Ir a contenido

Patrocina:

LA RONDA FRANCESA

Tour de Francia, etapa 18: Solo queda la esperanza del Tourmalet y el Aubisque

El velocista francés Arnaud Démare triunfa en Pau a las puertas de la última etapa pirenaica

Sergi López-Egea

Arnaud Démare celebra su victoria

Arnaud Démare celebra su victoria / PHILIPPE LOPEZ

Es este un Tour extraño, con una etapa colocada en medio de las montañas, que solo sirvió para que Nairo Quintana se diera el leñazo del día. Fue como una jornada de entrenamiento con dorsal y para mayor lucimiento de los velocistas franceses. Arnaud Démare, acusado sin demasiadas pruebas por André Greipel, fuera del Tour, de agarrarse subiendo hacia el Portet, triunfó en Pau por delante y por muy poco del esprínter del Cofidis Christophe Laporte.

La felicidad no es siempre completa. Y menos para el conjunto del Movistar. "Nairo tiene golpes por toda la parte izquierda del cuerpo y en un dedo de la mano que le impide cambiar de marcha", explicaba Eusebio Unzué, mánager de la escuadra, en la meta de Pau. Mal día para dañarse cuando todavía queda la esperanza, la que nunca debe perderse, de hacer algo importante, si no grande, en tres de las montañas con mayor glamur en la historia del Tour: Aspin, Tourmalet y Aubisque, en una jornada, este viernes, calificada por muchos como la etapa reina del Tour.

"Nairo tiene golpes por toda la parte izquierda del cuerpo y en un dedo de la mano que le impide cambiar de marcha"

Eusebio Unzué

Mánager del conjunto Movistar

Queda un día de Pirineos, solo uno, pero realmente pueden ocurrir cosas, aunque el cerrojo que impone el conjunto Sky, con Geraint Thomas, jersey amarillo, y Chris Froome, el líder emérito, es tan férreo que, realmente, el aficionado pueda dudar de que se permitan movimientos espectaculares. Aquí todos corren sometidos a la tiranía del Sky. Son tantos y tan buenos que cualquiera de ellos es capaz de dejar a Thomas, si no a Froome, aunque no ande tan fino como el galés, perfectamente fresco a los pies del Aubisque.

¿Atacará alguien desde lejos?

¿Atacará alguien desde lejos? ¿Quedan fuerzas? ¿Más allá de Alejandro Valverde, 11º de la general, o de Dan Martin, noveno, pero inquieto, el Sky dejará libertad?

Y es que el conjunto británico es la guardia pretoriana de Thomas y Froome. Primero trabaja el británico Luke Rowe, el primero que se descuelga porque supuestamente es el menos ágil en las cumbres. Luego se relevan Michal Kwiatkowski, aunque no esté tan fino como el año pasado, Jonathan Castroviejo y Wout Poels y, al final, siempre les queda la perla de Edgar Bernal, quien da la sensación de que si fuese un hombre libre los dejaría a todos sentados, incluidos a los dos líderes por los que debe entregarse.

Aspin, Tourmalet y Aubisque, tres montes grandes, tres ‘monumentos’ pirenaicos, historia viva de esta carrera desde que se afrontaron por primera vez en 1910 cuando el primero en coronarlos, luego vencedor en París y más tarde piloto abatido en la Primera Guerra Mundial, Octave Lapize, les dijo a los creadores del Tour: “¡Son ustedes unos asesinos!”.

"Es nuestra última oportunidad de dar la vuelta a la carrera"

Mikel Landa

Ciclista del Movistar

Este viernes, desde la cima del Aubisque a la meta de Laruns hay 20 kilómetros de descenso; todo o nada. "Es nuestra última oportunidad de dar la vuelta a la carrera", hablaba Mikel Landa en la meta de Pau y exterioriza confianza en sí mismo. Subiendo el Portet, el miércoles, se sentía bien. Al inicio sabía que debía estar tranquilo porque había atacado Quintana, pero, al final, casi de repente, se encontró vacío. Este viernes espera que la fuerza lo acompañe por el Tourmalet y el Aubisque.

Todas las clasificaciones en la página oficial del Tour.

0 Comentarios
cargando