Ir a contenido

Patrocina:

la ronda catalana

'Superman' López da el golpe en la Volta a Catalunya

El corredor colombiano triunfa en solitario en La Molina y se coloca líder tras atacar al resto de favoritos

Sergi López-Egea

Miguel Ángel López, al frente de la Volta, en pleno ataque en La Molina, seguido de Marc Soler y el austriaco Gregor Muhlberger.

Miguel Ángel López, al frente de la Volta, en pleno ataque en La Molina, seguido de Marc Soler y el austriaco Gregor Muhlberger. / EFE / TONI ALBIR

Cuando predomina el respeto por encima del temor solo puede llegar un ataque en solitario. 'Superman', el cinematográfico y el de cómic, sobrevolaba los cielos y tenía un poder descomunal gracias a la influencia de la kriptonita. 'Superman', el humano, el ciclista nacido bajo el nombre de Miguel Ángel López, cómo no, en tierras colombianas, escalador pequeño, basa su energía en la valentía, en no arrugarse ante nadie; en la Volta frente a sus compatriotas Egan Bernal y Nairo Quintana y ante los británicos Adam y Simon Yates. Pero le da igual dónde corra, razón por la que a los 25 años ya ha sido podio del Giro y de la Vuelta. Esta temporada retorna, ya con ánimo de victoria, a la ronda italiana porque su equipo, el Astana, incomprensiblemente ha dado prioridad a la prueba transalpina por delante del Tour.

Para la historia, mucho antes de su victoria recompensada con el jersey de líder en La Molina, quedó su cruel demarraje en Sierra Nevada, en la Vuelta del 2017, la que ganó Chris Froome. Iba López fugado nada menos que con Alberto Contador. El joven y el veterano luchaban por la victoria, pero cuando llegó la ascensión definitiva, el chaval casi desconocido por aquel entonces, o por lo menos no tan famoso como Contador, le lanzó un ataque tan furibundo al corredor madrileño que casi le quita la publicidad de su 'maillot'. Allí ya se vio que tenía madera de campeón, que no era un corredor cualquiera y que iba lanzado hacia la fama ciclista.

Marc Soler, generoso

Para el presente, cuarta etapa de la Volta 2019, queda López como líder con 14 segundos de diferencia sobre Adam Yates y 17 sobre otro compatriota tres años más joven, Egan Bernal, y con el conjunto a batir, el Movistar, tocado pero no hundido, con Nairo Quintana a la retaguardia y con la fortaleza de Marc Soler, camino de La Molina demasiado generoso. A veces hay que saber atacar pero otras también no desgastarse tanto y dejar que otros tiren, al menos 100 metros, para tomarse un respiro.

'Superman' pudo con todos. Hasta dos ataques previos realizó antes del definitivo, a cuatro kilómetros de la cima de La Molina, una rampa de las que quitan el hipo y que hasta ahora casi siempre había dominado de forma ejecutora Alejandro Valverde, que está notando en la Volta la larga inactividad que ha tenido, por culpa de una gripe, durante buena parte de este mes de marzo. Él nunca se rinde, pero no siempre se puede ganar. Solo faltaría.

Nairo Quintana, sincero

Y por esta razón López se presentó en solitario para levantar las manos y convertirse de aquí al domingo en el máximo favorito para suceder al campeón del mundo como ganador de la ronda catalana. Quintana, en un día al menos feliz para el Movistar por la victoria de Mikel Landa en la Semana Internacional Coppi y Bartali, en Italia, recuperaba los músculos de las piernas sobre el 'rodillo', el aparato que convierte en estática a su bici de competición. Ponía cara de circunstancias detrás del podio. "Lo habíamos preparado a conciencia, lanzando a Soler por delante. Pensábamos ganar con Valverde llegando yo a su lado, pero López estaba muy fuerte".

Esperando un bebé

'Superman' hasta tuvo tiempo de dedicarle el triunfo a su futuro bebé, al que llamará Miguel Jerónimo, mientras rogaba que no se adelantase el parto durante la Volta ya que terminada la carrera quiere volar hacia Colombia para asistir al nacimiento del bebé. "Yo no temía a ningún rival, si acaso respeto, porque si tienes temor entonces no te atreves a atacar", razonó el líder de la Volta que no recordaba quién le había puesto el apodo de 'Superman'. "Fue un comentador radiofónico en mi país, aunque no recuerdo su nombre".

Pero por los siglos de los siglos se ha quedado con el mote, que le agrada, porque es sinónimo de fortaleza, de valentía, del ciclista que no se arruga, el que da espectáculo, el que no mira hacia atrás cuando ataca y el que devuelve a los años de los ataques aliados con la mítica en un ciclismo contemporáneo muchas veces demasiado tecnológico, el que trata a los corredores como ordenadores humanos que muchas veces no se atreven a dar más de sí por culpa de unos ciclocomputadores que les avisan que han llegado al límite, como cuando se enciende la luz naranja del coche indicando que apenas queda gasolina. ¡Vivan los valientes como 'Superman'!

Todas las clasificaciones en la página oficial de la Volta.