error juvenil

Asi se vivió en Italia la no victoria de Alaphilippe en Lieja

Roglic se lleva el triunfo en la clásica belga tras el error del campeón del mundo que levantó los brazos antes de tiempo y desplazó a Hrischi

Julian Alaphilippe levanta los brazos antes de tiempo, en la victoria de Primoz Roglic.

Julian Alaphilippe levanta los brazos antes de tiempo, en la victoria de Primoz Roglic. / AP / Photo Olivier Matthys

2
Se lee en minutos
Sergi López-Egea

La televisión pública italiana ofrece todos los días un programa especial tras la etapa del Giro, desde la propia llegada de la carrera, este domingo en Agrigento. Comentan la jugada del día y hasta disponen, mascarilla en la cara, de la presencia de los protagonistas del día. Pero, ¿qué ocurre? Una media hora después de que Diego Ulissi se haya anotado la victoria en la segunda etapa del Giro se prepara la Lieja-Bastoña-Lieja para el esprint final donde se decide la clásica belga. La RAI interrumpe el progama ciclístico para que se vea en directo la llegada.

Van cinco ciclistas escapados. Y no son unos cualquieras, ni mucho menos. Primero se sitúan cuatro, cuatro verdaderas figuras de este deporte: el campeón del mundo (Julian Alaphilippe), el ganador del Tour (Tadej Pogacar), el segundo clasificado en París (Primoz Roglic) y el vencedor, el miércoles, de la Flecha Valona (Marc Hrisch). A pocos metros de la llegada se les une otro esloveno, el país de moda en términos ciclistas, Matej Mohoric.

Todo parece tenerlo perfectamente controlado Alaphilippe, que cree en sus condiciones y se siente el más rápido. Pero. ¿qué ocurre? Pues que cierra a Hrisch, que parecía ganarle, y tambien entorpece el camino a Pogacar, que tenía ganas. Quizá se descentra porque ha visto que su maniobra no era muy legal. Levanta los brazos a 20 metros porque se ve vencedor, pero no se fija, mientras deja de impulsar la bici a fuerza de pedales, que lo supera Primoz Roglic

Celebración antes de tiempo

Noticias relacionadas

Llega Alaphilippe y celebra la victoria con sus auxiliares. Hasta Roglic cree que ha perdido. Sin embargo, la 'foto-finish' no comete errores. Por milímetros el ganador es Roglic, para desgracia de un Alaphilippe, que no cree lo que ha pasado y menos el error de juvenil que ha cometido. Nunca hay que levantar los brazos antes de tiempo o te levantan la camisa, en este caso el 'maillot'.

De todas maneras, tampoco habría ganado. Los jueces de la Lieja-Bastoña-Lieja analizan las imágenes, el VAR del ciclismo, y consideran que la maniobra de Alaphilippe perjudicó a Hirschi y a Pogacar, por lo que desplazan al campeón del mundo de la segunda a la quinta plaza de la más antigua de las clásicas ciclistas. Y en Italia, al menos en Sicilia, nadie se cree lo que ha ocurrido y se ha visto por la RAI.