23 oct 2020

Ir a contenido

Patrocina:

la ronda francesa

Recorrido del Tour de Francia 2020: Perfiles de todas las etapas

La ronda francesa comienza el sábado en Niza con un perfil muy montañoso

Sergi López-Egea

Recorrido del Tour de Francia 2020: Perfiles de todas las etapas

El Tour 2020 comienza este sábado en Niza. Durante 21 etapas, repartidas en un fin de semana inicial más tres semanas de competición con dos jornadas de descanso, la gran cita ciclista del añ oluchará para suceder (o repetir) a Egan Bernal como ganador de la ronda francesa que más se ha hecho esperar por culpa de la dichosa pandemia. Con fuertes medidas de seguridad sanitaria, llega una Grande Boucle cargada de montaña, prácticamente desde el kilómetro cero de la prueba.

Primera etapa: Niza-Niza, de 156 kilómetros. Sábado, 29 de agosto

Ni contrarreloj inicial a modo de prólogo ni una etapa absolutamente llana para que los velocistas puedan demostrar quien es el más valiente o más rápido. Se trata de una etapa extraña que lleva a los ciclistas a realizar dos vueltas alrededor de Niza con un obstáculo montañoso catalogado de tercera categoría. Será difícil, de todas maneras, que no haya un esprint en la capital de la Costa Azul para decidir el propietario del primer jersey amarillo.

Segunda etapa: Niza-Niza, de 186 kilómetros. Domingo, 30 de agosto

Nunca, hasta ahora, los ciclistas se habían encontrado con una segunda etapa con dos puertos de montaña por encima de los 1.500 metros. El Turini, una de las citas claves del Rally de Montecarlo, y el col d'Eze -habitual en la París-Niza- son los principales obstáculos de una dura etapa que puede ser el escenario para que se exhiban ciclistas como Julian Alaphilippe. Ojo porque es una etapa donde no se va a ganar el Tour, pero sí que puede empezar a perder.

Tercera etapa: Niza-Sisteron, de 198 kilómetros. Lunes, 31 de agosto

El Tour enfila la ruta de Napoléon con cuatro puertos de montaña para llegar a la ciudadela de Sisteron. Las dificultades montañosas pueden favorecer una escapada pero la lógica advierte que habrá llegada al esprint y que el corredor que se haya vestido de amarillo en Niza no deberá pasar por problemas a la hora de conservar la prenda.

Cuarta etapa: Sisteron-Orcières Merlette, de 160,5 kilómetros. Martes, 1 de septiembre

Jamás se había disputado una etapa del Tour en el mes de septiembre. Pero el mundo, por desgracia, cambia, aunque no olvida la enorme gesta que protagonizó Luis Ocaña en 1971 en esta cima que sirve de puerta de acogida a los Alpes. El ciclista conquense le sacó los colores a Eddy Merckx que llegó a la cumbre a más de 8 minutos, en una ronda francesa que Ocaña habría ganado de no caer en el col de Menté. La etapa debe servir, como primera llegada en alto, para que los favoritos calibren su verdadero estado de forma.

Quinta etapa: Gap-Privas, de 183 kilómetros. Miércoles, 2 de septiembre

Etapa bellísima por su recorrido, a través de los fantásticos paisajes provenzales, en una jornada que llama la atención a los velocistas, que se habrán tomado el día anterior como una jornada de entrenamiento con dorsal.

Sexta etapa: Le Teil-Mont Aigoual, de 191 kilómetros. Jueves, 3 de septiembre

Jornada de media montaña donde la principal dificultad radica más en el puerto previo a meta, La Lusette, que en la propia ascensión final. La segunda llegada en alto de la carrera estará pendiente precisamente del paso previo por La Lusette donde un ataque, con 15 kilómetros para la llegada, podría complicar mucho la etapa donde, también, se podría dar la primera fuga victoriosa de la carrera.

Septima etapa: Millau-Lavaur, de 168 kilómetros. Viernes, 4 de septiembre

La antesala de los Pirineos puede estar salpicada por el viento, que suele soplar con fuerza en el mes de septiembre y que puede alterar muchísimo esta etapa que, con tranquilidad ventosa, servirá para proclamar una nueva llegada en masa.

Octava etapa: Cazères-Loundenvielle, de 141 kilómetros. Sábado, 5 de septiembre

Curiosamente los Pirineos llegan este año sin final en alto, lo que supone una penalización para la cordillera. Sin embargo, la primera de las dos etapas en estos montes se presenta con tres clásicas subidas Menté, Bales y el Peyresourde, de cuya cima a la meta hay 10 kilómetros de descenso. Una escapada está impresa en el guion de la etapa, pero faltará por ver si alguien, entre los favoritos, se decide a atacar y, sobre todo, a jugarse el pellejo en el descenso final.

Novena etapa: Pau-Laruns, de153 kilómetros. Domingo, 6 de septiembre

La primera semana completa se cierra en los Pirineos con una jornada corta y nerviosa donde el control de los equipos dominantes puede impedir fugas molestas. Hourcère, con 11 kilómetros, y el Marie-Blanque, de 7,7 kilómetros de ascenso, son las principales dificultades. Desde la cumbre del Marie-Blanque, hasta meta, hay 18 kilómetros, entre bajada y llano, que puede quitar intensidad al día.

10ª etapa: Isla de Oléron-isla de Ré, de 168 kilómetros. Martes, 8 de septiembre

Nunca hasta ahora dos islas habían conectado llegada y salida en el Tour. Llegará la etapa tras la primera jornada de reposo. A través de playas, acantilados y un mar repleto de ostras, el pelotón tendrá que estar preocupado del viento y de los 'abanicos', en un día de difícil control del pelotón y donde la llegada masiva no parece tan clara, a pesar de que el perfil de la etapa sea plano como la mano.

11ª etapa: Châtelaillon playa-Poitiers, de 167,5 kilómetros. Miércoles, 9 de septiembre

El Tour parece que quiera entrar en un periodo de calma tensa con una etapa que sí llama a los velocistas en Poitiers y que debe servir, salvo sorpresas, para que los favoritos, y aquellos que ya se han destacado luchando por la general, repongan fuerzas de cara al Macizo Central, los montes de Jura y los Alpes.

12ª etapa: Chauvigny-Sarran, de 218 kilómetros. Jueves, 10 de septiembre

Es la única etapa programada por encima de los 200 kilómetros y que sirve para homenajear al que fuera presidente francés Jacques Chirac, ya que en Sarran se encuentra el museo que lleva su nombre. Ojo con la corta pero complicada subida, que se denomina Sal au May, de solo 3,8 kilómetros al 7,7%. Si algún favorito quiere lío, ese es el lugar para atacar a 26 kilómetros de meta. De lo contrario, jornada destinada a fuga.

13ª etapa: Châtel Guyon-Puy Mary, de 191,5 kilómetros. Viernes, 11 de septiembre

Día complicado por el Macizo Central con siete puertos y un total de 4.400 metros de ascensión. El Puy Mary es una llegada inédita en un día interesante, con fuga de por medio, pero donde los favoritos no podrán descuidarse ni un metro por carreteras con muchas curvas y sin apenas rectas largas.

14ª etapa: Clermont-Ferrand-Lyon, de 194 kilómetros. Sábado, 12 de septiembre

Es un día donde el perfil engaña puesto que la etapa es más complicada de lo que parece, sobre todo por los últimos 15 kilómetros, que reúnen un recorrido por las calles de Lyon y con la ascensión a la Croix Rousse, a tan solo 5 kilómetros de la meta.

15ª etapa: Lyon-Grand Colombier, de 174,5 kilómetros. Domingo, 13 de septiembre

Domingo importantísimo en la pelea por el jersey amarillo. Llegan los montes del Jura y su puerto mágico, el Grand Colombier, todo un coloso que se asciende por tres de las cuatro vías que tiene. Llegada en altitud donde los aspirantes a la general, sí o sí, deben atacarse entre ellos y algún escalador perjudicado hasta ahora por las propias dificultades del Tour, tiene la obligación de recuperar terreno, o por lo menos demostrar que está presente en la carrera.

16ª etapa: La Tour du Pin-Villard de Lans, de 164 kilómetros. Martes, 15 de septiembre

Después de la jornada de descanso en Grenoble y alrededores llega ya el tiempo de los Alpes con una jornada inicial en la que destaca la ascensión a Saint Nizier du Moucherotte, previa a la subida final a Villard de Lans. Supuestamente debe ser un día proclive a escapadas ya que a nadie le pasa inadvertidas las dos etapas que llegan a continuación donde la carrera podría quedar vista para sentencia.

17ª etapa: Grenoble-Col de la Loze, de 170 kilómetros. Miércoles, 16 de septiembre

Es el día, porque quien termine de amarillo en la cima de la Loze tendrá muchos números para ganar el Tour 2020. Es la jornada reina de este año con el duro aperitivo de la famosa Madeleine antes de afrontar la inédita subida al Col de la Loze, en lo alto de la estación de esquí de Méribel. Y, atención, porque hay tramos que llegan al 20% de desnivel. El vencedor en la cima, por lo tanto, puede ser el de la ronda francesa.

18ª etapa: Méribel-La Roche sur Foron, de 175 kilómetros. Jueves, 17 de septiembre

Otro día que hay que marcar en rojo y andarse con mucho cuidado, sobre todo si el Tour no ha quedado resuelto en Méribel puesto que la jornada invita a todo menos a tomárselo con calma y en plan cicloturista. Seis puertos por el camino donde destaca la subida al Plateau des Gliéres, marco de la resistencia aragonesa, si de Aragón, guerrilleros republicanos españoles que ayudaban en la lucha contra los nazis. Allí se libró una intensa batalla. Y por allí pasarán los corredores por una carretera sin asfaltar.

19ª etapa: Bourg en Bresse-Champagnole, de 166,5 kilómetros. Viernes, 18 de septiembre

Supuesta tregua antes de la contrarreloj que debe servir para que los favoritos recuperen algo de fuerza en las piernas. Los equipos con velocistas deberán controlar el pelotón sino quieren que una fuga rompa los planes.

20ª etapa: Lure- La Planche des Belles Filles, de 36,2 kilómetros. Sábado, 19 de septiembre

A medio camino entre contrarreloj y cronoescalada, con los corredores que se jugarán puestos de honor cambiando de bici antes de la subida final a La Planche des Belles Filles, el Tour quedará sentenciado -si no lo está ya antes- y el podio definido antes del paseo final por París.

21ª etapa: Mantes-París, de 122 kilómetros. Domingo, 20 de septiembre

Este año llegar a París no solo será una hazaña para los ciclistas, sino también para los organizadores debido a la situación sanitaria y la maldita pandemia. Hasta la última vuelta por los Campos Elíseos (hay ocho programadas) el día servirá para homenajear al ganador. Luego deberán ser los esprínters quienes pasarán a la acción ya que el premio no solo otorga la victoria de etapa sino el derecho a subir al podio final con la imagen del Arco del Triunfo a la espalda.