Ir a contenido

Patrocina:

primer contratiempo

Una 'sorprendente' caída aparta a Carapaz de la Vuelta a España

El ciclista ecuatoriano se fue a correr el domingo un critérium de exhibición a Holanda, sin permiso del Movistar, y se accidentó de forma considerable

Sergi López-Egea

Richard Carapaz, en junio, con el trofeo como ganador del Giro.

Richard Carapaz, en junio, con el trofeo como ganador del Giro. / FABIO LAPRESSE / DPA

Por un puñado de euros Richard Carapaz se pierde la Vuelta, que empieza el sábado en Torrevieja (Alicante). Debía ser su gran despedida en el Movistar, antes de incorporarse a un Ineos donde habrá que pedir tanda como jefe de filas de tantos líderes que tendrán el año que viene. El ciclista ecuatoriano, sorprendente ganador del Giro, terminó el sábado pasado la Vuelta a Burgos, un ensayo de cara a la ronda española, en tercera posición. Se despidió de sus compañeros y, supuestamente, emprendió rumbo a Pamplona, donde vive cuando está en Europa. Allí, hasta el miércoles, debía entrenar sin mucho estrés, antes de desplazarse a Alicante. Pero, lejos de la realidad, no fue así.

Sin que nadie en su equipo lo supiese, porque no se lo habrían permitido, Carapaz cogió un avión hacia Amsterdam y se plantó el domingo en el Critérium Etten Leur, al que acudieron también Egan Bernal, que está de vacaciones, y Steven Kruijkwijk, supuestamente con el beneplácito del Jumbo. 20.000 euros por cabeza, cantidad nada despreciable, siempre y cuando la carrera de exhibición, un rápido paseo entre amigos, no pusiera en riesgo la participación en la Vuelta.

Carapaz se fue al suelo, un castañazo de consideración, nada roto, pero se dañó, sobre todo, un tendón del hombro, que le impedía agarrar el manillar y ponerse en pie sobre la bici. Imposible afrontar en estas condiciones la participación en una carrera de tres semanas como es la Vuelta. Enfado mayúsculo en el seno del Movistar, que lo tenían junto a Alejandro ValverdeNairo Quintana y Marc Soler como el gran reclamo del conjunto de Telefónica en la ronda española.

Nadie lo sabía

En el equipo creían que estaba en Pamplona cuando, de hecho, se exhibía con caída incluida en Holanda. Cerró el acuerdo Giuseppe Acquadro, agente del ciclista ecuatoriano -y de medio pelotón-, que últimamente mantiene una pésima relación (más bien lo siguiente) con la dirección del Movistar, lo que no hizo otra cosa que aumentar el enojo en las filas del conjunto español.

Eusebio Unzué, mánager de la escuadra, trató de forzar hasta última hora la participación de Carapaz, pero físicamente era imposible. Difícilmente el ciclista sudamericano volverá a vestir el jersey azul del Movistar. Abandonó el hotel que su equipo tenía en la playa de San Juan y fue sustituido por José Joaquín Rojas, que figuraba como reserva antes de que se cerrase el plazo para realizar cambios.