El Tourmalet

El Tourmalet: aquí está la pareja del siglo

Carlos Rodríguez, en la Vuelta.

Carlos Rodríguez, en la Vuelta. / INEOS GRENADIERS TEAM

  • Nunca dos corredores españoles menores de 22 años habían brillado a la vez en una carrera de tres semanas tal como están haciendo ahora Carlos Rodríguez (21) y Juan Ayuso (19).

4
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

Nunca, nunca había ocurrido. Es, por ahora, la gran noticia de la Vuelta. Dos chicos al poder, dos jovencísimos corredores que quieren comerse el mundo ciclista y que pedalean con el futuro a sus pies. Hubo un tiempo en el que aparecía un nuevo corredor en el panorama del ciclismo español. Llegaba rodeado de veteranos que sabiendo la clase que atesoraba lo protegían mientras iba creciendo entre el pelotón. Entonces la tradición dictaba que con algún año más de los que ahora tienen Carlos Rodríguez y Juan Ayuso debía instruirse primero en carreras menores que nunca superasen la semana de competición.

Pero de ahí a correr la Vuelta había un mundo. Y vienen estos dos chicos y se instalan de repente en el ‘top ten’ de la carrera para hacer disfrutar al espectador, no solo pensando en esta carrera que acaba en dos semanas, sino en muchísimos años del mejor ciclismo para eliminar toda sospecha de que cualquier tiempo pasado fue mejor, al menos el de la última década, y salvando siempre la irrepetible etapa de Miguel Induráin. En cuanto a parejas, Induráin se estrenó en Vuelta y Tour con 20 años, pero Pedro Delgado ya había cumplido entonces los 25.

Un nuevo ciclismo

El ciclismo actual nada tiene que ver con el que se practicaba hace 10 años sin ir más lejos en el tiempo. Hace una década habría sido impensable no solo que Rodríguez (21 años) y Ayuso (19) debutasen a la vez en la Vuelta, sino que Tadej Pogacar, con 23, ya atesorase dos Tours en el palmarés o que Remco Evenepoel, con 22, fuera ahora el líder de la Vuelta.

Las excepciones son mínimas y en el caso español, en cuanto a ganadores de grandes vueltas, solo se contemplan los casos de Induráin y Contador en los últimos 40 años.

Antes la experiencia se adquiría a base de acumular horas de bici y kilómetros en las piernas. Ahora se entrena mucho menos y todo está más medido y estudiado en relación con el cuerpo del corredor. Entonces, ¿por qué esperar a darles una oportunidad a estos chicos cuando hubiesen cumplido los 25 años de Jonas Vingegaard? Que se apunten a la Vuelta y que disfruten, hasta el punto de que si llega el día X, como dijo Ayuso esta semana, no pasará nada. Que les quiten lo bailado.

Valverde y Contador

Porque, además, hubo un tiempo en el que siempre hubo un ciclista joven español llamando a la puerta de la fama. Lo hicieron, sin remontarse mucho en el tiempo, Alejandro Valverde o Alberto Contador. ¿Pero dos? Dos debutando y brillando en la Vuelta es un sueño hecho realidad.

Contador, por ejemplo, ya empezó a despuntar recién cumplidos los 20 años. Pero hasta los 22 no disputó su primera carrera de tres semanas, en este caso el Tour. Valverde fue a los 22 años cuando debutó en la Vuelta y al año siguiente ya acabó en tercera posición. Sin embargo, llegaron escalonadamente. No hubo la ocasión de reunir a la pareja en una carrera de tres semanas para que pudieran ascender al lado o muy cerca del Primoz Roglic de turno.

El Ineos, equipo de Rodríguez, tuvo muy claro desde el principio de temporada que el joven corredor de Almuñécar debutaría en la Vuelta. Hasta hubo un momento de la temporada que se planteó llevarlo al Tour, sobre todo tras la baja por accidente de Egan Bernal. La puesta a punto y las buenas sensaciones que iba acumulando Geraint Thomas, al final tercero en París, tumbaron el proyecto, aunque por el camino Rodríguez ganó una etapa en la Itzulia y se proclamó campeón de España.

Los planes de futuro

Noticias relacionadas

El UAE, el conjunto de Ayuso, quiso que su primer año de profesional transcurriera de forma más tranquila, a la vieja usanza, pero ya en junio, en el campeonato de España celebrado en Mallorca, Joxean Fernández ‘Matxín’, director de la escuadra, se reunió con el ciclista y ya se planteó la posibilidad de que acudiese a la Vuelta, sobre todo si al final Pogacar, agotado por el Tour, tachaba a la ronda española de su calendario, como así ocurrió.

Y ahora aquí los tenemos brillando en la Vuelta y mirando alegremente al futuro, con el horizonte de un Tour donde posiblemente ya acuda Rodríguez el año que viene, carrera que seguramente tendrá que esperar un poco más para ver en acción a Ayuso debido a la necesidad que tiene el UAE de formar a un equipo más veterano alrededor de Pogacar en su intento por volver a llegar el año que viene vestido de amarillo a París, tal como hizo en 2020 y 2021.