzar a convertirse en un mito, en la victoria de etapa de Recio, mientras iba contando el tiempo que le sacaba a Millar para confirmarse com el vencedor de la Vuelta de 1985.

Hace unos años Perico reunió a un grupo de amigos. Quedaron en la cima de Navacerrada y volvieron a hacer, montados en bici, el descenso hacia Palazuelos. La fiesta terminó con Delgado cortando con los platos los cochinillos que sirvieron para reponer fuerzas después de tan brutal descenso; eso, sí, apretando los frenos y lejos de la velocidad que alcanzó Perico hace 37 años para comenzar a entrar en la mejor historia del ciclismo.

Los siguientes éxitos

Noticias relacionadas

Llegaron después su victoria en París, otra Vuelta, los cinco Tours de Induráin, el de Pereiro, los de Contador y el de Sastre, y el nacimiento como corredor de Alejandro Valverde, el ciclista español que más victorias ha conseguido, sin olvidar a Óscar Freire y sus tres títulos mundiales.

Hasta entonces el Tour se retransmitía parcialmente, el Giro se veía en resúmenes y no se televisiva ninguna otra carrera. Comenzó la fiebre por el ciclismo. Se interrumpieron sesiones en el Congreso de los Diputados si coincidían con el Tour. Y todo gracias a Perico y su gesta en la Vuelta. De no haber conseguido ese día por las carreteras por las que este sábado rueda la carrera el liderato en la Vuelta todo habría sido distinto. Delgado puso los cimientos a un deporte que espera vibrar con Enric Mas y que aguarda con los brazos abiertos la plena madurez de Juan Ayuso y Carlos Rodríguez.