Ir a contenido

Patrocina:

desaparición

Muere a los 83 años Raymond Poulidor, leyenda del ciclismo

Llevaba unas semanas hospitalizado y era un habitual del Tour, como reclamo publicitario estos últimos años

Sergi López-Egea

Raymond Poulidor, en una imagen del Tour del 2018.

Raymond Poulidor, en una imagen del Tour del 2018. / SERGI LÓPEZ-EGEA

Las leyendas no siempre cuentan verdades. Y en el caso de Raymond Poulidor, fallecido este miércoles a los 83 años, solo han dicho mentiras, pues tal vez sea el deportista al que se le colgó el sambenito de 'eterno segundón', con el que además se denominó a cualquiera que no lograba triunfar, cuando en realidad fue un enorme campeón, uno de los grandísimos corredores del pasado siglo.

Nunca ganó el Tour porque tuvo la desgracia de coincidir en su juventud con Jacques Anquetil y en su madurez con Eddy Merckx, pero difícilmente en Francia ha habido un corredor, al que llamaban cariñosamente 'Pou-Pou', que despertase tanto y tanto fervor, incluso ahora, cuando los abuelos les contaban a sus nietos –y hasta a sus biznietos- quién era ese anciano de pelo blanco que solo sonreía, que solo hablaba de ciclismo en cada salida y en cada llegada del Tour, por supuesto vestido de amarillo, desde mucho antes de que Pedro Delgado se planteara ganar en París o Miguel Induráin aspirase a cinco victorias en los Campos Elíseos . Y puestos a desmontar leyendas, tampoco es cierta la que cuenta que nunca se vistió de amarillo en un Tour en el que fue tres veces segundo (1964, 1965 y 1974) y otras cinco tercero (1962, 1966, 1969, 1972 y 1976). Lo hizo desde que se retiró, siempre de amarillo, un color que en el Tour y en Francia solo emana ciclismo, afortunadamente.

Anquetil era el triunfador pero 'Pou-Pou' se llevaba los aplausos y el calor de la afición por aquel cariño que siempre despiertan los más desafortunados, lo que no quiere decir que sean los peores. Anquetil Poulidor eran enemigos irreconciliables con una Francia dividida, pero más proclive a 'Pou-Pou' en uno de los mejores Tours de todos los tiempos, el de 1964. Tuvo que noquear Anquetil Poulidor en el Puy de Dôme para ganarse el respeto; eso sí, con el aplauso perenne a su oponente.

Anquetil (izquierda) y Poulidor, durante la apasionante batalla en el Tour de 1964 / (archivo)

Retirada la pareja se hicieron amigos, tal como les ocurrió, una vez jubilados como ciclistas profesionales, a Eddy Merckx y a Luis Ocaña. El cáncer se llevó a Anquetil en 1987. Pocos días antes de morir, 'Pou-Pou' fue a visitarlo al hospital y para la posteridad quedó la frase de 'Maître Jacques'. "Hasta en esto te voy a ganar. Me voy a morir antes que tú".

Nada menos que 55 años se pasó 'Pou-Pou' recordando el legendario Tour de 1964, mientras seguía en coche la ruta victoriosa de HinaultZoetemelkFignonRoche, Delgado, Lemond, InduráinUllrichRiisPantani, también Armstrong y más recientemente  a PereiroSastreContadorSchleck,  EvansWigginsFroome, NibaliThomas y Bernal.

Ni un Tour se perdió. Podías acercarte a él, como si fuese un senador de este deporte, y preguntarle por cualquier cosa. Este periodista recuerda como zanjó Poulidor la polémica después del ataque de Contador a Schleck en el puerto de Balès, tras una avería del luxemburgués durante el ascenso del 2010. "La culpa fue de Andy por llevar el material tan fino y por cambiar mal de piñón".

Este año también viajó de Bruselas a París. Se abrazó en la capital belga con Merckx, juntos recordaron viejas batallas en los Tours de 1972 y 1974, y al acabar la carrera regresó a su casa de Saint Léonard de Noblat. Y se sintió muy cansado, pero animado, puesto que últimamente tenía otra pasión, ciclista evidentemente. Su nieto, Mathieu van der Poel, fruto del matrimonio entre su hija menor Corinne y Adrié van der Poel, un magnífico 'clasicómano' de los 80 y 90, se disponía a ganar el Mundial de Yorkshire. Y casi lo logra de no entrarle un ‘pajarón’ de aúpa en la última vuelta.

El palmarés

Mathieu era su alegría y quien animaba a un abuelo que, como muchos, creen que el chico va para gran figura mundial. A finales de septiembre ingresó en el hospital y la madrugada de este miércoles falleció. Atrás quedaron 189 triunfos, casi nada -de ahí que sea un pecado considerlo un segundón-. Entre sus victorias más importantes figuran la Vuelta de 1964, una Milán-San Remo, dos Dauphinés, otra París-Niza y una Midi Libre. También fue una vez segundo y otras dos veces tercero en el Mundial de ciclismo.