Patrocina:

el final de la temporada ciclista

2020, el año más loco de ciclismo

Solo Roglic, entre los 'viejos', ha resistido, pese a su derrota en el Tour, la ofensiva de unos jóvenes imberbes que ha liderado su compatriota Pogacar

Tadej Pogacar, en París.

Tadej Pogacar, en París. / REUTERS / Stephane Mahe

Se lee en minutos

Mikel Landa, quien de forma incomprensible no corrió la Vuelta, avisó a todos en Niza antes de comenzar el Tour. "O ganamos ahora o esta nueva generación nos lo va a poner imposible". Y no le faltaba razón al ciclista alavés (30 años), uno de los 'viejos'. La temporada 2020, finiquitada el domingo al término de la ronda española en Madrid, ha sido la del cambio, donde una nueva generación de corredores nacidos a finales de los años 90 del siglo pasado, se ha fulminado a los 'viejos' y donde solo uno, Primoz Roglic (31), ha sido capaz de resistir una ofensiva descomunal que solo se había visto, aunque de forma individual, con el 'nacimiento' de Jacques Anquetil en los 50, de Eddy Merckx en los 60 y de Jan Ullrich en los 90.

Nunca se sabrá qué habría pasado si el 15 de agosto Remco Evenepoel no se precipita por un puente en Lombardía, cae al vacío y se fractura la pelvis. Porque este joven belga de solo 20 años, el más joven de la nueva generación que está revolucionando el ciclismo, parece el mejor de todos, incluso más que Tadej Pogacar, con 22 años recién cumplidos y vencedor del Tour. Evenepoel ya estaba nombrado de antemano como ganador de un Giro que pretendía correr antes del accidente y donde se produjo el triunfo, el más inesperado de todos, de otro prodigio de la nueva hornada, Tao Geoghegan Hart, nacido en 1995, y quien contra todo pronóstico, yendo de gregario y sin contar en ninguna estadística, se impuso en Milán, curiosamente, ante otro invitado inesperado, el australiano Jail Hindley, de solo 24 años, y quien también pretende subirse el año que viene a la fiesta ciclista de los jóvenes delfines de este deporte.

Tao Geoghegan Hart, ganador del Giro / (REUTERS)

Cuentan los belgas que Evenepoel, bueno en todo, tanto que hasta llegó a jugar en el Anderlecht y en el PSV Eindhoven y fue internacional en las categorías inferiores de Bélgica, empezó tarde con el ciclismo por su apuesta inicial con el fútbol y que no ha aprendido a moverse en el pelotón y disfrutar del placer de ir a rueda. Por esta razón, apuesta siempre por fugarse y si lo pillan, como ocurrió en la primera etapa de la Vuelta a Burgos que ganó, en julio, es porque los directores del Deceuninck, su equipo, más sensatos, le obligaron a levantar pie porque, por detrás, ningún relevo era suficientemente fuerte para capturarlo.

El duelo más esperado

El 2021 espera el gran duelo entre Evenepoel y Pogacar, porque ya no habrá ninguna razón para que el prodigio flamenco se enfrente al vencedor del Tour 2020, precisamente en la ruta por las carreteras francesas, en el único trazado de las tres grandes que, por ahora, se conoce. Del Giro solo se sabe que saldrá del sur de Italia y que la Vuelta partirá de Burgos, todas ellas, incluido el Tour, en las clásicas fechas, coronavirus mediante, de mayo, julio y agosto.

Primoz Roglic, vencedor de la Vuelta / SERGIO PÉREZ (reuters)

Y el 2021 se aguarda como el año en el que el único resistente entre los 'viejos', Primoz Roglic plante cara a los jóvenes imberbes para vengarse de la derrota en un Tour que parecía tener ganado hasta la explosión de Pogacar, a un día de París, en la Planche des Belles Filles. "Todavía no quiero pensar en lo que voy a hacer en el 2021. Pero, a pesar de lo que ocurrió en el Tour, me siento muy orgulloso de lo que he hecho esta temporada", indicó el vencedor de la Vuelta.

Los 'viejos'

Te puede interesar

Porque estos jóvenes se han comido a todos los demás 'viejos', en un 2020 en el que Alejandro Valverde (40 años) se ha quedado por primera vez sin sumar una sola victoria, en una temporada en la que Geraint Thomas (34 años), Vincenzo Nibali (35) y un Chris Froome (35), reconvertido en gregario, se han quedado con el casillero en blanco hasta el punto de que estos jóvenes guerrilleros de la bici los empiecen a considerar como héroes del pasado.

Pier Bergonzi, especialista en ciclismo y vicedirector de 'La Gazzetta dello Sport', publicó al acabar el Giro que si alguien en su diario llega a escribir al inicio de la ronda italiana que el ganador iba a ser Geoghegan Hart y el segundo de la general Hindley, les habrían dicho si se habían vuelto locos. Esta reflexión del diario deportivo italiano resume lo que ha sido una temporada, precisamente un año de locos, pandemia aparte, donde solo Roglic, pese a caer derrotado en el Tour, ha resistido ante la ofensiva juvenil que solo se perdió, entre los 'chavales', un Egan Bernal (23 años) por culpa de una lesión en la espalda.