el calendario ciclista 2022

Budapest, Copenhague y Utrecht, las ciudades 'imperiales' del ciclismo

El Giro comenzará en Budapest el 6 de mayo de 2022.

El Giro comenzará en Budapest el 6 de mayo de 2022. / GIRO DE ITALIA

  • Por primera vez en la historia Giro, Tour y Vuelta partirán desde el extranjero.

  • Hungría acoge la salida de la ronda italiana, Dinamarca de la francesa y los Países Bajos de la española.

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

Nunca había ocurrido hasta ahora. En 2022 las tres grandes citas ciclistas del calendario internacional (Giro, Tour y Vuelta, por orden de celebración) partirán desde el extranjero, lejos de la geografía habitual por las que discurren las tres pruebas de tres semanas, que se iniciarán en viernes, en vez de sábado, aunque con los mismos días de competición, 21 etapas, puesto que el primer lunes en carrera será más que un lunes al sol, un lunes en la carretera con traslados desde Hungría a Italia, desde Dinamarca a Francia y desde los Países Bajos hasta España, presumiblemente al País Vasco.

Sergi López-Egea: ¿Por qué las tres grandes vueltas salen del extranjero en 2022? / Sergi López-Egea

El Giro ha sido esta semana la última organización en comunicar que la salida oficial de la carrera tendrá lugar el 6 de mayo de 2022 en Budapest, la capital húngara, para celebrar tres etapas en el país magiar. Esta salida era un compromiso que la ronda italiana había adquirido con las autoridades políticas y deportivas de Hungría para haber iniciado la prueba en mayo de 2020. El confinamiento general de Europa y la paralización de la competición deportiva obligó a aplazar el Giro hasta octubre y Budapest renunció a la carrera por aquel entonces.

Los daños colaterales de la pandemia

De hecho, han sido los daños colaterales de la pandemia los que han provocado que el año que viene las tres carreras salgan lejos de su lugar de origen. Porque la salida del Tour, Copenhague, viernes, 1 de julio de 2022, estaba prevista para este año. Sin embargo, la capital danesa pidió aplazar un año la acogida de la carrera puesto que coincidía en 2021 con los partidos de fútbol de la Eurocopa, que a su vez había sido desplazada un año debido al covid.

Asimismo, la Vuelta tenía que haber salido en agosto de 2020 desde Utrecht y al trasladarse a octubre-noviembre el comité neerlandés renunció, entre otras cosas, porque no era la mejor época para vender paisajes y turismo por los Países Bajos.

Las tres carreras disputarán tres etapas por los territorios donde han sido invitadas. En el caso del Tour serán la contrarreloj inicial en Copenhague y dos etapas en línea. El Giro también celebrará una ‘crono’, al igual que lo hará la Vuelta por las calles de Utrecht, el viernes 19 de agosto, aunque en este caso por equipos y no de forma individual.

Curiosamente, Utrecht se convertirá en la primera ciudad del mundo que acoge etapas de las tres grandes, con el Giro en 2011 (aunque partió de Amsterdam) y el Tour en 2015, con una ciudad desbordada y lanzada a la calle. "Estas salidas permiten ampliar y refrescar los recorridos y, sobre todo, internacionalizar la carrera más allá de lo que se consigue gracias a las imágenes de televisión", explica Javier Guillén, director de la Vuelta.

Noticias relacionadas

Las salidas en el extranjero no son un invento contemporáneo puesto que el Tour ya partió de Amsterdam en 1954 y estos últimos años acostumbra a intercalar inicios en Francia con otros países después de haber visitado Leeds en 2015 y Düsseldorf en 2017. En 2023 la ronda francesa verá la luz en Bilbao.

Asimismo, el Giro comenzó en Mónaco en 1966 tras haberlo hecho el año anterior en San Marino, aunque sin dejar la península transalpina. La ronda italiana ha sido la que más lejos se ha desplazado desde su territorio con un inicio en Atenas (1996) y en Jerusalén (2018). La Vuelta, en cambio, es la que menos veces ha comenzado lejos de su territorio: Lisboa (1997), Assen (2009) y Nîmes (2017). "Este tipo de salidas supone una reivindicación de la capacidad logística de los organizadores por la complejidad que sopone la movilización de recursos humanos y materiales", añade Javier Guillén.