Ir a contenido

Patrocina:

la ronda española

La ambición de Valverde levanta pasiones en la Vuelta

Solo Roglic aguanta un feroz ataque del campeón del mundo en El Acebo asturiano

Sergi López-Egea

Primoz Roglic y Alejandro Valverde se presentan juntos en la cima de El Acebo.

Primoz Roglic y Alejandro Valverde se presentan juntos en la cima de El Acebo. / EFE / JAVIER LIZON

En la cima de El Acebo Alejandro Valverde no puede ni hablar. Y no es porque en unos meses vaya a cumplir los 40 años. Ya empieza a gustarle que lo llamen 'El Abuelo'. No puede hablar porque está asfixiado del esfuerzo, de su feroz demarraje. Es imposible que tenga la edad que figura en su carnet. Nos engaña a todos. "El 'abuelo' nunca dice la última palabra", bromea en la cumbre asturiana. Ver para creer. Al inicio de la subida final, plisplás, ataque de Valverde y solo Primoz Roglic, el líder, lo aguanta. Todos, por detrás, a sufrir, a vivir otro día para enmarcar del campeón del mundo.

"Si la Vuelta de aquí al final es un mano a mano entre Roglic y yo querrá decir que estoy luchando por la primera, o si no por la segunda plaza", insiste cuando ya ha recuperado la respiración. No ha podido con Roglic, el mismo que aguanta a Valverde en los momentos más duros de El Acebo, la fase inicial del puerto. Y ha tomado una decisión, con la victoria de etapa decidida entre los fugados (triunfo del estadounidense y compañero del jersey rojo Seep Kuus). Si no puedes con tu enemigo alíate con él porque saldrás ganando, dejarás al resto de rivales distanciados en la general y con una semana de carrera todavía pueden pasar muchas cosas, nadie es invencible y mucho menos en el ciclismo contemporáneo, mucho más sensato y menos bruto que el de unos tiempos no tan pretéritos.

 

Valverde, en El Acebo, levanta pasiones entre los aficionados, los que se habían reunido para dar colorido al Día de Asturias, para creerse hasta que estaban en un escenario del Tour. Y lo mismo sucederá este lunes en La Cubilla, una cima a la que se denomina el Galibier asturiano.

Los precedentes del Jumbo

El campeón del mundo puede fallar cualquier día porque él no está libre de ese maldito personaje que existe en el ciclismo, un tipo que va con un mazo, al que no se le ve, pero golpea con violencia la cabeza de los corredores en el momento más inesperado para hacerlos entrar en crisis. No parece que la vaya a tener Roglic pero su equipo, el Jumbo, siempre ha tenido la desgracia de perder carreras ganadas en el momento más inesperado. Y sino que se lo pregunten a Steven Krujikwijk quien se dio un castañazo de aúpa en el descenso del Agnello (Giro del 2016) para perder ante Vincenzo Nibali una carrera que parecía tener en el bolsillo. O cuando en su anterior denominación, cuando se llamaban Rabobank, tuvieron que sacar al jersey amarillo del Tour 2007, el danés Michael Rasmussen, por la cocina de un hotel de Pau angustiados por la presión de las sospechas por dopaje, para fortuna de Alberto Contador, entonces segundo en la ronda francesa como lo es ahora 'El Bala' en la Vuelta. Hay un dicho en ciclismo que dice que hasta la última línea de meta no se gana una carrera y aunque se deje Madrid de lado, el sábado que viene hay preparada toda una encerrona por la Sierra de Gredos.

Sepp Kuss celebra la victoria con los aficionados en la cima de El Acebo / ANDER GILLENEA (AP)

Y si el que falla es Valverde, que le quiten lo bailado. "Si he conseguido 40 segundos, bienvenidos sean. Ataqué para ver qué pasaba". En El Acebo se evidenció que dos hombres dominaban sobre los demás, que Tadej Pogacar, 19 años menor que el campeón del mundo, debe dosificarse por su edad y que Superman no lleva la capa suficientemente preparada como para seguir a sus rivales, al igual que Nairo Quintana, quien sí o sí, le gusta o no, debe dar el último servicio al Movistar convirtiéndose en gregario de Valverde.

Todas las clasificaciones en la página oficial de la Vuelta.

Marc Soler, algo más que un gregario

Saben en el Movistar que Marc Soler está en una gran forma y por eso, en ruta hacia El Acebo, lo enviaron a la batalla, a romper la carrera en la primera de las dos veces en las que la ronda española transitó por la montaña asturiana. En el grupo delantero tenía una doble misión. Si veía que podía ganar la etapa, a por ella. En caso contrario, todos sabían que Valverde se preparaba para arrancar con furia y sin mirar hacia atrás en la fase decisiva de la 15ª etapa.

"Voy de menos a más, tal como me sucedió en el Tour. Me fugué pero cuando vi que no podía ganar la etapa esperé al compañero".  El compañero era Valverde y en Asturias ya estaba olvidado el teatro del malo que se vió en Andorra, con la orden de que esperase a Quintana y la protesta del ciclista catalán.
Sabe Valverde que Soler deberá ser su principal ayuda, sin olvidar a Quintana, en la última fase de la Vuelta. Porque difícilmente al ciclista colombiano lo dejarán escapar, mientras que el catalán, más distanciado en la general donde puede alcanzar una plaza entre los diez primeros, siempre tendrá más libertad de movimiento.

"Le doy las gracias por el trabajo que me ha hecho", destacó Valverde al acabar la etapa. Soler conectó con el campeón del mundo y a su rueda pudo recuperar parte del aliento, a pesar de que Roglic también se aprovechó de la circunstancia. Que se le va a hacer. Quedan fugas, llegarán más actuaciones, ataques, situaciones estratégicas para que Soler siga en esa progresión que debe conducirlo el año que viene a tomar las riendas del conjunto Movistar con el mallorquín Enric Mas... y siempre con Valverde, no podría ser de otra forma. Ni mucho menos.