Patrocina:

REFERENTE CICLISTA

Pogacar, hacia la victoria en el Tour 2021

  • El más joven vencedor de la ronda francesa avaló el domingo ganando la Lieja-Bastoña-Lieja que vale para cualquier carrera.

  • Decidido a marcar una época es hábil en el llano, escala de maravilla, lee las carreras y es un perfecto contrarrelojista.

Tadej Pogacar se proclama ganador de la Lieja-Bastoña-Lieja 2021.

Tadej Pogacar se proclama ganador de la Lieja-Bastoña-Lieja 2021. / EFE / EPA / JULIEN WARNARD

Se lee en minutos

Cuando Jacques Anquetil ganó el primero de sus cinco Tours tenía 23 años, uno menos que Eddy Merckx y Bernard Hinault cuando llegaron de amarillo a París. Tadej Pogacar se coronó en un insólito mes de septiembre como el más joven vencedor de la prueba, con solo 22 años, cinco menos que Miguel Induráin, en 1991, en la primera de las cinco victorias.

Y sigue con 22 años. Y sigue impresionando para ser a dos meses del inicio del Tour 2021 el más firme (y casi único) candidato a la victoria en los Campos Elíseos. Hasta él mismo se ha sorprendido de su tremenda predisposición a la victoria. "He ganado el Tour y otras carreras de gran nivel. Estoy viviendo un sueño ciclista", declaró tras su victoria en la Lieja-Bastoña-Lieja, donde certificó que vale para cualquier carrera, donde avaló que tiene a su alcance lo que se proponga encima de una bici, donde demostró que está decidido a marcar y dominar una época como el mejor de una extraordinaria promoción de corredores nacido a finales de la última década del siglo pasado.

Magnífico escalador, inteligente en el llano, rápido en las llegadas y perfecto contrarrelojista. Lo tiene todo, todo para que el ciclismo ruede al compás de sus ruedas durante un puñado de temporadas. Y, además, en este 2020 buscará un doblete que solo ha sido capaz de conseguir estos últimos años Chris Froome, la victoria en Tour y Vuelta, aunque el británico lo hizo cuando ya era un corredor treintañero y aguerrido.

Noticias relacionadas

A los 22 años actúa como un veterano: lee las carreras, no se precipita en los momentos decisivos (como el domingo en Lieja), dirige a sus compañeros (como el catalán David de la Cruz, que el domingo se fracturó una costilla). Es de los pocos que ha preferido vivir en Mónaco que en Andorra. Allí reside con su novia, lejos de los focos de la 'jet set' monegasca.