el homenajeado

¿Quién fue Eddy Merckx?

El Tour de Francia parte este sábado de Bruselas en recuerdo a los 50 años de la primera de las cinco victoria de 'El Caníbal' en París

Claudine, la esposa de la gran figura ciclista, ascendió en coche el Tourmalet en la Vuelta de 1995 para rememorar la gran gesta de su marido en la ronda francesa de 1969

Eddy Merckx, la leyenda, aclamado el jueves, en la Grand Place de Bruselas.

Eddy Merckx, la leyenda, aclamado el jueves, en la Grand Place de Bruselas. / AFP / JEFF PACHOUD

2
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

No todos los días se puede ascender el Tourmalet en coche.Ella decía que era la primera vez que lo hacía, durante una mañana de un ya lejano 1995. Añadía Claudine que le parecía igual que todas las montañas, que no tenía nada de especial, pero recordaba de forma cariñosa la ascensión de su marido, nada menos que Eddy Merckx, en julio de 1969, cuando puso el Tour patas arriba para ganar una etapa memorable y dejar la prueba vista para sentencia al sacar 8 minutos a todos y situarse al frente de la tabla con 16 de ventaja.

Merckx lo llamaban 'El Caníbal' porque ni antes ni después de su retirada en 1978 ha habido un ciclista en el mundo capaz de ganar tantas carreras, que si se enumerasen una a una en este reportaje, ya no entraría una letra más. Baste con señalar que se anotó cinco Tours, cinco Giros, una Vuelta y tres mundiales, al margen de ganar repetidamente todo tipo de clásicas y vueltas de una semana. Solo Luis Ocaña le hizo algo de sompra en sus años de dominio, que acabaron en el Tour de 1975 con una pájara en Pra Loup aunque Merckx ascendía herido porque un chalado le había propinado un puñetazo de aúpa en el hígado unos días antes en el Puy de Dôme.

Aclamado en la Grand Place

Y por Merckx, porque se cumplen 50 años de su primera victoria en París, parte este año el Tour de Bruselas, la ciudad decorada con su imagen, por todas partes, en los escaparates, en el suelo, en las ventanas. Ni Coppi, ni Hinault, ni siquiera Induráin, ni ahora Froome, han logrado los éxitos de quien el jueves, a los 74 años y en la famosa Grand Place, fue aclamado por miles de paisanos que asistían a la presentación de equipos de la ronda francesa del 2019.

Merckx contrajo matrimonio con Claudine en 1967 y tuvieron dos hijos, Sabrina y Axel. La hija se casó con un tenista argentino, Eduardo Massó, cuyo hijo y nieto de Eddy, Luca, se proclamó en Río campeón olímpico con la selección argentina de hockey. 

El hijo ciclista

Noticias relacionadas

Axel, en cambio, se hizo ciclista, lo que nunca quiso su padre por miedo, como así fue, a que siempre lo comparasen. Axel, siendo un prometedor valor de la cantera del Anderlecht, decidió imitar a su padre. Se lo comunicó con una inscripción que escribió con espuma de afeitar en el baño de casa.

Por Axel seguía Claudine la Vuelta de 1995, que pasó a Francia y ascendió el Tourmalet. Y quiso el azar que se montase en el coche de este diario para hacer la etapa. "Como novia y esposa disfrutaba. Como madre solo sufro y no puedo ver las bajadas", decía.  Y recordaba que se puso de parto con Sabrina precisamente el día en que su marido destrozó el Tour de 1969 en los Pirineos. "No encontrámos al ginególogo". El médico había dado la orden de que no se le molestara pues miraba por tele la etapa de Merckx. "La esposa de Eddy se ha puesto de parto". Apagó la tele, ayudó a nacer a Sabrina. Todo fue bien. Merckx ya estaba en el podio y Claudine en la cama del hospital. "Nunca te perdonaré que no me dejaras ver la victoria de tu marido". Nunca un ascenso al Tourmalet fue tan provechoso como ese.