Ir a contenido

Patrocina:

la ronda española

Roglic saca el látigo en la Vuelta

El ciclista esloveno toma el mando de la carrera en una contrarreloj de Pau donde se hunde Quintana y Valverde se sitúa segundo de la general

Sergi López-Egea

El esloveno Primoz Roglic, del equipo Jumbo-Visma, durante la contrarreloj de este martes.

El esloveno Primoz Roglic, del equipo Jumbo-Visma, durante la contrarreloj de este martes. / EFE

Primoz Roglic pedaleó en Pau como si llevase dinamita en los pedales y un látigo virtual en las manos para azotar a todos los rivales en la contrarreloj de la Vuelta. Tomó el mando de la carrera, cerró el debate sobre quién es el jefe del Movistar tras el hundimiento de Nairo Quintana y evidenció el error que supuso parar a Marc Soler en Andorra. El sacrificio solo sirvió para que perdiera una etapa que a lo mejor habría ganado.

Si la Vuelta no fuese una carrera imprevisible, cargada de sorpresas y con un sinfín de cuestas en un menú lleno de montaña, no sería una barbaridad escribir que Roglic había empezado en Pau a decidir la carrera. Pero solo hace falta referirse a la reflexión de alguien que entiende mucho de ciclismo y que se llama Miguel Induráin, que honró a la carrera con su visita. Roglic tiene un problema y se llama equipo, un Jumbo, que sin ser una escuadra ni mucho menos mala, deberá resguardar a su líder del bombardeo de ataques que le llegarán por parte del Movistar de Valverde -se acabó el debate, él es el líder- y del Astana de 'Superman' López. Que se prepare. Le van a calentar las orejas.

 

Y en esa ofensiva contra Roglic, que hasta ahora no ha fallado en la montaña y que solo se descolgó en Andorra porque lo tumbó una moto mal situada durante la granizada, debe jugar un papel estratégico el ciclista más en forma del Movistar, que se llama Soler, que fue el mejor español en la contrarreloj de Pau y quien demostró que no se había venido abajo tras el espectáculo lamentable en Els Cortals d'Encamp: por la decisión de pararlo y por su reacción infantil.

El guion establecido

Roglic corrió en Pau según lo que marcaba el guion. Era el único contrarrelojista entre un pelotón de escaladores, donde destaca, sobre todo, 'Superman' quien pese a realizar una floja actuación en Francia, salió fortalecido mentalmente. "Dos 'minuticos' no son nada con toda la montaña que queda".

Quintana, en cambio, falló estrepitósamente. No era una mala contrarreloj para él. Nunca se encontró a gusto y hasta dio la sensación de que acababa sin fuerzas sobre la bici. Tomó la salida como líder y terminó perdiendo tres puestos en la general, y con el joven y brillante Tadej Pogacar pisándole los talones a cinco segundos. A partir de ahora, solo debería preocuparse de trabajar para el equipo, al menos por la falta de respeto que supuso hacia su patrocinador, que le paga una millonada, anunciar oficialmente que dejaba el Movistar en la jornada de descanso y con campaña en las redes sociales del Arkea, su escuadra francesa para el 2020.

Protectores de Valverde

Soler y Quintana, si está por la labor, deberían ser los protectores de Valverde, hasta donde llegue, que casi tiene 40 años. Al menos, el campeón del mundo, sin lucirse, hizo una contrarreloj aceptable para colocarse como el segundo de la Vuelta.

"Espero llegar al final de la Vuelta de una sola pieza", advirtió Roglic tras su doble victoria de etapa y general. Se siente fuerte. Pero también sabe que la tercera semana en el pasado Giro, que lideraba, se le hizo muy cuesta arriba para salvar por los pelos la tercera plaza final ante Landa.

La batalla de Pau

Roglic ganó la batalla de Pau contra el cronómetro de forma clara, brillante y rotunda, pero no la guerra de la Vuelta. Su victoria dependerá de que en el Movistar tengas las cosas claras y no se vuelvan a liar. 

Todas las clasificiones en la página oficial de la Vuelta.