EMPIEZAN LOS MUNDIALES

Cambio de guardia en el ciclismo español: los nuevos 'tercios de Flandes'

  • Los Mundiales de ciclismo comienzan este domingo con el sub-23 Carlos Rodríguez compitiendo en la CRI de categoría absoluta

  • Aranburu y García Cortina liderarán dentro de una semana, en la prueba de ruta, a la renovada selección de Momparler

Carlos Rodríguez prepara la contrarreloj individual en las carreteras de Flandes.

Carlos Rodríguez prepara la contrarreloj individual en las carreteras de Flandes. / RFEC

4
Se lee en minutos
José María Expósito

No ha sido el mejor año para el ciclismo español. El Giro, el Tour y la Vuelta se saldaron sin ningún triunfo de etapa español por primera vez en toda la historia, y para hallar el último ganador de una grande aún hay que remontarse hasta el Giro conquistado por Alberto Contador en el 2015. Y más desilusionante si cabe fue la participación en los Juegos, donde el sueño de una medalla olímpica que pusiera el broche a la carrera de Alejandro Valverde se desvaneció muy pronto.

Nadie pudo coger en Tokio el relevo del 'Bala', a sus 41 años el mejor ciclista español en el 'ranking' UCI (12º), por delante de Enric Mas (19º) y a un mundo de Ion Izagirre (49º). Y probablemente el ciclista murciano estaría en los Mundiales de Flandes de no ser por la fractura de clavícula que le obligó a abandonar la Vuelta. Tras las críticas por el quinteto olímpico y también por no presentar a nadie en la contrarreloj de los recientes Europeos, el seleccionador, Pascual Momparler, ha optado por renovar la selección (empujado también por las renuncias) y afrontará estos Mundiales con un equipo muy joven, los nuevos tercios de Flandes.

El seleccionador, Pascual Momparler, con Carlos Rodríguez.

/ RFEC

El más joven de todos ellos, Carlos Rodríguez, disputará este domingo (14.30 horas, TDP y Eurosport) la contrarreloj que estrenará los Mundiales. El corredor sexitano (de Almuñécar) es todavía un sub-23 del 2001 que hace parecer viejo incluso al bicampeón del Tour Tadej Pogacar (1998), y que pese a su juventud (20 años) lleva dos temporadas creciendo a fuego lento en el Ineos, el equipo más potente del pelotón. "Tener la oportunidad de disputar el Mundial élite es todo un orgullo, esperemos poder dar lo máximo y hacerlo lo mejor posible", reconoce.

No se prevé que el granadino atrape medalla en una contrarreloj que contará con feroces contendientes: el italiano Filippo Ganna, defensor del título; el suizo Stefan Küng, flamante campeón de Europa de la modalidad; el francés Rémi Cavagna; el prometedor Steffan Bissegger, una de las revelaciones del año; el propio Pogacar, y los locales Wout van Aert y Remco Evenepoel, que aspiran al podio tanto este domingo como el próximo, en la carrera en ruta. Pero tampoco naufragará el joven granadino del Ineos en una modalidad en la que ya logró el bronce absoluto en los Campeonatos de España, por detrás de Ion Izagirre y David de la Cruz. "Es un recorrido bastante plano. Aunque tenga alguna curva son todas rápidas, servirán para tomar aire 5 o 6 segundos y a seguir pedaleando. Va a ser prácticamente una hora de agonía. Quizá un poco más duro me habría ido mejor", analiza.

Carlos Rodríguez, en Flandes.

/ RFEC

Rodríguez forma parte de la nueva generación de talentos del ciclismo mundial, y de la apuesta de los equipos por detectar cuanto antes ese talento y dejar que explote. Pogacar es el máximo exponente de una tendencia que incluye a la otra gran perla del ciclismo español, Juan Ayuso, a quien el UAE dio la alternativa con solo 18 años tras ganar el Giro Baby y que, como Raúl García Pierna (otra gran esperanza española), competirá en la prueba sub-23.

Sin triunfos aún en el campo profesional, Carlos Rodríguez ya ha dejado pruebas de su potencial a lo largo del último año. Sin duda su gran momento estuvo en el Tour del Porvenir, donde compartía galones con Ayuso hasta su abandono por caída y donde estuvo a punto de completar una remontada heroica en la última jornada. El ciclista, forjado en la Fundación Alberto Contador, llegó a la última etapa con 2:18 de desventaja sobre el noruego Tobias Johannessen y, tras un ataque a 60 kilómetros de meta y una sensacional ascensión final a l'Iseran (donde Egan Bernal sentenció el Tour del 2019), se quedó a solo 8 segundos (un tiempo también con carga simbólica) de completar la remontada.

Carlos Rodríguez gana la última etapa del Tour del Porvenir.

/ RFEC

Noticias relacionadas

El 'maillot' de la montaña y el honor de ser el mejor entre los participantes de primer y segundo año recompensaron su gesta, pero sobre todo reforzaron su confianza y la del equipo. Su cuarto puesto en la Vuelta a Andalucía y un sensacional trabajo en el Dauphiné (clave para el triunfo de Richie Porte) tuvo la rúbrica la semana pasada en el Tour de Gran Bretaña, donde el Ineos ganó la contrarreloj por equipos llegando a meta con solo cuatro hombres: Richie Porte, Rohan Dennis, el medallista olímpico Ethan Hayter y... Carlos Rodríguez. "El objetivo es dar lo mejor de mí y saber que lo he hecho lo mejor posible. Va a estar muy difícil estar delante, hay gente muy buena y yo aún estoy evolucionando como corredor", explica con cautela. 

Siete días después de la CRI, el granadino volverá a competir con el 'maillot' de la selección en la prueba en ruta, donde los galones recaerán por primera vez en Alex Aranburu, que la próxima temporada hará el camino inverso al de Supermán López (de Astana a Movistar), y en Iván García Cortina, también de 25 años, que no ha logrado brillar este año en su estreno de azul. Dos años menos tiene el catalán Roger Adrià, el mejor español en los pasados Europeos, y debutante en un Mundial como Antonio Soto (26) y Gonzalo Serrano (27). Otros dos 'movistar': Imanol Erviti (37) y Gorka Izagirre (33), aportarán la dosis de veteranía. Ganar la batalla se antoja imposible, pero la misión de estos tercios de Flandes es coger experiencia para futuras guerras.