28 sep 2020

Ir a contenido

Patrocina:

la ronda francesa

Roglic, Pogacar y los demás

El Macizo Central deja una general del Tour inédita y liderada por dos ciclistas eslovenos, en el día en el que Bernal flaqueó

Sergi López-Egea

Roglic y Pogacar, con Landa por detrás, en el Puy Mary.

Roglic y Pogacar, con Landa por detrás, en el Puy Mary. / Marco Bertorello / AFP

Eslovenia es un pequeño país situado al noreste de Italia, que perteneció a la desaparecida Yugoslavia y que tiene apenas dos millones de habitantes. Ciclísticamente hay que ubicarlo en el mapa porque nunca hasta ahora, desde que Henri Desgrande creó el Tour en 1903, un esloveno había liderado la prueba. Pero es que no es solo uno, sino dos, Primoz Roglic, con el jersey amarillo, y el joven Tadej Pogacar, como su principal amenaza hacia una ruta a París, que cada vez despeja más obstáculos, pero donde etapa a etapa la prenda más codiciada del planeta ciclista se ciñe más al cuerpo de Roglic, hasta ahora sin fisuras.

Puy Mary es una cima que se levanta al sur de Clermont-Ferrand, en el Macizo Central, que hasta este viernes jamás había acogido un final de etapa del Tour. Pero seguro que repite en la ronda francesa porque hay muy pocas cumbres que desgasten tanto y tanto a los corredores, hasta el punto de que llegaban uno a uno a la meta, por culpa de un último kilómetro que era tan empinado, tanto, que parecía que la bici no avanzaba, pero a la vez impedía a las figuras, al margen de los apellidos, marcar diferencias insalvables, Era como una cima 'made in' Vuelta, donde todos se retuercen, pero a la vez nadie es capaz de abrir huecos inmensos. No se puede cuando difícilmente superas los 12 kilómetros por hora.

Los intocables
 

Por eso, seguramente, Mikel Landa cruzó la línea de meta con más sentimiento de vencedor que de derrotado, tras llegar junto a Richie Porte, a apenas 13 segundos de la pareja eslovena. Los veían, casi los tocaban, hasta debieron notar su aliento, el olor a sudor y hasta los gemidos por el esfuerzo. Pero no los alcanzaban. Era una recta abismal. Era un puerto infernal; allí fue donde atacó una vez más Pogacar. Pero no para irse, sino para ser marcado por Roglic y ambos ser perseguidos sin éxito de captura por Landa, 'Superman' López y Porte. Apenas 15 metros entre el quinteto, dos delante y tres detrás. Sin embargo, hasta este viernes en el Tour, nunca tan pocos metros habían servido para dejar una lectura tan clara de la carrera. A la pareja eslovena se les mira pero no se les toca, como si hubiese un cristal, como la tarta que el niño tiene delante de sus narices en el escaparate de una pastelería.

Y otra cosa evidenció una etapa magnífica por el Macizo Central. Egan Bernal, el dorsal número uno, el heredero de Chris Froome y Geraint Thomas en el Ineos, flaqueó por primera vez desde que el año pasado en los Alpes, en una etapa que se tuvo que suspender, se vistió con el jersey amarillo. Ya está a casi un minuto de RoglicPogacar ya lo ha desplazado de la segunda plaza de la general. Cedió 38 segundos, que para los eslovenos tuvieron una lectura todavía más clara que la que dejaron escrita LandaPorte y'Superman'Bernal, el escalador enorme, el que parecía que iba a conquistar como si fuera un pájaro todas las cimas del Tour por los años de los años, no fue, al menos este viernes, tan fiero como se le esperaba, para dejar claro que es un corredor al que se le puede tutear y que incluso ciclistas como LandaPorte 'Superman' están más fuertes que él en el Tour de los eslovenos.

Triunfo de Daniel Martínez
 

Pudo ser el día de Colombia con el triunfo de Daniel Martínez, el ganador del Critérium del Dauphiné, el mejor de una fuga que se comenzó a formar casi desde la salida. Pero fue amargo para ellos. Si bien ganaron la etapa, tal vez comenzaron a perder el Tour. Y eso duele en una etapa en la que Rigo Urán y Nairo Quintana, maltrecho por una caída, también se vinieron abajo en el criminal Puy Mary.

Fue también la jornada más triste para Francia. Julian Alaphilippe no es el del año pasado, ni el de hace dos cuando se colaba en escapadas como la de este viernes, pero no para quedarse, sino para ganar. Pero es que además perdieron la tercera y la cuarta plaza de la general, donde estaban Guillaume Martin y Romain Bardet, con la evidencia de que muy mal se le tendrán que poner las cosas a los diez primeros de la general para que un francés gane en París 35 años después de Bernard Hinault. Y para tocer todavía más las cosas a los aficionados locales, el conjunto AG2R anunció pasadas las 22 horas de este viernes que Bardet abandonaba la ronda francesa a consecuencia de la caída sufrida en la 13ª etapa. El ciclista francés, segundo en el 2016, tercero en el Tour del 2017 y ganador de la clasificación de la montaña el año pasado, es uno de los corredores más admirados en su país. Si se recupera el Giro puede ser su siguiente reto.

La general
 

Increíble, desde este viernes, el Tour lo lideran dos eslovenos que a su vez están perseguidos por cuatro colombianos, dos españoles (Landa yEnric Mas) con un británico en caída libre (Adam Yates) y un australiano, Porte, que se reencuentra a sí mismo tras años maltratado por las caídas y con muchos sinsabores en el Tour.

Todas las clasificaciones en la página oficial del Tour.

Contador a cero en las nuevas pruebas PCR

Los equipos que estaban en el alambre tras dar positivo por covid-19 auxiliares en las pruebas PCR del pasado fin de semana y el lunes ahora ya pueden respirar tranquilos. Las autoridades francesas, para evitar tener que cerrar colegios en el caso de rebrotes, han considerado que no es necesario constatar como un foco de contagio el tener un positivo en un centro de trabajo, colectivo o burbuja en el margen de una semana.

Por lo tanto, en las pruebas que ya se iniciaron este viernes se pone el contador a cero con lo cual Ineos, Cofidis, AG2R y Mitchelton, que tuvieron un contagiado por escuadra, están liberados y como los demás.