Ir a contenido

Patrocina:

otra etapa de montaña

Landa, Carapaz y el Movistar, al ataque en el Giro

El ciclista alavés demarra y se lanza hacia el podio que ya tiene a 47 segundos con un Roglic que sigue flojeando

Sergi López-Egea

Mikel Landa, al poco de atacar.

Mikel Landa, al poco de atacar. / Luk BENIES / AFP

Quedan dos días de montaña, territorio de gloria y de ofensivas, montañas para soñar y, sobre todo, para atacar. Richard Carapaz cada vez es más líder del Giro, ya tiene a Vincenzo Nibali a casi dos minutos. Pero tiene sobre todo la tranquilidad de que se ve el más fuerte, con un Primoz Roglic que quiere y no puede y reconfortado porque Mikel Landa lo respalda con un sueño que puede convertirse en realidad. El corredor alavés del mejor Movistar visto estos últimos años ya está a menos de un minuto de la tercera plaza del podio que todavía defiende el ciclista esloveno.

El Giro es una carrera que sorprende. Siempre ha sido más loca que el Tour, una prueba más cerebral, más controlado. Siempre es más fácil que ocurra algo imprevisto en la ronda italiana e incluso en la Vuelta antes que en la 'grande boucle'. El Tour los gana en épica porque allí, cualquier cosa que sucede, se eterniza y entra en esas páginas del ciclismo donde ya está para siempre Jaume Mir, fallecido este miércoles a los 90 años, el hombre del bigote, el que fue actor y el que durante 50 años siempre salió en las fotos y en la tele con una toalla y una gorra como reclamo publicitario.

Victoria francesa

El ciclismo actual no es tan heroico como el que conoció Mir cuando Bahamontes ganaba el Tour. Ahora hay equipos como el Movistar que conducen y dejan a sus líderes cerca de la meta para que en unos pocos kilómetros, como este miércoles, se juegen la suerte de la general. Escuadras que dejan partir escapadas para que cada día haya un héroe distinto; esta vez, el francés Nans Peters. Pero en la que siguen habiendo ciclistas con chispa, inconformistas, como lo fueron Luis Ocaña Laurent Fignon. Son corredores que atacan por sorpresa, como Landa cuando ve que quedan cuatro kilómetros y la carrera del Giro se inclina, cuando ve que la cima lo acerca al podio, que ya tiene a 47 segundos.

Pero es también el ciclismo de los inteligentes, como Carapaz, que observa que su gran adversario, Nibali, paga el esfuerzo del Mortirolo. Landa, al ataque, Carapaz, también. Son los protagonistas, la furia del Movistar. Carapaz ve como todos se le distancian. Mir, de haber visto la etapa, habría disfrutado.

Todas las clasificaciones en la página oficial del Giro.