Ir a contenido

Patrocina:

OTRA LLEGADA EN ALTO

Todos contra Froome y el jersey rojo puede con todos en la Vuelta a España

Contador sigue con la remontada y Nibali recorta a un astuto corredor británico en la cima de La Pandera

Sergi López-Egea

Vincenzo Nibali araña la bonificación (cuatro segundos) ante Chris Froome, en La Pandera. / AFP / JOSÉ JORDÁN

Vincenzo Nibali araña la bonificación (cuatro segundos) ante Chris Froome, en La Pandera.
Rafal Majka triunfa en la cima de la Pandera, en Jaén.

/

Fue como sentir una llamada general nada más pisar las calurosas carreteras de Jaén. Como si una voz les dijese a todos que había que castigar a Chris Froome, algo así como que eran corredores de la Vuelta, ciclistas altivos que se gritaban quién va a ganar la carrera. Y Froome, una vez más se levantó bravo para contestarles de nuevo que sol a sol y luna a luna se llevará la Vuelta en Madrid.

Y aunque suene a poesía, este fue el resumen de la 14ª etapa de la Vuelta, la que pisó Jaén, en la que los corredores no encontraron ni siquiera la pequeña sombra que ofrecían los olivos que los saludaban desde ambos lados de la carretera. Siempre por encima de los 30 grados, todos enviando a sus gregarios, Froome el más protegido como es habitual, a los coches, a por agua, que deshidratarse era letal.

El apoyo de Poels

Él, Froome por supuesto, pendiente de su potenciómetro, mirando los vatios y cuidando de tener siempre al lado a ciclistas de gran valor, de los que podrían ser líderes en muchos otros equipos, como Wout Poels, su ángel protector en la subida a La Pandera, donde el jersey rojo decidió controlar más que atacar porque pensaba en la etapa de este domingo, en Sierra Nevada, en un calco de jornada corta, apenas 129 kilómetros, en la que el año pasado se despidió de ganar la Vuelta entre Sabiñánigo y Formigal, en los Pirineos, de las que gustan a Alberto Contador (lo hizo también en el Tour, camino de Foix) para romperlo todo, sin mirar atrás, sin tener en cuenta las consecuencias y solo pendiente de proseguir con una remontada, pese a perder unos segundos en La Pandera, que ya lo sitúa en la octava plaza de la clasificación general.

Alberto Contador cruza la meta de La Pandera / josé jordán (AFP)

"Lo hemos intentado todos, todos sin excepción y Froome ha demostrado un día más que no es fácil dejarlo". Así lo lamentó Vincenzo Nibali, el más activo, el que consiguió recortar al británico cuatro segundos, el que tradicionalmente entra más en forma en la tercera semana de competición –con esta estrategia ganó el Giro hace un año– y el que está más cerquita del británico en la general, a solo 55 segundos.

Victoria de Majka

Todos fueron contra Froome. El Katusha lo atizó pensando en Ilnur Zakarin, el Quick Step, de la mano de Enric Mas, buscó noquearlo aunque luego David de la Cruz flaqueó. Y hasta el Astana, que dejó claro que confían más en 'Super López' (Miguel Ángel López), su emergente estrella colombiana, que en Fabio Aru, con muestras de fragilidad por Andalucía.

"Yo me limité a controlar porque pensaba en la etapa de mañana. Me convenía más controlar que atacar y por ello le confié a Poels que neutralizara a Nibali y Contador. Fue la decisión acertada", dijo Froome al poco de cruzar la cima de La Pandera donde ganó fugado el escalador polaco Rafal Majka.

Rafal Majka celebra la victoria en La Pandera / josé jordán (AFP)

Nibali atacó, hasta tres veces, siempre con Contador. Y siempre, por detrás, Poels mantuvo el ritmo, a 20,8 kilómetros por hora, increíble subir un puerto como La Pandera con un desnivel medio del 7,3% a más de 30 grados de temperatura, a esta velocidad... un gregario, un héroe para Froome. No solo no pueden con él sino tampoco con su equipo.

Afuera era inhumano mantenerse quieto con tanto sol, pero ellos eran los ciclistas altivos, los que no querían ser esclavos de los olivares, pero sí de un Froome que sigue con la Vuelta controlada.

Todas las clasificaciones en la página oficial de la Vuelta.

0 Comentarios
cargando