30 oct 2020

Ir a contenido

Patrocina:

el ciclismo y la pandemia

Análisis en el Giro, todos negativos

La ronda italiana realizó 512 nuevas pruebas para descartar, como así fue, nuevos contagios tras el gran susto y los ocho casos del martes

Sergi López-Egea

Joâo Almeida, en la contrarreloj del Véneto donde confirmó el liderato del Giro.

Joâo Almeida, en la contrarreloj del Véneto donde confirmó el liderato del Giro. / AFP / luca bettini

Lo de Mauro Vegni en este Giro era un mal vivir, al menos desde que el martes tuvo que mandar hacer un comunicado oficial en el que se confirmaba que había habido ocho contagios de covid y la carrera quedaba en una situación muy preocupante. Vegni es el director de la ronda italiana, la persona por la que pasa toda la responsabilidad de la carrera.

Por esta razón, ordenó reanalizar no solo a todo el pelotón, sino al personal de los equipos. Fueron un total de 512 pruebas, realizadas el jueves después de terminar la etapa. Y este sábado pudo anunciar la nueva buena que acerca un poco más al Giro a las calles de Milán. Ningún contagio nuevo después de que dos corredores y dos equipos al completo se fueron de la prueba. Uno, el Mitchelton, obligado al quedar patente que el virus circulaba entre ellos. Otro, el Jumbo con la duda de si habrían hecho lo mismo en caso de haberse dado una situación parecida (positivo de su jefe de filas Steven Kruijswijk) en pleno Tour, que dominaron pero no ganaron.

Pruebas de antígenos
 

Los exámenes, de todas formas, no fueron PCR sino de antígenos. Los expertos, los que saben del tema, afirman que son menos precisas que las PCR, pero sirven para identificar a un sospechoso al que luego se le somete a la segunda prueba para confirmar o no el contagio con el dichoso coronavirus.

El lunes vuelve a ser día de descanso en el Giro y habrá otra vez pruebas PCR a todo el pelotón, tal como obliga la Unión Ciclista Internacional, en lo que se presenta como días frenéticos puesto que el martes comienza la Vuelta en Irún y todos los miembros de los 22 equipos participantes, incluidos lógicamente los corredores apuntados a la ronda española, también deberán someterse a las mismas pruebas en el País Vasco antes de que dé inicio la ronda española. Pero al menos desde este sábado se respiran menos nervios en el seno del Giro tras el gran susto del pasado martes.