Ir a contenido

Patrocina:

LLEGADA A SIERRA NEVADA

Contador pone el espectáculo y Froome la razón en la Vuelta a España

Espectacular victoria de 'Supermán López' en Hoya de la Mora tras fugarse junto al ciclista madrileño que al final cedió

Sergi López-Egea

Miguel Ángel Supermán López, ciclista colombiano del Astana, triunfa en Sierra Nevada.

Miguel Ángel Supermán López, ciclista colombiano del Astana, triunfa en Sierra Nevada. / AFP / JOSÉ JORDÁN

No es el más fuerte de la Vuelta y tampoco es el de antes pero, en carácter, en ganas de convertirse en el animador de la fiesta, no hay quien supere a Alberto Contador, al que tan solo le quedan seis días de competición antes de colgar la bicicleta. Hay que disfrutar de él, de sus ataques, de su carácter indomable, del que no se rinde, del que muere matando, del que están todos pendientes, del que dejan marchar para capturarlo después, el que se divierte y el que divierte. La Vuelta 2017 es la de Chris Froome, el ciclista que pone la razón y el que da las justas pedaladas para ser cada día un poco más líder auxiliado por su Sky de ensueño. Pero el corazón de los aficionados está con el corredor madrileño. 

Contador abrió una vez más el fuego de la Vuelta, en una etapa escrita para él como un poema de Federico García Lorca en su Granada natal por donde pasaron las bicis. Contador fue quien escuchó los constantes gritos del público granadino. El «¡vamos Contador!» lo acompañó metro a metro, golpe a golpe, desde que atacó a 26 kilómetros de la meta, en la cima del Purche. Él fue quien se llevó a un colombiano llamado Supermán López, que si bien no era un desconocido para los aficionados a este deporte, en Sierra Nevada se presentó definitivamente a los 23 años ante el público en general como un nuevo producto de la genuina escuela colombiana, la de una inagotable fuente que sigue liderando Nairo Quintana y en la que también están Rigoberto Urán, Esteban Chaves y ahora un 'Supermán' que sube las montañas como los grandes escaladores de todos los tiempos, ciclista de poco peso pero de piernas terribles, de demarrajes secos, como hacía Marco Pantani y también Quintana cuando está en forma.

Alberto Contador llega a Sierra Nevada / josé jordán (AFP)

Escapada soñada

Era la escapada soñada, la anunciada, el destino para una etapa de solo 129 kilómetros. Contador, todos lo sabían, lo llevaba escrito en la frente, atacaría de lejos, todo o nada, todos con él o contra él. Y hasta un minuto de gloria llegó a contar siempre con la compañía de Supermán y en algunas fases de un Romain Bardet que quería dejarse ver en la Vuelta aunque ya haya entregado cualquier sueño de lucirse en la clasificación. Ahí estaba Contador que parecía que se lo pasaba bien. Oía el griterío, en quizá la etapa con más espectadores en la cuneta. Todos con Contador. Todos chillando su nombre, por última vez en Andalucía, "Yo disfruto corriendo, yo soy así. Pero al final se me hizo un poco largo", confesó Contador que buscó con ahínco un lugar en el podio aunque a final cedió una plaza, de octavo a noveno. Qué más da.

Chris Froome, en la meta de Hoya de la Mora / josé jordán (AFP)

A menos de seis kilómetros para la Hoya de la Mora, donde finalizaba la etapa, en el corazón de Sierra Nevada, Contador dijo basta por primera vez. Fue cuando 'Supermán' puso los pedales en modo misil y se fue a la caza del británico Adam Yates, que andaba fugado y al que fulminó para quitarle incluso las ganas de correr.

Ya solo le quedaba la felicidad de ganar la etapa y de demostrar que Colombia sigue siendo grande en cualquier montaña del firmamento. No vio 'Supermán' que a falta de 1.200 metros para la meta Contador dijo basta definitivamente. Capturado por el grupo de Froome –Vincenzo Nibali solo lanzó un fugaz ataque e Illnur Zakarin demarró al final para colocarse tercero de la taba– cedió para entrar en la meta recogiendo los aplausos de un público entregado el día en el que también se descolgó David de la Cruz.

Este lunes la carrera descansa en Logroño para afrontar el martes la contrarreloj de la prueba. Todas las clasificaciones en la página oficial de la Vuelta.

"La Vuelta es la prueba definitiva para cualquier ciclista que quiera sentirse un corredor completo", afirma Froome

El idilio de Chris Froome con la Vuelta es fantástico. Se entrega con pasión a una carrera de la que se siente enamorado hasta el punto de que parece que supera al Tour, que le gusta mucho más correr en España que hacerlo en Francia. "Para pensar en el año que viene lo primero que tengo que hacer es llegar de rojo a Madrid pero si gano por qué no volver a la Vuelta. Dependerá del recorrido. La Vuelta me encanta y me fascina porque es la prueba definitiva para cualquier ciclista que quiera sentirse como un corredor completo". Así de claro habló Froome antes de tomar una avión de Granada a Logroño, que trasladó a los corredores. El resto de la caravana viajó en coche desde Andalucía a la Rioja.
    Froome afrontará el martes (este lunes hay jornada de descanso) como favorito una contrarreloj que, sobre el papel, debe abrir más diferencias que en las etapas de montaña. "Quiero analizar otra vez la clasificación general después de la contrarreloj. Pero si Miguel Ángel López sigue atacando con tanta insistencia deberé responder a sus demarrajes en la montaña", indicó Froome, que volvió a agradecer a sus compañeros del Sky la entrega hacia él en todas las etapas

0 Comentarios
cargando