Patrocina:

la ronda francesa

Un Tour de Francia 100 por 100 francés

La prueba apuesta por la montaña en una edición, al contrario de otras, en la que no se cruzarán fronteras

Los Pirineos se presentan descafeinados sin llegadas en alto y los Alpes, en cambio, llegan con toda su esencia

Un Tour de Francia 100 por 100 francés
Se lee en minutos

El Paseo de los Ingleses tiene un sabor especial. Sin duda es el enclave de Niza más internacional que hay. Por ahí corren a pie o van en bici centenares de deportistas populares, este jueves, sin ir más lejos. A un lado está la ciudad y al otro la playa, de piedras, pero con un agua de un romántico azul turquesa.

Se hace deporte protegido. No hay más remedio. Es imposible que por la acera circule un vehículo que no sea una bici o un patinete. Es el testimonio del 14 de julio del 2016 cuando un terrorista islámico mató a 86 personas mientras asistían a los fuegos artificiales por la Fiesta Nacional Francesa.

Preparados para las subidas

No podía ser de otro lugar. El  Tour finaliza el sábado, en su nacimiento deportivo, en el Paseo de los Ingleses, al igual que el domingo, en la doble cita ciclista por los alrededores de Niza. Este jueves ya se montaban los escenarios de la meta. Y, también, cruzaban la línea de llegada los corredores del Tour entrenando con sus bicis tradicionales y no con las especiales de contrarreloj, como ha sido habitual tantas veces, porque este año no hay prólogo ni etapa contra el 'crono' por equipos, como el año pasado, en Bruselas, cuando esta maravillosa carrera se disputaba en el mes de julio.

El especialista de contrarreloj sale penalizado puesto que solo hay una etapa en el menú y encima acaba en cuesta

Ahora, si te llamas Dumoulin, Roglic, Bernal,_Carapaz, Quintana, Pinot, Landa o Valverde (le va muy bien la etapa del domingo) sabes que lo que tienes que afinar son las piernas para la montaña y dejarte de historias con la contrarreloj, porque este año, en un Tour que no atraviesa fronteras, solo hay una, a un día de París, y encima termina en una montaña, la Planche des Belles Filles.

La gesta de Ocaña de 1971

Por eso, este jueves, ya muchos corredores se acercaron a los montes que rodean Niza porque el domingo la etapa ya sube por encima de los 1.500 metros y porque al cuarto día se llega a Orcières-Merlette, donde Ocaña le sacó los colores a Merckx, en 1971, en una edición que habría ganado de no caerse en Menté.

Una placa recuerda el accidente del corredor conquense, en un 2020 donde Menté será protagonista de la principal etapa de unos Pirineos desgraciadamente descafeinados. No es lo mismo acabar en una cima que hacerlo tras un descenso. La bajada es un sufrir. Ya lo decía Jacques Anquetil. Para ganar el Tour hay que subir con fuerza y bajar con prudencia, aunque siempre hay algún loco que se juega el bigote, como el ausente Nibali, al que por algo llaman el 'Tiburón del Estrecho'.

Los Pirineos, sin duda, han sido penalizados en un Tour montañoso como pocos y que solo puede tener un vencedor en la persona de un corredor en plan alpinista, incluso torpe con la bici de cuernos, el arma ciclista de las contrarrelojes.

Atención especial merece el inédito Col de la Loze con rampas que alcanzan el 24%

Se vivirá intensamente la etapa 13, la que va por el Macizo Central, 191 kilómetros por lo que denominan, en ese extraño mundo de expresiones ciclistas, como jornada 'pestosa', lo que podría traducirse como carretera cansina, casi aberrante, sin una recta, con un montón de curvas y con más de 4.000 metros de desnivel acumulado. Una bestialidad, sin duda.

Las mejores escaladas

Si los Pirineos flojean no lo hacen los montes del Jura, con su monumento denominado Grand Colombier, que se subirá por tres de las cuatro vertientes posibles. Y, evidentemente, habrá unos Alpes pletóricos, majestuosos, a pesar de subirse cimas sin historia ciclista, si se exceptua la Madelaine, cita de la jornada 17, la etapa reina, la que termina en el Col de la Loze, por encima de la famosa estación de esquí de Méribel, con ocho kilómetros finales de los que quitan el hipo y hasta una resaca por culpa de tramos que alcanzan hasta el 24% de desnivel y que obligarán a los corredores, por fuertes que estén, a retorcerse sobre la bici.

La resistencia republicana y aragonesa

Pero es que la despedida alpina, al día siguiente,_se presenta como una trampa considerable, sobre todo en el Plateau des Glières, con 1.800 metros sin asfaltar, y en recuerdo a los héroes aragoneses, exiliados republicanos que murieron por la libertad luchando contra el Ejército nazi e impulsando la Resistencia. Su recuerdo sigue vivo en esa montaña. Y en un Tour 100 por 100 francés y que entusiasma a ídolos locales como Pinot.

Noticias relacionadas

Puede, incluso, que no haya etapa cansina, aunque sí varios esprints, porque dicen que en septiembre acostumbra a hacer más viento que en julio, lo que puede animar etapas como la que une las islas de Oléron y Ré, con las ostras bajo el mar, en el día más llano del Tour 2020.