La ronda española

Este sábado la etapa para dar la vuelta a la Vuelta

  • La prueba entró este viernes en Galicia y finalizó en Monforte de Lemos con el tercer triunfo de Magnus Cort Nielsen, como avance a la emboscada que ha preparado Óscar Pereiro, vencedor del Tour 2006, por los alrededores de Vigo.

Magnus Cort Nielsen se impone en Monforte de Lemos antes de la emboscada preparada por Óscar Pereiro.

Magnus Cort Nielsen se impone en Monforte de Lemos antes de la emboscada preparada por Óscar Pereiro. / LA VUELTA / PHOTOGOMEZ SPORT

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

Un día Javier Guillén, director de la Vuelta, llamó a Óscar Pereiro, vencedor del Tour 2006 y embajador de la ronda española. "Tengo que hacer tres etapas en Galicia. Me gustaría ir por la zona de Vigo. ¿Pero hay montaña por allí?". "¿Qué si hay montaña? Solo si has montado en bici la conoces. Hay montaña y de la buena". Guillén cogió un vuelo de Madrid a Vigo y Pereiro lo fue a buscar al aeropuerto. Empezó a enseñarle puertos, cortos pero a cada cual más duro. "Para, para. Está hecho. Prepárala", le dijo Guillén a Pereiro antes de ver todo el recorrido de este sábado. "Es tan y tan dura, todo el final por carreteras donde yo entrenaba, que en toda mi vida de ciclista profesional solo he encadenado una vez los cinco puertos de esta etapa". ¿Tan dura es? "Es la etapa para dar la vuelta a la Vuelta", responde Pereiro.

La Vuelta entró este viernes a Galicia para que una escapada resistiese en Monforte de Lemos el empuje del pelotón y obsequiara a Magnus Cort Nielsen con la tercera victoria. Primoz Roglic, como Enric Mas, como Superman, como Egan Bernal, se reservaron para la emboscada que les aguarda en la etapa de Pereiro. "Sería mucho más emocionante -explica el exciclista gallego- que Roglic llegase a esta etapa sin equipo y necesitado de recortar tiempo. Pero dudo que haya una fuga sin sentido. La victoria solo puede estar entre los que luchan por la general y estoy convencido que, aunque Movistar e Ineos estén tocados, tratarán de aislar a Roglic desde el inicio».

Pereiro no la ha querido volver a hacer en bici. "Es muy dura. Solo la he hecho en coche. Los últimos 90 kilómetros discurren por un territorio sin llano. Se sube y se baja un puerto. Y así hasta en cinco ocasiones. Si se corta un corredor es imposible que vuelva a enlazar y más complicado todavía que se reagrupe un equipo. Solo diré que en estos 90 kilómetros hay un desnivel positivo de 3.200 metros. Es una auténtica encerrona. Es la etapa que puede sorprender, al margen de las que todos conocían en Asturias. Y en algunos de estos puertos hay rampas que superan el 20%. Va a ser una emboscada a todos los niveles".

Los corredores después de 19 etapas, de recorrer España de punta a punta, desde Burgos a Galicia pero yendo por carreteras castellanas, manchegas, valencianas, murcianas, andaluzas, extremeñas, cántabras y asturianas, se van a encontrar con 202 kilómetros de recorrido y cinco puertos que no figuran en ninguna literatura ciclista: Vilachán, Mabia, Mougás, Prado y Castro de Herville, donde está la meta, en el Consello de Mos, por donde creció y empezó a ir en bicicleta Pereiro. "Los ciclistas gallegos conocemos está zona y es muy dura. Es terreno para que Bernal luche por alcanzar el podio al igual que Jack Haig y hasta el Emirates para reafirmar a David de la Cruz entre los diez primeros. Y, evidentemente, el Movistar. Si entre todos ven que Roglic se queda solo en compañía de Sepp Kuss a las primera de cambio habrá espectáculo", afirma el creador de esta etapa.

Roglic podrá decir tras cruzar la cima de Castro de Herville que tiene la prueba ganada puesto que el domingo parece ser el único candidato a imponerse en la contrarreloj final, que terminará en un horario diferente al habitual, ya que se espera la llegada a la plaza del Obradoiro de Santiago del primero de la general a las 20.30 horas.

Y ojo, como advierte Pereiro, el último puerto, aunque ha sido catalogado de segunda categoría, tiene miga. "Las rampas iniciales son una exageración. Luego, a la mitad de los 9,7 kilómetros de subida, se suaviza, pero al final se vuelve a endurecer.Esa parte se asemeja mucho a Peyragudes, en los Pirineos, allí donde ganó Valverde (que este viernes reconfirmó que sigue un año más en activo) en el Tour de 2012", cuenta Pereiro.

A las 14.30 horas, superada la ciudad de Tui, empezará este sábado el festival. No hay que perdérselo. 

Noticias relacionadas