25 oct 2020

Ir a contenido

Patrocina:

El Dauphiné señala la ruta a seguir para ganar el Tour

Todos los aspirantes a la victoria en París se citan desde este miércoles en la prueba francesa que terminará el domingo con cinco etapas y cinco llegadas en alto

Sergi López-Egea

Egan Bernal, el 9 de agosto, en el Grand Colombier.

Egan Bernal, el 9 de agosto, en el Grand Colombier. / EFE / EPA / GUILLAUME HORCAJUELO

El arte del ciclismo con sus artistas montados sobre una bicicleta alcanzará desde este miércoles su máximo exponente. Y lo hará, cómo no, sobre carreteras francesas y en la misma escena por donde discurrirá el Tour, coronavirus mediante, a partir del 29 de agosto. Comienza el Critérium del Dauphiné, hasta el domingo, a través de Teledeporte y Eurosport, en el mes de agosto más ciclista nunca antes creado y con todos los aspirantes a llegar de amarillo a los Campos Elíseos de París reunidos en un combate sin cuartel, sin que falte nadie. El domingo, el vencedor del Dauphiné puede ser el mismo que domine la ronda francesa en pocos días.

Sin tiempo ni carreras para preparar el Tour, tal cual se estuviera en el mes de febrero, los candidatos a ganar la ronda francesa solo tienen cinco días para acabar de calibrar el motor de sus piernas. Pero que no se preocupen. Los organizadores del Dauphiné, que son los mismos del Tour, les han preparado una colección artística de montañas con cinco etapas y cinco finales en alto. La contrarreloj ha pasado a la historia. Para ganar elDauphiné se deberá ser un buen escalador, como sucederá después en la gran cita anual del ciclismo, desplazada de julio a finales de agosto por culpa de la pandemia.

Dos equipos tiranos

Pero, sobre todo, para la bueno y para lo malo, los ciclistas deberán someterse no solo a la clásica tiranía del Ineos, antes Sky, que azota al Tour desde el 2015, sino a la del Jumbo, poderosos equipos, capaces de conducir al pelotón a 30 kilómetros por hora en muchas cuestas sin que absolutamente nadie, por muy buen escalador que sea, pueda burlar su vigilancia. Es imposible fugarse, atacar se convierte en un suicidio. Y lo peor es que posiblemente muchos días un demarraje más allá de la zona de vallas de la meta sea un completo espejismo.

Será elDauphiné de los tridentes. Por lado británico, los tres últimos vencedores del Tour (Egan BernalGeraint Thomas y Chris Froome). Por parte neerlandesa, el ciclista que parece esta más en forma, Primoz Roglic, auxiliado por TomDumoulin y por Steven Krujikwijk.

Por estos dos equipos pasa el futuro del Dauphiné y seguramente el del Tour. Y contra ellos debe luchar el resto de los ejércitos ciclistas con sus estrellas al frente. Mikel Landa, en el Bahrein; Julian Alaphilippe, en el Deceuninck; Thibaut Pinot, en el Groupama; Nairo Quintana, en el Arkéa y Romain Bardet, en el AG2R, en sus últimas carreras con el equipo de toda la vida ya que el año que viene correrá en el Sunweb alemán.

El papel del Movistar

Capítulo aparte merece el tridente español del Movistar formado por Alejandro ValverdeEnric Mas y Marc Soler, que llega al Dauphiné después de un amargo debut en la Vuelta a Burgos donde estuvieron muy lejos de la finura que siempre debe acompañarlos. Murciano y mallorquín se preparan para el Tour, mientras que Soler se reserva para el Giro.

Y es aquí cuando aparece destacada la figura del ciclista esloveno Tadej Pogacar, de 21 años, el segundo niño rebelde del nuevo ciclismo después de Remco Evenepoel, quien no va al Dauphiné porque no corre el Tour, puesto que de lo contrario igual ya habría que empezar a escribir el nombre del ganador en París.

Cinco días apasionantes

Serán cinco días con puertos para vender y bendecir. Este miércoles, sin ir más lejos, desde Clermont-Ferrand, ciudad que también será salida de una etapa del próximo Tour, la carrera se estrena con siete puertos de montaña. Pero es que el jueves la meta está instalada en lo alto del Col de Porte, de categoría especial. El viernes la llegada se encuentra en la cima de Saint Martin de Belleville y sábado y domingo la famosa estación de esquí de Megève aguarda con sus pistas verdes y el asfalto la sentencia definitiva delDauphiné 2020 de los artistas y la montaña.