18 sep 2020

Ir a contenido

Patrocina:

FINAL EN EL GRAND COLOMBIER

Roglic presenta su candidatura al Tour ante Bernal y Quintana

El ciclista esloveno, ganador de la Vuelta 2019, repite triunfo en la etapa reina y gana el Tour de l'Ain

Evenepoel, que correrá el Giro, suma su cuarta ronda por etapas del año en la Vuelta a Polonia

José María Expósito

Roglic se impone en solitario en la cima del Grand Colombier.

Roglic se impone en solitario en la cima del Grand Colombier. / GUILLAUME HORCAJUELO (EFE)

Se acerca el Tour de Francia y los candidatos a reinar en París van levantando sus cartas y mostrando sus estados de forma. En menos de tres semanas (29 de agosto), Niza estará engalanada para dar la salida a una Grande Boucle que, por primera vez, acabará a las puertas del otoño. El parón por la pandemia puso patas arribas el calendario y está por ver cómo les ha sentado a los favoritos, con solo un mes de competición antes de la ronda gala.

Con el calendario forzosamente reducido, cada prueba es especialmente valiosa, cada etapa se lucha como si fuera la última, cada carrera es un test irrepetible. Y en uno de ellos, el Tour de l’Ain, el esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma) ha oficializado este fin de semana su candidatura a llegar de amarillo a París el próximo 20 de septiembre.

El ganador de la pasada Vuelta se llevó este domingo la general de la carrera francesa, que, como la Vuelta a Burgos la semana pasada, contó con un cartel con el que jamás habría soñado. El sábado Roglic ganó la etapa que transcurrió por los Montes del Jura y se vistió un 'maillot amarillo' (¿premonitorio color?) que este domingo ha defendido a lo grande en la etapa reina ante Egan Bernal (Ineos) y Nairo Quintana (Arkéa).  El próximo Tour tendrá poca contrarreloj (36,2 km), pero en el Ain  (este de Francia) el esloveno (cuatro triunfos en cinco días de competición esta temporada) no los echó de menos.

Roglic, escoltado en el podio final por Bernal y Quintana.

Lucha entre superequipos

Dos puertos de primera y el final en el Grand Colombier (17,3 kilómetros al 7,1% de media) se antojaban idóneos para los dos escaladores colombianos, ganador uno del pasado Tour y candidato al triunfo el otro tras un fabuloso inicio de temporada. Ineos puso a dos ganadores del Tour como Chris Froome y Geraint Thomas a tirar del pelotón para endurecer la carrera, pero a media ascensión Bernal se quedó solo mientras Roglic tenía aún una guardia pretoriana no menos espectacular: George Bennett, Steven Kruijswijk (tercero en París en el 2009) y Tom Dumoulin (ganador del Giro 2017 y segundo en el Tour 2018). Ineos y Jumbo corrieron con seis candidatos a ganar el Tour.

Bajo un sol de justicia, a Bernal no le sobraba nada (menos aún a  Quintana) y esperó hasta los últimos 400 metros para demarrar en busa de los 10 segundos que le separaban de la victoria final. Pero el antiguo saltador de esquí no solo le alcazó sino que se le superó con facilidad y llegó solo a la meta para sellar la general y adjudicarse la etapa reina, casi idéntica a la 15ª del próximo Tour (¿otra premonición?). "Mi objetivo para el Tour de Francia es tener el mayor nivel posible, crecer con el equipo", manifestó Roglic, que antes aún pasará el test del Dauphiné (del 12 al 16 de agosto).

Evenepoel besa el dorsal de su compañero Jakobsen, el sábado.

Homenaje a Jakobsen

En la saliza de Niza estarán también Mikel Landa, Thibaut Pinot, Romain Bardet, Enric Mas, Tadej Pogacar, Miguel Ángel López, Adam Yates, Alejandro Valverde... Pero faltará la sensación de la temporada, un Remco Evenepoel que apostó por el Giro (octubre) y que no para de ganar cuanta carrera por etapas disputa: cuatro de cuatro este año tras sumar este domingo la Vuelta a Polonia, en la que el sábado tuvo un bonito gesto al cruzar la línea de meta (como ganador, claro) besando el dorsal de su compañero hospitalizado, Fabio Jakobsen.