La leyenda de la ronda francesa

Cuando el Tour de Francia inspiró a Freddie Mercury

Estatua de Freddy Mercury en Montreaux.

Estatua de Freddy Mercury en Montreaux. / 123RF

  • El 10 de julio la carrera volverá a transitar por Montreux, la ciudad suiza donde el líder de Queen quedó fascinado por el paso del pelotón en 1978 y se puso de inmediato a componer su famosa canción 'Bicyle Race', recreada en la Grande Boucle.

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

Cuando vio pasar en solitario a Mariano Martínez, Freddie Mercury ignoraba que en España lo conocían como ‘El francés de Burgos’, luego padre y abuelo de ciclistas. Mariano, español de nacimiento y francés de adopción, quería quitarle a Bernard Hinault el ‘maillot’ de líder de la montaña del Tour de 1978, algo que consiguió al puntuar en la 18ª etapa, la que partió desde Morzine para cruzar la frontera suiza y terminar en Lausana con el líder de la banda Queen como espectador de gala entre los aficionados que llenaron las calles de Montreux, junto al lago Lemán.

El 10 de julio, entre Aigle y Châtel, con el primer contacto alpino del Tour 2022, la carrera volverá a transitar por Montreux y no se olvidará de homenajear a Mercury con los corredores pasando cerca de su estatua. Porque fue allí, gracias a la ronda francesa, donde nació la canción de inspiración ciclista más universal, ‘Bicycle Race’, que Mercury compuso fascinado por la éxtasis total que le provocó el contacto con el pelotón del Tour de 1978 que por aquel entonces, un 19 de julio, lideraba vestido de amarillo Joop Zoetemelk.

Ignoraba Mercury, ajeno a los ajetreos del Tour y volcado en la producción de su álbum 'Jazz', el primero de los siete que Queen compuso en los Mountain Studios de Montreux, que la ronda francesa llegaba a su ciudad de adopción muy calentita después de que Michel Pollentier, tras ganar en Alpe d’Huez, fuera sorprendido en el control antidopaje intentando cambiar su orina por la que llevaba escondida en una probeta debajo de su axila, que activaba con una pera, que hacía bajar el pipí a través de un pequeño tubo hasta su pene. Lo expulsaron, a la calle.

Encuentro casual

De hecho, el encuentro de Mercury y sus compañeros de banda con el Tour fue más bien casual. Estaban en el estudio con los arreglos de su álbum cuando los avisaron de que iba a pasar la Grande Boucle por las inmediaciones; si les apetecía ver a los ciclistas y todo el espectáculo que provocaba y sigue provocando la carrera. Sorprendentemente, dijeron que sí. Y allí Mercury y los suyos se mezclaron con los espectadores.

Vieron a Mariano Martínez y poco después el grupo de fugados, entre los que iba Gerrie Knetemann, luego vencedor en Lausana, antes de la llegada del grueso del pelotón. Mercury se entusiasmó tanto, que ya no volvió al estudio sino a la habitación del hotel para componer 'Bicycle Race'. Por su cabeza solo fluían bicicletas… hasta 36 veces aparece la palabra ‘bicycle’ en el texto de la canción en un claro homenaje a un pelotón de ciclistas.

Mercury solo cambió el nombre de los protagonistas del Tour. No apareció Hinault que dos etapas después, en la contrarreloj de Nancy, le quitó a Zoetemelk el jersey amarillo con el que llegó a París. Tampoco salieron ni Joaquim Agostinho, a quien se le cruzó un perro años después y murió en un hospital; ni Paco Galdos, que tras retirarse del ciclismo abrió una pizzería en Vitoria, ni Lucien van Impe, que no pudo repetir el triunfo de 1976 al llegar al Tour 78 convaleciente de una fractura en la clavícula.

Los 'ciclistas' de Mercury

Noticias relacionadas

Los particulares ciclistas de Mercury en el pelotón de ‘Bicycle Race’ fueron Jesucristo, Peter Pan, Frankenstein, Superman (y no precisamente López) o John Wayne.

‘Bicycle Race’ se lanzó como ‘single’ y fue un éxito mundial. Sonaron los timbres de las bicis. “Bicicleta, bicicleta, bicicleta, quiero montar mi bicicleta, manejar mi bicicleta”, quedó como himno para siempre en la ciudad donde Mercury se encontró a sí mismo. “Si quieres hallar la paz en tu alma ve a Montreux”. Allí alquiló una casa con vistas al lago. Nunca dejó de visitarla... hasta su muerte el 24 de noviembre de 1991.