Ir a contenido

Patrocina:

LA 7ª ETAPA DE LA RONDA ITALIANA

Pello Bilbao logra el primer triunfo español en el Giro 2019

El ciclista vizcaíno triunfa en L'Aquila al ser el más fuerte de una fuga en la que Rojas coqueteó con la 'maglia'

José María Expósito

Pello Bilbao celebra su triunfo en L’Aquila.

Pello Bilbao celebra su triunfo en L’Aquila. / EFE / ALESSANDRO DI MEO

Diez años después de ser destrozada por un terremoto que acabó con la vida de 308 personas, la ciudad de L’Aquila fue este viernes el escenario del triunfo de Pello Bilbao en la séptima etapa del Giro. El vizcaíno estrenó su palmarés en carreras de tres semanas al ser el más fuerte de una escapada en la que se metió casi sin querer. El corredor del Astana logró el primer triunfo español en esta 'corsa rosa', algo por lo que también luchó José Joaquín Rojas. El murciano del Movistar anduvo cerca del triunfo de etapa y por momentos fue 'maglia rosa' virtual, pero no obtuvo premio. Valerio Conti sigue líder.

Sexto en el 2018

"Ha sido un poco improvisado, hoy tenía que ser Dario [Cataldo] el que estuviera en la fuga, pero me he visto en el grupo que se ha formado, tenía las piernas, lo he intentado y lo he conseguido", se sinceró Bilbao antes de subir al podio, insistiendo en que su misión es ayudar al colombiano Miguel Ángel 'Supermán' López. Una etapa en el Dauphiné del año pasado era hasta ahora el mayor éxito del corredor vasco de 29 años y 6º en el pasado Giro. "Tengo que dar las gracias al equipo y sobre todo a Andrey [Zeits]. Tenerle en la fuga ha sido una gran ayuda. Ha tirado muy fuerte, me ha permitido relajarme un poco y centrarme en buscar la victoria. Ha estado impresionante".

Además de Bilbao y Rojas, el catalán Antonio Pedrero (Movistar) y Rubén Plaza (Israel) se metieron en la fuga del día. El equipo del líder, el Emirates, tiraba del pelotón para salvaguardar la 'maglia', pues sus esperanzas de ganar al esprint se esfumaron con el abandono de Fernando Gaviria, con dolores en la rodilla. También se retiró Laurens de Plus, uno de los que debían ser escuderos de Primoz Roglic en la montaña.

Cuando la ventaja alcanzó los 2.12 que separaban a Rojas del liderato, el Emirates recibió la ayuda del Trek y del Bardiani, pero por delante aguantaron el tipo y a 10 kilómetros de la meta los perseguidores tuvieron claro que la etapa estaba delante. En ese tramo final, sin cotas puntuables pero muy exigente, se quedaron en cabeza Lucas Hamilton, Davide Formolo, Tony Gallopin, Mattia Cattaneo y el propio Bilbao.

Evitar el esprint

Pero Rojas no había dicho su última palabra. A su ritmo, aprovechó la vigilancia entre los de cabeza para enlazar a 5 kilómetros del final, y aún tuvo arrestos para lanzar un ataque y lograr unos metros de ventaja. El murciano destapó las debilidades de cada uno y Bilbao vio su oportunidad. Con hombres rápidos como Formolo y Gallopin en el grupo, sus opciones pasaban por llegar en solitario. Pasada la pancarta de dos a meta demarró y en la cuesta final, con un 7% de desnivel, nadie pudo recortarle distancia. Se giró y se supo ganador con tiempo suficiente para saborerar el triunfo, cinco segundos por delante de sus compañeros de fuga.

Rojas, que se vació, entró sexto a 30 segundos, lo que le deja segundo en la general, a 1.32 de Conti, antes de disputarse este sábado la etapa más larga de esta edición (239 kilómetros). Varias subidas en el tramo final y un rápido descenso hasta la meta dificultarán la llegada al esprint.