Ir a contenido

Patrocina:

recorrido oficial

La Vuelta 2020 será la más internacional de la historia

La prueba, presentada este martes en Madrid, comenzará en Holanda, subirá al Tourmalet en Francia, visitará Oporto y tendrá un total de ocho llegadas en alto

La carrera discurrirá por el norte de España y solo tendrá una contrarreloj individual con llegada a la terrible cuesta del mirador de Ézaro, en Galicia

Sergi López-Egea

Roglic, en el centro, con Valverde y Pogacar, a la derecha, en el podio final de la Vuelta 2019.

Roglic, en el centro, con Valverde y Pogacar, a la derecha, en el podio final de la Vuelta 2019. / AP / Manu Fernández

El ciclismo ya lo tiene claro en un planeta cada vez más globalizado. Hay que internacionalizarse. Lo hace el próximo Giro, que saldrá de Budapest. Es la apuesta del Tour para el 2021, que partirá de Copenhague y es la consigna para la Vuelta 2020, presentada este martes en Madrid, que se inicia en Utrecht y que visitará también Francia, con llegada al Tourmalet, y Portugal, para acercarse hasta Oporto.

"Es la Vuelta más internacional de la historia, con un recorrido cargado de homenajes tanto deportivos como culturales, que sirve para conmemorar la 75ª edición de la prueba, que tiene ocho llegadas en alto, que homenajea al Tourmalet y al mirador de Ézaro, como prototipo de nuestras famosas rampas, y que no se olvida de otras referencias de la carrera como el Angliru asturiano". Lo cuenta Javier Guillén, director de la prueba, en una ciudad de Madrid vestida con su mejor uniforme ciclista con mitos del pasado como Induráin, Zoetemelk, Kelly, Delgado, Contador, Heras, Purito, Sastre, Pereiro, Beloki, Mauri y referencias del presente como Valverde, Quintana, Aru o 'Superman' López.

"Es la Vuelta más internacional de la historia, se homenajea al Tourmalet y no se olvida de referencias de la carrera como el Angliru asturiano"

Javier Guillén

Director general de la Vuelta

Es la Vuelta 2020 que nacerá en Holanda un viernes 14 de agosto, justo después de los Juegos de Tokio, y pondrá punto final en Madrid, un domingo 6 de septiembre. En medio, cuatro países visitados, una contrarreloj por equipos y otra individual (con el kilómetro final a Ézaro, en Galicia, que obliga a los ciclistas a retorcerse)  y otras siete llegadas en altitud (Arrate, en Guipúzcoa; Laguna Negra, en Soria; Tourmalet, en Francia y curiosamente ausente del próximo Tour; Moncalvillo, en la Rioja; Farrapona y Angliru, en Asturias, y la Covatilla, en la provincia de Salamanca y a un solo día de Madrid).

Sin Catalunya ni Andorra

Será una Vuelta que, al margen del extranjero, solo vivirá por el norte de España (Euskadi, Navarra, Castilla-León, Aragón, Rioja, Cantabria, Asturias, Galicia y Madrid) y que después de muchos años no visitará ni Catalunya ni Andorra, tradicionales en el recorrido, y que están ausentes de la próxima edición solo por cuestiones operativas. Sin más.

"Es una edición muy pensada y con muchos guiños", añade Guillén. Los guiños miran hacia el mayor templo del ciclismo, el Tourmalet, que se sube en la novena etapa tras coronarse el Aubisque, y también hacia el Angliru, la joya de la corona de la Vuelta con una etapa explosiva, la 15ª de tan solo 106 kilómetros.

42 puertos de montaña

La Vuelta 2020 se dibuja con tres etapas llanas por Holanda, en lo que será la segunda vez que la prueba visita ese país, de donde partió en el 2009, en el año de la victoria de Valverde; un traslado aéreo hacia Euskadi con un total de 11 jornadas de montaña y nada menos que 42 puertos; un viaje desde el País Vasco -de ida y vuelta con el fin de acudir al Tourmalet- para afrontar luego la ruta hacia el oeste y atravesar la frontera portuguesa camino de la bellísima Oporto antes de regresar a Castilla y León vía Ciudad Rodrigo.

Internacional como pocas, sin etapas demasiado largas para no agotar más de la cuenta a unos ciclistas que llegarán a la Vuelta tras encadenar Tour y Juegos Olímpicos, pero con finales activos para que, salvo ocho etapas de esprint anunciado, cada día haya una emoción por el camino.