La historia de un campeón ciclista

Lucien van Impe y el 'fantasma' del 'Tarangu'

Lucien Van Impe, de amarillo, en su victoria en el Tour 1976.

Lucien Van Impe, de amarillo, en su victoria en el Tour 1976. / ARCHIVO

  • Este miércoles cumple 75 años el ciclista que está considerado como uno de los más grandes escaladores de todos los tiempos y que ganó el Tour de 1976.

  • Hace unos años fue el protagonista de una curiosa historia al contactar con una persona en Bélgica que aseguraba ser José Manuel Fuente, fallecido una década antes.

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

Lucien van Impe, uno de los más grandes campeones que ha dado Bélgica, aunque siempre por detrás del único e irrepetible Eddy Merckx, con el que compartió carretera y manta en los años 70 del siglo pasado, cumple 75 años este miércoles. Y lo hace, entre el olvido de los más jóvenes aficionados al ciclismo que desconocen sus andaduras y la admiración de quienes lo vieron correr, no solo en su época de gloria por el Tour, carrera que ganó en 1976, sino porque en sus años extra de ciclismo, en la década de los 80, intentó dar un último empujón a su carrera en España y corrió con el modesto equipo del Dormilón.

Seis veces ganó la clasificación de la montaña en el Tour, en las 15 veces que disputó la carrera, prueba que jamás abandonó y terminó 10 veces entre los 10 primeros, cuatro de las cuales (incluyendo la victoria de 1976) subió al podio de París. Hasta tal punto que se le considera junto a Federico Bahamontes como uno de los más grandes escaladores de todos los tiempos. Corrió entre 1969 y 1987, en lo que fue una de las carreras deportivas más extensas hasta la irrupción de Alejandro Valverde. Cuando se retiró tenía 41 años. “Este chico será mi sucesor”, cuentan que dijo Bahamontes en 1969 cuando lo vio por primera vez en acción.

Etapa en el Dormilón

Fue el Van Impe que en 1986 sorprendió a los jóvenes ciclistas del Dormilón, equipo patrocinado por una marca de colchones y que dirigió Maximino Pérez. Algunos, entre la vergüenza y el respeto, apenas se atrevían a hablarle. De esa época es su presencia en la Vuelta ganada por Álvaro Pino y que terminó en la 11ª posición de la general.

Y también fue el Van Impe que hace pocos años protagonizó una curiosa historia con una persona que aseguraba ser José Manuel Fuente ‘El Tarangu’.  Ocurrió en 2003, a los siete años de la muerte del ciclista asturiano. El hombre llamó a casa del campeón belga, se puso su mujer y en una complicada mezcla de idiomas les dijo que estaba por Flandes y que la noche siguiente los invitaba a cenar mejillones en un conocido restaurante de la zona. "Pero si Fuente murió hace unos años", exclamó Van Impe, pero pudo más la curiosidad y se presentó a la cena.

La misteriosa cena

Allí se encontró con una pareja, un hombre de su misma edad, con barba, y una chica belga, llamada Lola, que hizo de traductora durante la cena. Van Impe no se creía lo que estaba pasando. El misterioso hombre, clavado a Fuente según su testimonio, le contaba anécdotas de carreras que solo ellos dos conocían. Por educación, Van Impe no dijo nada de la muerte del 'Tarangu'. Escuchó alucinado las historias. El hombre pagó los mejillones, la bebida y desapareció.

Noticias relacionadas

Hasta se hicieron una foto en la que el misterioso personaje bajó la cara para que no se le reconociera. Van Impe contó la historia a la prensa y durante meses el enigma ocupó las páginas de los periódicos. En 2018, el misterioso Fuente se puso de nuevo en contacto con Van Impe, pero este rechazó la invitación ya que tras el primer encuentro fue el centro de las burlas en algunos lugares de Bélgica.

Esta historia dio origen a un libro y llevó a la localización del misterioro personaje que resultó vivía en Benidorm, que conocía al dedillo la vida del ‘Tarangu’, pero que evidentemente no era él.