Ir a contenido

Patrocina:

UNA ETAPA ESPECTACULAR

La Vuelta descubre a Enric Mas y Contador sigue con su fiesta

El ciclista madrileño ataca a 42 kilómetros de la meta y pone la carrera patas arriba

Sergi López-Egea

Tomasz Marcyznski triunfa por delante de Enric Mas, en la meta de Sagunt.

Tomasz Marcyznski triunfa por delante de Enric Mas, en la meta de Sagunt. / AFP / JAIME REINA

El alumno por delante y el profesor por detrás. Enric Mas, 22 años y Alberto Contador, 34. El que llega –mallorquín, de Artà– y el que se va –madrileño, de Pinto–. Uno no ganó la etapa, qué más da, y el otro solo rompió el hielo de la Vuelta, con un demarraje marca de la casa, de los que sigue ofreciendo para que únicamente Chris Froome, incuestionable, le aguantase la rueda; kilómetros de maravilla, de coraje, de enorme ciclismo. Mas buscaba la victoria (fue tercero) y Contador comenzar a eliminar rivales, como avisando que ha iniciado la remontada en la general... hasta el infinito y más allá.

Alberto Contador seguido por Chris Froome / JAvier lizón (efE)

Muy pocos conocen todavía a Mas. Pero las tres letras de su apellido sonarán... y mucho en un futuro inmediato. Porque hay que tener mucha confianza en sí mismo y estar convencido de que por las pedaladas que da a su bici vivirá buena parte del ciclismo español y mundial para afirmar algo así al acabar la etapa. "Estoy aquí para aprender y porque el año que viene quiero hacer algo en una grande". Quizá desde que Contador se presentó en la Setmana Catalana del 2005, con 23 años, la sociedad ciclista no tenía un escalador puro y duro tan bueno como es Mas. Ojo al dato, mucho ojo, porque Mallorca puede tener en este chico al segundo deportista más grande de su historia.

Fichado por Contador

Contador lo descubrió y lo fichó para su equipo de jóvenes valores, en su fundación y cuando salió a entrenar con él vio tanta clase que se lo llevó a la concentración invernal de Sicilia, cuando militaba en el conjuntoTinkoff, de ingrato recuerdo para el corredor madrileño.

Este año ha sido el del debut de Mas en la primera línea del ciclismo profesional. Y de verdad, desde el primer día no ha pasado inadvertido. Puso al pelotón en alerta, en febrero, en la Vuelta al Algarve, abrió los ojos a muchos en la Vuelta al País Vasco, en abril, y fue el único que aguantó a Mikel Landa en la Vuelta a Burgos, a principios de mes.

"No era mi terreno, porque mi terreno es la montaña y porque me han dicho que me reserve para la segunda y tercera semana de Vuelta". En efecto, a pesar de las subidas a El Oronet y sobre todo al Garbí, los dos paraísos de los cicloturistas valencianos –de hecho es la misma montaña con dos vertientes distintas– Mas es de los que quiere, como Contador, subidas de largo kilometraje.

Palabra de Induráin

En mayo, Mas se presentó a las 7 de la mañana a la salida de la Mallorca 312, una marcha cicloturista que recorre su isla con 312 kilómetros, salvajes y duros. Allí estaba Miguel Induráin y ambos se fotografiaron juntos, mientras el campeón navarro susurraba a sus allegados. "Este chico va a ser muy bueno".

Contador mira hacia atrás para comprobar cuántos lo siguen / JAVIER LIZÓN (EFE)

El chico se perdió el espectáculo del insaciable, combativo, inconformista e irrepetible Contador. Conocía el puerto del Garbí porque tiene un chalet en sus laderas y entrena dos o tres veces al año por la zona. Y sabía de sobras que había una rampa del 20 por ciento. Fue ahí cuando surgió el Contador de toda la vida para poner la general patas arriba y para que tan solo Froome aguantase su sed de combate. "Lo tengo difícil, pero voy a luchar porque si no puedo vencer a Froome por lo menos quiero pelear por el podio y porque no me conformo con quedar el décimo. Y porque cuando ataqué sabía que muchos no me iban a seguir. Solo tres o cuatro".

Solo aguantó Froome

Solo fue Froome, aunque el británico no quiso colaborar porque a él no le van las locuras de atacar a 40 kilómetros de meta. Es más calculador. A él ya le sirvió comprobar que cuando Contador movió el árbol ellos dos se quedaron solos.

En el llano hacia Sagunt se agruparon todos los favoritos excepto David de la Cruz que perdió 17 segundos y Romain Bardet, casi 7 minutos. En el esprint, Tomasz Marcynsky, un polaco que vive en Granada, fue más rápido que Mas. Pero el mallorquín se sintió feliz por su fuga.

Todas las clasificaciones en la página oficial de la Vuelta.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.