Ir a contenido

Patrocina:

LA RONDA ESPAÑOLA

Jesús Herrada eleva a los cielos al equipo Cofidis

El corredor conquense toma el mando de la Vuelta a España tras colarse en una fuga de 18 corredores

Sergi López-Egea

Jesús Herrada, en el podio de la Vuelta, recibe el jersey rojo de líder. / AFP / MIGUEL RIOPA

Jesús Herrada, en el podio de la Vuelta, recibe el jersey rojo de líder.
Jesús Herrada (Cofidis), en el centro de la imagen, llega a la meta este jueves.

/

Le habría costado menos salir de un laberinto que hablar en público, expresar sus sentimientos. Porque Jesús Herrada es un ciclista de los que normalmente pedalea en silencio, de los que van dándole a la cabeza mientras mata la monotonía de kilómetros en pelotón. Por dentro, sin embargo, le embargaba la emoción. Era el día de su hazaña, de un hito al que no estaba acostumbrado. Un señor de Cuenca es desde este jueves el líder de la Vuelta. Un conquense, y casi hay que ponerse en pie al escribir su nombre, no lideraba esta carrera desde que lo hizo nada menos que Luis Ocaña en 1970.

Herrada tenía tres años cuando Ocaña se pegó un tiro. Ni siquiera tiene recuerdos de las gestas de Miguel Induráin. Hasta el año pasado era uno de los gregarios de confianza de Alejandro Valverde y de Nairo Quintana. Fue un joven valor de Mota del Cuervo, pueblo manchego, de los de molinos al viento, que descubrió Eusebio Unzué. Bueno en el llano, correcto contrarrelojista y aceptable escalador, tenía que entregarse en cuerpo y alma para los líderes del Movistar. Pero en el 2017 recibió una llamada. El conjunto Cofidis buscaba un líder para complementar a Nacer Bouhanni. Quería tener a alguien en sus filas que pudiera luchar por algo más que el triunfo en un esprint masivo.

Jesús aceptó la oferta y, además, se llevó a su hermano mayor, José, que como él también corría en el Movistar. "Deseaba tener libertad y por eso acepté el cambio de equipo", explicaba Herrada tras vestirse con el jersey de líder. Parecía que ni se atrevía a mirar la prenda que ahora deberá defender con 3.22 minutos de ventaja sobre Simon Yates y un segundo más con Valverde. "Hasta donde pueda". Ni él lo sabe. Pero ya ha conseguido lo que ningún corredor había logrado desde que el equipo Cofidis formó una escuadra ciclista por allá 1997. Ellos son los decanos del pelotón manteniendo una misma marca. Pero nunca, hasta ahora, habían conseguido que uno de los suyos se vistiera con el jersey de líder de la Vuelta. Solo en el Tour, y por dos días, en 1998, Laurent Desbiens había llevado el jersey amarillo.

A colarse en la escapada

Era el 22 de la general y estaba a 5 minutos de Yates. Era un tiempo magnífico para colarse en una escapada, unos minutos que le permitían libertad de movimientos y que, además, si la fuga se iba muy lejos, ¿por qué no podía vestirse de líder? Hasta 11 minutos de renta gozaron los 18 corredores que se liberaron del pelotón, entre ellos, aparte de HerradaVincenzo Nibali y el francés Alexandre Geniez, vencedor en el faro de Estaca de Bares, donde los prados y los acantilados mueren ante la presión del Cantábrico.

"La verdad es que no estoy acostumbrado a esto". Era cuanto podía contar, vestido con una prenda que deberá defender ante los principales favoritos en tres días grandes de carrera: La Camperona, Les Praedes y la gran cita del domingo con los Lagos de Covadonga. Tres minutos no serán nada ante similar trío de llegadas. Pero que le quiten lo bailado. A él y a un equipo Cofidis que ya ha ganado una etapa con Bouhanni (que se retiró el miércoles) y que además goza con el liderado de la montaña que pasea desde el primer día Luis Ángel Maté, el entrañable 'Lince de Andalucía'. 

Todas las clasificaciones en la página oficial de la Vuelta.

0 Comentarios
cargando