Ir a contenido

Patrocina:

EL ETERNO PROTAGONISTA

Siempre nos quedará Valverde

El ciclista murciano afronta su 11ª Vuelta a España, donde ha logrado una victoria absoluta en el 2009, en lo que supone la 22ª participación del ciclista en una ronda de tres semanas

Sergi López-Egea

Alejandro Valverde habla con sus compañeros, en el hotel del conjunto Movistar.

Alejandro Valverde habla con sus compañeros, en el hotel del conjunto Movistar. / Manuel Bruque

Rick y a Ilsa, por por mucho que Casablanca les sirviera para reencontrar el amor, siempre les quedó el destino de París. A la Vuelta le sucede algo parecido. Por altas, por bajas, por nuevas figuras que aparezcan siempre le quedará la presencia de Alejandro Valverde, que afronta desde este sábado su 11ª ronda española, casi con el mismo entusiasmo que aquel muchacho de 23 años que se presentó a la salida de Gijón, en la Vuelta del 2003, con tanto coraje que acabó llegando a Madrid en tercera posición.

Nada o poco ha cambiado Valverde. Ahora ya tiene 38 años. Ahora, el seleccionador español de ciclismo, Javier Mínguez, viejo zorro, trata de convencerlo para que levante el pie, para que corra la Vuelta pensando en el Mundial. Pero sabe que es una batalla perdida, como pedirle a una cigarra que no cante en verano. Lo suyo ha sido, es y será un ciclismo ofensivo. Así disputó hace 18 años su primera Vuelta y así se ha presentado en Málaga.

Las primeras etapas

Que hablen con Nairo Quintana si quieren tener a alguien en el papel de favorito dentro del conjunto Movistar. "No cambia nada mi estrategia", responde cuando se le pregunta si la baja de Mikel Landa por lesión variará su forma de actuar en esta Vuelta.

Y qué más le da a él, porque lo primero que hace al llegar a Málaga es consultar el libro de ruta, alli donde está anotado el día a día de la carrera, y se da cuenta que a la segunda etapa, el domingo, le han quitado unos cuantos kilómetros de subida. Vaya por Dios. Ahora resulta que lo tendrá más fácil Peter Sagan que él. Pero casi le da lo mismo, porque se le ilumina el alma cuando ve que, a la cuarta, en las montañas que rodean Granada, hay una ascensión de las que le gustan. Y allí, todos, se van a enterar otra vez de quien es este ciclista más cerca de los 40 que de los 30, decidido a vivir de la aventura, de quien pueda que le siga y que sabe que, a diferencia del pasado Tour, aquí nadie le va a pedir sacrificios. Aquí será un corredor que podrá gritar libertad.

Habla Valverde con un pequeño grupo de periodistas. Lo hace en Málaga mientras comenta cómo puede desarrollarse esta Vuelta. "Yo aquí vengo a disfrutar. Aquí en la Vuelta disfrutas del ciclismo. En el Tour, en cambio, es imposible. Allí vas a sufrir, del primero al último, porque hasta el jersey amarillo, aunque sea el más fuerte, lo pasa mal".

Esta es su carrera, la que ganó en el 2009, en la que ha subido cinco veces al podio y en la que ha acabado otras tres ocasiones entre los diez primeros.  Hasta ahora ha completado 22 grandes rondas de tres semanas. Aquí ha dado lo mejor y hasta lo peor de su carrera deportiva, sobre todo cuando ha tenido que pelearse absurdamente con los chubasqueros. Por culpa de la cremallera de uno de ellos, ver para creer, perdió en el 2006 una Vuelta que ganó Alexandre Vinokurov. "Se atascó la cremallera en el descenso de Sierra Nevada y allí perdí la Vuelta". Mientras él se peleaba como la puñetera prenda, el ciclista kazajo, hoy máximo responsable del Astana, le robaba la victoria. Pero es que dos años más tarde, otra vez se lió con una prenda impermeable, en un 2008 que luchaba con Alberto Contador, vencedor en Madrid, por la victoria.

Él no sabe correr de otra manera. Por eso, como ha sucedido este año en el Tour, cuando le cambian el guion, cuando lo sacrifican a favor de Landa o Quintana, entonces ya no es el Valverde de toda la vida. "La del 2009 fue mi mejor Vuelta porque la gané, pero ha habido otros momentos increíbles" . "¿Cuáles?". Valverde sonríe y deja libertad al periodista para que ponga de su cosecha las que cree más interesantes empezando por la victoria en La Gallina (2012), por delante de PuritoContador Froome, y acabando por el principio, allí donde nació el mito, la Pandera (2003). "Pero tampoco hay que olvidar mi victoria en las Cumbres Verdes, en Granada". Esta victoria, que rememora un Valverde que quiere participar de los recuerdos, se produjo en la edición del 2014, en la última victoria de Contador. Y así hasta nueve triunfos… por ahora.

Una contrarreloj de aperitivo

Una contrarreloj de ocho kilómetros abre este sábado la edición 2018 de la Vuelta. Y lo hace con una corta etapa que debe servir para conocer los encantos de la ciudad de Málaga, entre el Centro Pompidou y la famosa calle Larios. La jornada no debería dar sorpresas entre los principales favoritos, ni tampoco suponer ninguna dificultad añadida el hecho de que se corra a una hora inhabitual. Vincenzo Nibali, el último en salir, parte a las 20.21 horas, para acabar unos 10 minutos más tarde.
Los favoritos para la victoria en esta primera etapa, triunfo recompensado con el jersey rojo, son el australiano Rohan Dennis, primer líder el año pasado, el belga Victor Campenaers, reciente campeón de Europa de la especialidad y el vasco Jonathan Castroviejo, subcampeón continental.

0 Comentarios
cargando