Maternidad ciclista

Ciclismo femenino: un pelotón de madres ricas y madres pobres

La ciclista Lizzie Deignan, con su hija.

La ciclista Lizzie Deignan, con su hija. / TWITTER / LIZZIE DEIGNAN

  • El embarazo de Lizzie Deignan, vencedora de la París-Roubaix 2021, evidencia de que las corredoras en equipos de segundo nivel están desamparadas en el caso de que quieran tener un hijo.

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

El ciclismo femenino corre entre un pelotón de corredoras a las que se podría denominar como futuras madres ricas o madres pobres; las ciclistas que, en caso de embarazo, están respaldadas tanto por la Unión Ciclista Internacional (UCI) y sus equipos, y las que deben pensar, antes de afrontar una maternidad, si podrán hacerlo mientras sean corredoras y pretendan ganarse la vida a golpe de pedal.

Las futuras madres ricas son las que compiten en el denominado World Tour (la máxima categoría del ciclismo femenino) y las pobres son las que están enroladas en la denominada jerarquía continental, escuadras de segundo nivel donde no hay ni mínimo salarial, ni obligación de tener a la plantilla incluida en los regímenes de seguridad social de cada país, y solo deben tener a la plantilla con el obligado seguro en caso de accidente.

La ganadora de la París-Roubaix 2021

La futura maternidad de la corredora británica, Lizzie Deignan, la ganadora de la primera edición de la París-Roubaix, disputada hace un año, ha vuelto a poner en la primera escena que existen dos pelotones femeninos claramente diferenciados en lo que hace relación a las condiciones laborales y sociales de las corredoras.

Deignan, en 2018, fue madre por primera vez. Su embarazo sirvió para que la UCI comenzase a hacer los deberes y a pensar que las corredoras debían estar protegidas en caso de maternidad. Ahora espera a su segunda hija en septiembre y desde febrero ha dejado de competir. Automáticamente, el Trek, su equipo, anunció que le ampliaba el contrato un año más y la UCI recordó que las corredoras adscritas a equipos que forman parte del World Tour deben percibir los tres meses siguientes al parto el ciento por ciento de su salario que se reducirá al 50% los cinco meses posteriores, en el caso de que las corredoras no decidan volver a la competición para atender al bebé.

La situación en el Movistar

En el ciclismo femenino, al igual que en el masculino, solo hay un equipo World Tour en España, y es el Movistar, con plantillas de ambos sexos. “Las 14 corredoras de nuestro equipo están adscritas al régimen general de la seguridad social. Por lo que están cubiertas por las mismas garantías sociales que cualquier otra trabajadora en España, incluida la baja por maternidad, y en el caso de embarazos de riesgo, la baja previa”, afirma un portavoz de la dirección del Movistar a preguntas de este diario.

Ello quiere decir que si una de las 14 corredoras del Movistar anuncia un embarazo dispondrá de las 16 semanas de permiso por nacimiento de hijo del que dispone en España cualquier padre o madre, al margen de su sexo.

Ocho equipos continentales femeninos

Pero en España hay ocho equipos de la categoría que se denomina Continental femenina. “Estos equipos no tienen la obligación de apuntar a sus corredoras en el régimen de la seguridad social”, confirma José Luis de Santos, presidente de la Asociación de Corredores Profesionales (ACP), el sindicato ciclista al que están apuntadas también una treintena de ciclistas españolas. Por lo tanto, se encuentran desamparadas en el caso de quedar embarazadas.

Noticias relacionadas

En el ciclismo masculino, en cambio, los equipos Continentales Profesionales, la segunda división, sí están obligados, según explica el dirigente del sindicato ciclista, a tener a los corredores dados de alta en la seguridad social, lo mismo que sucede en la rama Continental, la tercera categoría entre los hombres. En este caso se encuentran los conjuntos Kern Pharma, Caja Rural, Burgos-BH, Fundación Euskadi y Fundación Manuela, este último en la tercera división ciclista.

Los premios

“Las corredoras españolas que forman parte de nuestra asociación disponen de cuota gratis”, añade De Santos, ya que los salarios que perciben están todavía a años luz del ciclismo masculino, aunque esta temporada algunas carreras, como el Tour de Flandes, haya igualado los premios, y otras los hayan subido de manera considerable. Así, por ejemplo, la primera edición del Tour Femmes, que se celebra tras el Tour masculino, entregará los premios que perciben los hombres durante una semana de competición. El Tour masculino ocupa 21 días de carrera por ocho de la categoría femenina.