VICTORIA DEL CAMPEÓN NEERLANDÉS

Del barro al 'sterrato': Van der Poel triunfa en la Strade Bianche

El cuatro veces campeón mundial de ciclocrós derrota a Alaphilippe y Bernal en la clásica de los caminos blancos de Siena

Van der Poel, en pleno ataque en la Via Santa Caterina de Siena.

Van der Poel, en pleno ataque en la Via Santa Caterina de Siena. / Strade Bianche

2
Se lee en minutos
José María Expósito

El ciclista neerlandés Mathieu van der Poel sigue engrosando su palmarés y este sábado se ha adjudicado la Strade Bianche, la preciosa clásica del 'sterrato'. El cuatro veces campeón del mundo de ciclocrós (la última hace un mes) extendió su dominio del barro a la tierra, y tras seleccionar la carrera dejó clavados en la dura entrada a Siena a Julian Alaphillipe y Egan Bernal.

"Es una de las carreras que realmente quería ganar y finalmente lo he conseguido hoy", explicaba el ciclista del Alpecin, de 26 años, nada más cruzar como ganador la meta en la Piazza del Campo. Vigente campeón del Tour de Flandes, el nieto de Raymod Poulidor cuenta también en su palmarés en ruta con la Amstel Gold Race del 2019, además de un mundial de ruta júnior. Un gen ganador que muchas dirán que no tenía su abuelo, que subió 8 veces al podio del Tour, sin ganarlo nunca ni tampoco vestir ni un día el maillot amarillo.

Van der Poel era uno de los grandes favoritos para vencer en la grava de la Toscana, junto al belga Wout van Aert, ganador el año pasado y al que derrotó en el reciente mundial de ciclocrós, y el insaciable Julian Alaphilippe, quien con continuos ataques fue seleccionando la carrera y fulminando las opciones de corredores como Tadej Pogacar, Jakob Fuglsang y el propio Van Aert.

El campeón neerlandés hizo la limpia final, con un ataque en el último tramo de 'sterrato' al que solo pudieron responder Alaphilippe, campeón del mundo, y el colombiano Egan Bernal, ganador de un Tour. Juntos afrontaron la espectacular llegada a Siena.

El ataque de Santa Caterina

Noticias relacionadas

"Me he sentido muy bien, he lanzado un ataque en la ultima zona de grava y aún tenía algo guardado para derrotar después a Julian en Santa Caterina", explicaba después el ganador. A poco más de un kilómetro lanzó un ataque al que respondió Bernal. Alaphilippe parecía querer guardar fuerzas, pero en realidad se las había dejado por los caminos blancos de Siena. "Julian estaba un poco cansado al final. Normalmente va a 'full gas' y me ha extrañado ver en los tramos finales que se desentendía un poco. Sabía que el último sector era perfecto para mí", explicó el ganador.

El esfuerzo de Bernal por atrapar al neerlandés tuvo éxito, lo que le demostró que su rodilla vuelve a ser la que era, pero llegados a la Via Santa Caterina (12,4% de desnivel) Van der Poel no dio opción. Demarró con fuerza y en cinco pedaladas ya se supo ganador. Alaphilippe entró a 6 segundos y Bernal a 20. El rey del barro lo es también de la tierra.