08 ago 2020

Ir a contenido

Patrocina:

DESESCALADO SOBRE RUEDAS

La Induráin abre el camino de las marchas cicloturistas pospandemia

La carrera, con participación limitada y muchas medidas de seguridad, recuerda el quinto Tour de Miguelón, del que se cumplen 25 años

Miguel Induráin y Pedro Delgado se saludan en la salida ante Martín Fiz.

Miguel Induráin y Pedro Delgado se saludan en la salida ante Martín Fiz. / VILLAR LÓPEZ (EFE)

El pentacampeón del Tour de Francia Miguel Induráin y el ex campeón del mundo y de Europa de maratón Martín Fiz han encabezado la participación este sábado en La Indurain, la primera marcha cicloturista poscoranavirus con salida y meta en Villava (Navarra) y sobre dos recorridos, 100 y 180 kilómetros. "Sabemos que el de este año no era el mejor de los escenarios, pero había que arrancar", se felicitó Miguel Indurain.

Miguel Indurain salió a rodar un año más al lado de sus paisanos y aficionados al ciclismo en la prueba que lleva su nombre y con salida y llegada en su localidad natal, Villava, junto al también compañero en el equipo 123aCorrer de Banco Santander, Martín Fiz. "Tenemos que mantener un poquito las distancias y luego rodar en bici cada uno a su ritmo en la prueba", explicó Indurain, quien fue homenajeado en el 25 aniversario del quinto Tour y el Campeonato del Mundo en Colombia del campeón navarro.

Perico, Beloki, Mauri, Laiseka...

Indurain participó en la marcha larga de 180 kilómetros, con un tiempo de 6 horas, 46 minutos y 38 segundos, junto a su mujer, Marisa, que optó por la distancia corta de 100 kilómetros. También corrieron su ex compañero de equipo Pedro Delgado y los también exciclistas Joseba BelokiMelcior Mauri y Roberto Laiseka, entre otros. "Si respetamos todos las normas no tiene que haber problema, yo creo que la gente está concienciada", apuntó Delgado.

Por su parte, Martín Fiz cambió esta vez las zapatillas por la bicicleta y se estrenó el La Indurain en la distancia de 100 kilómetros, con un tiempo de 3 horas, 30 minutos y 12 segundos. "He cubierto mis expectativas. Empecé la marcha como un 'globero', pero al final me vine arriba. Mi reto era hacer un buen tiempo y no caerme, así que lo he bordado. Me he visto fuerte y ahora en el triatlón de Barcelona voy a ir a por Miguel. Si llego a saber que es tan fácil, Miguel no gana cinco Tours", bromeó Fiz.

El ex campeón del mundo de maratón destacó que era importante estar en Villava para homenajear a Miguel Indurain. "Es importante que estemos rodeándole, sobre todo en este año tan difícil. El mundo del deporte es un motor económico muy importante también para España. Éste es un primer paso, va a ser una primera referencia. Esperemos que todo vaya por buen cauce y, a partir de aquí, a ver si en el mes de septiembre y octubre empiezan los eventos de ciudad como es La Indurain", deseó.

Salida escalonada

La Indurain limitó a 1.000 los participantes y cumplió con las más estrictas medidas de seguridad sanitarias establecidas por las instituciones sanitarias, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Real Federación Española de Ciclismo (RFEC). La salida se realizó en tandas de 100 ciclistas cada diez minutos.

El uso de la mascarilla fue obligatorio a la salida y llegada, pudiéndose quitar solo a los 200 metros de ambas y también se requirió en los avituallamientos. Además, durante la ruta se instó a los ciclistas a no seguir la rueda, guardar el máximo de distancia en los adelantamientos y evitar aglomeraciones.