Ir a contenido

Patrocina:

la ronda española

Nairo lidera la Vuelta entre el caos general

El joven Pogacar gana en Andorra entre la granizada y las dudas del Movistar

Sergi López-Egea

Tadej Pogacar celebra la victoria en la cima de Els Cortals d’Encamp, en Andorra.

Tadej Pogacar celebra la victoria en la cima de Els Cortals d’Encamp, en Andorra. / JOSÉ JORDÁN (AFP)

Cuando empezó a granizar la Vuelta se convirtió en un caos. Los ciclistas, que se encontraban en una zona sin asfaltar, bastante hacían por mantener el equilibrio. Ni querían frenar ni acelerar. 'Superman' López se fue al suelo y Primoz Roglic, obstaculizado por una moto, también. Marc Soler, en aquellos instantes, ya soñaba con ganar en Andorra, porque allí vive y, sobre todo, porque hacía días que en su equipo le decían que la novena etapa era para él. En el caos generalizado ganó una jovencísima promesa del ciclismo mundial, de solo 20 años, un esloveno llamado Tadej Pogacar que forma parte, con pocos años de diferencia, de la nueva hornada de corredores donde también están Egan BernalRemco EvenepoelWout van Aert Mathieu van der Poel, entre otros.

La granizada derrumbó una etapa magnífica, dejó durante varios minutos a la Vuelta sin televisión y azotó como si cayeran cuchillos en vez de piedra a unos ciclistas que hubieran preferido parar y refugiarse en cualquier portal a la espera de que mejorase una situación de "condiciones extremas", tal como la describió NairoQuintana, el nuevo líder de la carrera.

'Superman' López y Quintana, antes de que comenzara a granizar / javier lizon (EFE)

En solo 94 kilómetros pasaron más cosas que en buena parte de las etapas hasta ahora superadas. Hubo fugas, ataques lejanos de candidatos a la victoria como'Superman', contragolpes de Valverde Quintana, en lo que parecía una alianza colectiva contra Roglic, el gran favorito para la contrarreloj del martes, tras la jornada de descanso de este lunes en Pau. Sucedieron cosas durante y hasta después, cuando los ciclistas tiritando de frío trataban de salir lo más airosos posible de la zona de meta, también caótica. Sufrieron como perros encima de la bici para dejar la general de la carrera más atascada que nunca aunque con una contrarreloj que abrirá como si fuera un tapón la botella de la general en la que andan metidos los cuatro primeras de la tabla; entre el líder Quintana y su compañero Valverde, que ahora es el cuarto, solo hay 20 segundos de diferencia. Más emoción, imposible.

Valverde y Roglic, en la meta de Els Cortals d'Encamp / javier lizon (EFE)

Y hubo también una imagen que nunca se debió ver por mucha razón que tuviera Soler. "La orden fue que se parara para que me esperase. Es lo que pasó. Sin más". Así lo resumió Quintana, sin mojarse más allá de la lluvia natural, tras enfundarse el jersey rojo. Soler se coló en la gran fuga del día. Superó con sobresaliente la peligrosa zona sin asfaltar y se presentó en solitario a la ascensión final a Els Cortals d'Encamp. Iba lanzado al triunfo. Contaba con unos segundos de diferencia y cuatro kilómetros para la cima cuando atacó Quintana con Pogacar. Y entonces se produjo una situación para incrementar el caos global. Le ordenaron desde el coche del Movistar que levantase el pie y esperase a Quintana. Comenzó a gesticular, a exhibir su cabreo para acceder de muy mala gana a aguardar la llegada de Quintana mientras Pogacar ponía la marcha directa en busca del triunfo.

Fue una pésima imagen para el Movistar, que tuvo a Valverde controlando a Roglic, en su sitio, como siempre. Pero fue la muestra del caos de la etapa.

Todas las clasificaciones en la página oficial de la Vuelta.