Ir a contenido

Patrocina:

LA ÚLTIMA CLÁSICA DEL AÑO

Mollema vuelve a dejar a Valverde con la miel en los labios en Lombardía

"Me queda un sabor agridulce, tenía piernas para ganar, pero no hubo entendimiento atrás", lamenta el murciano

"Quizá los otros corredores me han infravalorado", dice el ganador, flanqueado en el podio por el 'Bala' y Bernal

José María Expósito

Valverde y Bernal flanquean a Mollema en el podio de Como.

Valverde y Bernal flanquean a Mollema en el podio de Como. / NARCO BERTORELLO (AFP)

Tres días después de acabar segundo en la Milán-Turín, Alejandro Valverde ha vuelto a chutar al palo en Italia. El ciclista murciano ha acabado segundo en el Giro de Lombardía, la última gran clásica del año, que se ha adjudicado Bauke Mollema. El holandés del equipo Trek atacó en los últimos kilómetros y en el grupo de favoritos no hubo entendimiento para darle caza.

Buscaba Valverde, ya despojado del 'maillot' arcoíris de campeón del mundo pero con el de campeón de España, su primer triunfo en la 'clásica de las hojas muertas', después de ser segundo en las del 2013 y el 2014, en una edición dedicada a Felice Gimondi. El italiano, uno de los 7 ciclistas que logró ganar las tres grandes vueltas (y dos veces 'Il Lombardia'), falleció el pasado mes de agosto a los 76 años.

Landa abandona en su despedida de Movistar 

El murciano estaba en el grupo de elegidos ante la ascensión al Civiglio, con pendientes del 10%, y hasta intentó el ataque, sin fortuna. Para entonces ya no estaba en carrera Mikel Landa, que abandonó a 60 de meta en su última prueba como corredor del Movistar (en el 2020 estará en el Bahrain). En el grupo andaban Egan Bernal (ganador del Tour), Primoz Roglic (ganador de la Vuelta y el sábado pasado del Giro dell'Emilia, primera etapa de este tríptico italiano), Jakob Fuglsang y Michael Woods, entre otros, y no dejaron irse al del Movistar.

Más laxo fue el marcaje con Mollema, que decidió irse a por la victoria a 16 kilómetros del final y la acabó encontrando. "Quizá los otros corredores me han infravalorado un poco", declaró el valiente holandés del equipo Trek. Roglic intentó darle caza por su cuenta en la última ascensión, a San Fermo della Battaglia (7%), pero Valverde sofocó su intento y después el de Fuglsang, antes de marcharse con Bernal. Juntos recortaron la ventaja de Mollema, pero ya era demasiado tarde y se tuvieron que conformar con repartirse los dos cajones inferiores del podio en un esprint particular. 

"Estoy contento, pero con sabor agridulce, tenía piernas para hacerlo un poco mejor, que era ganar, pero no ha sido y esto es lo que hay", declaró Valverde, algo contrariado por cerrar así la temporada. "Mollema ha arrancado, ha arrancado bien y luego ha mantenido muy bien. Por detrás no había entendimiento, arrancaba uno, luego arrancaba otro y por eso ha sido imposible pillarle".

"No puedo creer que haya ganado un 'monumento'. Encontré el momento adecuado para atacar y luego lo di todo en los últimos diez kilómetros. ¡No me lo puedo creer!", exclamaba exultante Mollema tras su primera victoria de la temporada.

Como curiosidad, cabe señalar que el primer italiano ha sido Giovanni Visconti, lo qu supone la peor actuación transalpina en la historia de esta carrera. Curiosamente, lo mismo pasó en el último Tour de Flandes con el séptimo puesto del belga Olivier Naesen (lo que muestra cómo suelen dominar los belgas 'De Ronde van Vlaanderen').