Ir a contenido

Patrocina:

LA RONDA ESPAÑOLA

La Vuelta a España se pone al rojo vivo

Simon Yates se viste de líder en el alto de la Covatilla con tan solo un segundo de diferencia sobre Valverde

Sergi López-Egea

Simon Yates, con el jersey rojo de líder, en el podio de La Covatilla.

Simon Yates, con el jersey rojo de líder, en el podio de La Covatilla. / AFP / JORGE GUERRERO

El 'maillot' de la Vuelta es de color rojo. La organización, que busca el sinónimo de camiseta, lo bautiza como 'la roja'. Y de este color, de un rojo intenso, se puso este domingo la ronda española tras afrontar la primera etapa de montaña seria, la que se adentró en la sierra de Béjar, tierra de escaladores desde los tiempos de Lale Cubino, y terminó en lo alto de la estación de esquí de La Covatilla, donde el británico Simon Yates se vistió con el jersey de líder, rojo, rojo, rojo, por delante de Alejandro Valverde, pero con tan solo un segundo de diferencia. Mucho menos que un intenso suspiro.

Un británico de sobras famoso, Chris Froome, se impuso en el Giro, otro ciudadano del Reino Unido, galés en este caso, más desconocido para los profanos en ciclismo, Geraint Thomas, triunfó en el Tour, y Yates, el ciclista que se hundió en los cimientos de la ronda italiana cuando parecía que la iba a ganar, se ha concienciado para triunfar en Madrid.

Reto complicado

Pero no es un reto fácil, porque Valverde quiere seguir con su fiesta particular, aunque en La Covatilla sus piernas no tuvieron la frescura de otros días. Y porque Nairo Quintana, que ya sabe lo que es ganar la Vuelta, lo hizo hace dos años, ya es tercero a tan solo 14 segundos. Pero es que están todos, todos, absolutamente todos, en un puño. Ion Izagirre no quiere desaprovechar la segunda vez que su equipo, el Bahréin, le coloca los galones de jefe. Lo hizo el año pasado en el Tour y se cayó en la misma curva de Düsseldorf en la que Valverde se partió la rodilla. Él se destrozó una vértebra. ¿Y si hablamos de Miguel Ángel López, un colombiano al que todos llaman 'Superlópez'? Es el líder del Astana, sube con la gracia de sus compatriotas, y también quiere ganar en la plaza de la Cibeles después de haber sido tercero en el Giro. Porque hasta Enric Mas y David de la Cruz, que sufrieron de lo lindo, están a poco más de un minuto de Yates.

Al rojo vivo fue la ascensión a La Covatilla. Soplaba el viento salmantino, el que frenaba el ánimo para atacar desde lejos en solitario -el ganador de la etapa, fugado, Ben King, el mismo que triunfó en Granada, llegó muerto a la meta-. Y se turnaban los equipos grandes en el control de la carrera; unas veces el Sky, otras el Bahréin o el Movistar que, por sorpresa de todos, cuando su ciclista ecuatoriano, Richard Carapaz, aceleraba tenía que mirar hacia atrás porque Valverde iba demasiado escondido y hasta Quintana parecía que se iba a descolgar.

"La Covatilla es un puerto que nunca me ha ido bien. En el 2006, cuando luchaba por la victoria, lo pasé fatal. Por eso, aunque haya cedido unos segundos, ha sido mi mejor ascensión"

Alejandro Valverde

Segundo clasificado de la Vuelta 2018

"Es un puerto que nunca me ha ido bien. Lo pasé fatal en el 2006 cuando luchaba por la victoria. Y aún que he cedido unos segundos, y tampoco sé muy bien por qué, ha sido mi mejor ascensión". Valverde tuvo un momento de duda. Faltaba poco más de kilómetro y medio. Hubo un ataque. Se coló Nairo. Él se quedó atrás. Se formó el hueco y cuando intentó reaccionar solo fue a la desesperada para que no se le fuera el liderato. Le faltó un segundo. "Tácticamente es mejor para nosotros". Queda mucho. Este lunes, descanso. Y a partir del martes, otra vez al rojo vivo. Intenso.

Todas las clasificaciones en la página oficial de la Vuelta.

0 Comentarios
cargando