Ir a contenido

Patrocina:

RELACIÓN ROTA

Divorcio a la española, Mínguez se separa de López Cerrón

El presidente de la federación de ciclismo despide al seleccionador al pedirle un aumento de sueldo tras el oro de Valverde en Innsbruck

Sergi López-Egea

Mínguez, a la derecha, se despide de Valverde tras el éxito en el Mundial.

Mínguez, a la derecha, se despide de Valverde tras el éxito en el Mundial. / RFEC

Los divorcios no solo afectan a los matrimonios o las parejas de hecho. También tocan de lleno, muchas veces, a amistades que se mantienen firmes y resistentes al paso de los años, décadas de compartir trabajos o aventuras. Hubo una vez en la que Javier Mínguez, el veterano director deportivo de ciclismo, 69 años, y José Luis López Cerrón, 62, ahora dirigente deportivo, eran entrenador y corredor, luego técnicos los dos y en los mismos equipos y finalmente seleccionador nacional y presidente de la Federación Española de Ciclismo.

Hasta aquí todo perfecto en una relación que se inicio en la década de los años 80 del siglo pasado. Desde esta semana Mínguez ha dejado de ser seleccionador de ciclismo después de que la federación lo haya despedido. La causa no ha sido otra que la petición del técnico de solicitar un aumento de sueldo al día siguiente de la conquista del Mundial de ciclismo por parte de Alejandro Valverde, ajeno a toda la polémica. La ruptura se escenificó el miércoles por la noche, con reproches mutuos, en los micrófonos de la Cadena SER.

Los inicios de una amistad

Cerrón fue corredor a las órdenes de Mínguez en el legendario equipo Zor. Cuando se retiró de la práctica profesional de la bicicleta, el presidente de la federación se convirtió en el segundo de Mínguez y juntos emprendieron diversos retos al frente de escuadras como Seguros Amaya y hasta hubo una etapa, a mediados de los 90, en que se incorporaron a la estructura del Banesto para tener a sus órdenes, entre otros, a Miguel Induráin. Luego llegó la época de Vitalicio Seguros, unos años también complicados, a finales de los 90, en los que también se produjo por aquel entonces una ruptura tan impensable como la de ahora. Mínguez y José Miguel Echávarri se dejaron de hablar después de que el técnico vallisoletano le fichara al director navarro una de sus perlas, el corredor salmantino Santi Blanco.

Mínguez se distanció unos años de la dirección técnica ciclista aunque colaboró asiduamente con varias emisoras de radio. Cerrón se hizo organizador de carreras, por ejemplo, estuvo al frente de la Vuelta a Castilla-León, en la época de gloria de una carrera que vio hasta la presencia de Lance Armstrong, que la escogió en un retorno (2009) que nunca jamás se debió producir. La entonces incuestionable estrella tejana vino a tierras castellanas y tuvo la desgracia de caer y romperse la clavícula.

Triunfo en las elecciones

Cerrón fue protagonista directo, un año más tarde, 2010, del episodio del 'solomillo de Irún'. Por aquella época tenía una gran relación con Alberto Contador y fue a visitarlo en la jornada de descanso del Tour, cuando el corredor pinteño vestía el jersey amarillo. A Cerrón, el cocinero de Contador, le pidió que comprase un poco de carne. Cerrón circulaba con su coche cerca de la frontera franco española, en Euskadi, vio la salida de Irún y compró el solomillo famoso, el que Contador, en su defensa, dijo que lo intoxicó con clembuterol.

Años más tarde Cerrón ganó las elecciones a la federación española y se encontró con una caja fuerte llena de telarañas y sin un solo euro. La amistad entre ambos reclamaba un gesto heroico por parte de Mínguez que acudió al rescate de Cerrón y aceptó de forma gratuita el cargo de seleccionador español. Dos años estuvo sin percibir sueldo hasta que en el 2015 firmó su primer contrato: 25.000 euros anuales.

Jersey arcoíris y cambio de escenario

La victoria de Valverde en Insbruck ha roto una amistad que empezó cuando el ahora jersey arcoíris ni había nacido. En vez de un aumento de sueldo, Mínguez recibió la carta de despido. "Habría renovado a Mínguez si hubiese aceptado un aumento de sueldo". "¡Esto es mentira! Se te ve el plumero". Fueron algunas de las 'perlas' en una noche de enfrentamiento verbal radiofónico.

"Le he ofrecido lo que le podía ofrecer", palabra de Cerrón. "No me has ofrecido nada", respuesta de Mínguez. "No me interesa la polémica", réplica de Cerrón. "A mí me interesa la verdad. Cobraban todos menos yo", insistencia de Mínguez.  "Está en las hemerotecas. Aceptó el acuerdo de no cobrar los primeros años", explicación del presidente de la federación. "Eso es mentira. Tú me dijiste que no cobraba nadie", protesta del ya exseleccionador de ciclismo.  Y así toda la noche. Hubo una vez en la que fueron amigos.