Nueva polémica

'Superman' acusa a Enric Mas de egoísta y rompe cualquier puente con el Movistar

"Intentó ayudarme con la envidia y el egoísmo que seguramente lo caracteriza. Yo lo vi y se lo dije a la cara en su momento: 'Contigo no quiero compartir una carrera más porque eres un egoísta'", cuenta Miguel Ángel López en la emisora RCN de Colombia.

Superman López, la semana pasada, durante la concentración prenavideña del conjunto Astana en Altea.

Superman López, la semana pasada, durante la concentración prenavideña del conjunto Astana en Altea. / ASTANA TEAM

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

Miguel Ángel López, más conocido en el pelotón por ‘Superman’, ha avivado en su país, Colombia, la polémica por su retirada en la Vuelta que fue determinante para que fuera despedido del Movistar. De forma sorprendente, ha acusado a Enric Mas, segundo de la general de la ronda española por detrás de Primoz Roglic, de ser un corredor egoísta por no haberlo ayudado en la penúltima etapa de la prueba cuando se quedó cortado, no pudo seguir al grupo de grandes favoritos y acabó perdiendo la tercera plaza de la clasificación cuando ya pedaleaba totalmente descolgado antes de bajarse de la bici, en una acción de tal envergadura que nunca se había visto en una carrera de tres semanas.

En declaraciones a la emisora de radio RCN, de Bogotá, Superman dio su versión personal de los hechos ocurridos durante la penúltima etapa de la Vuelta, en la provincia de Pontevedra, con un trazado diseñado por Óscar Pereiro, vencedor del Tour 2006. "Enric Mas dice que 'todos intentamos ayudarlo'. ¿Pero qué me iba a intentar ayudar si fue uno de los que cuando se fue el grupito y yo me puse al frente me dijo que 'por qué perseguía'?".

A tres meses vista

Estas declaraciones se han producido después de que hayan pasado tres meses de una situación rocambolesca. Si Enric Mas se hubiese descolgado para auxiliar a su compañero colombiano, la acción, totalmente ilógica, le habría costado la segunda plaza de la general y el Movistar, en vez de un corredor, habría perdido a dos ciclistas en el podio de Santiago de Compostela, donde acabó la Vuelta. Todos los gregarios del equipo circulaban por detrás, después de que los líderes ya hubiesen roto la etapa. Superman no pudo mantener el corte y cuando trató de reaccionar, Mas, Roglic, y el resto de fugados ya estaban lejos de su alcance, razón por la cual Mas le sugirió que dejase de tirar al igual que hizo poco después Eusebio Unzué, mánager del equipo español.

"Intentó ayudarme con la envidia y el egoísmo que seguramente lo caracteriza. Yo lo vi y se lo dije a la cara en su momento: 'Contigo no quiero compartir una carrera más porque eres un egoísta'", puntualizó Superman a la emisora colombiana. El corredor, sin embargo, el mismo día y a la hora de la cena, pidió perdón a todos sus compañeros, directores y auxiliares por su comportamiento. La retirada de López acarreó, además, una pérdida de ingresos a sus compañeros, puesto que entre todos se repartían los premios por la sexta plaza de la general, que mantenía y que no hubiese perdido tras descolgarse de la cabeza de carrera.

Del Movistar al Astana

Noticias relacionadas

“Dejo de tirar, porque Mas lo pide. Cuando iba perdiendo 40 o 50 segundos, Eusebio Unzué me dice que es una putada pero que ya no me esfuerce más, que no los voy a alcanzar, eso me enojó mucho y me llevó a bajarme de la bicicleta". Ese mismo día Unzué ya determinó que Superman no vistiese nunca más el ‘maillot’ del Movistar. En octubre se llegó a un acuerdo, López dejó el Movistar y fichó de nuevo por el Astana, el equipo del que procedía cuando se incorporó a la disciplina de la escuadra española.

Precisamente, el fichaje por el Movistar le llevó a Superman a cambiar su residencia, de Mónaco a Andorra, donde vive una buena parte de los corredores de la escuadra española, entre ellos Mas. Si al regresar de Colombia, en los inicios de la próxima temporada, Superman mantiene sus planes y se establece en los Pirineos, el ambiente en los entrenamientos será muy peculiar, puesto que en Andorra resulta casi imposible no verse en las carreteras debido a las pequeñas dimensiones del país.