Ir a contenido

Patrocina:

LA TERCERA ETAPA DE LA VUELTA

Primer esprint en la Vuelta a España con un Movistar en plena crisis

Froome llega a Tarragona como líder de la ronda española con un Contador con problemas digestivos

Sergi López-Egea

Chris Froome, camino de Tarragona.

Chris Froome, camino de Tarragona. / EFE / JAVIER LIZÓN

¿Qué pasa en una etapa llana sin mucha épica deportiva que se resuelve al esprint? Las historias que se dan son variadas; desde el ciclista como Diego Rubio que trata de salir del anonimato gracias a una fuga, pasando por Alberto Contador que seguramente no saldría a rodar de no estar compitiendo en la Vuelta por sus problemas digestivos, siguiendo con la mala suerte del Movistar y con la alegría de Matteo Trentin que logra la primera victoria al esprint de una Vuelta a España que este martes visitó Catalunya.

Matteo Trentin gana en Tarragona. / Jaime reina (AFP)

Era la típica jornada para que los equipos sin grandes opciones en la clasificación general, como el Caja Rural y el Cofidis, colocasen a alguno de los suyos en la escapada que figuraba en el menú del día. Un francés, Stéphane Rossetto, y un abulense, Diego Rubio, buscaron sin éxito una tarde de gloria. Curiosa la historia de Rubio, un ciclista de 26 años nacido en Navaluenga, el pueblo de Paco Mancebo. Un día pasaron por su escuela los impulsores de la Vuelta Junior (la carrera que reúne a niños de todas las edades para que corran el último kilómetro de las etapas de la ronda española). Se apuntó y gracias a esta iniciativa decidió hacerse corredor profesional. Y hoy está disputando la Vuelta.

Contador, a sufrir

Y era también la etapa en la que a Contador le tocaba sufrir. No tendrá, por desgracia, el potencial de piernas de antaño, pero tampoco era normal que se descolgara tan pronto y con tantos corredores en el pelotón. Atribuyó el madrileño a una crisis estomacal su desfallecimiento en Andorra y, camino a Tarragona, corrió sin estar repuesto de su indisposición, aunque, tal como dijo, no renuncia a dar guerra, a organizar alguna ofensiva marca de la casa, en esta ronda española que no ha hecho otra cosa que comenzar.

También fue el día en el que el Quick Step tuvo tiempo de organizar la llegada, designar a Trentin como su hombre rápido para anotarse el segundo triunfo, mientras su ciclista fuerte en la general, David de la Cruz, corría protegido por sus gregarios, tal como hizo Chris Froome, el líder, sin que nadie inquietase su naciente reinado en la Vuelta.

Todo cambió tras la caída de Valverde

Y fue también la jornada en la que se volvió a evidenciar que la ronda española tampoco será la carrera de un conjunto Movistar que, desgraciadamente, parece haber perdido su sitio en el pelotón desde la caída de un Alejandro Valverde que trata de volver a la competición lo más rápido posible.

Tras el accidente del corredor murciano en la primera etapa del Tour nada ha sido igual en el conjunto de Telefónica. Nairo Quintana certificó su peor Tour y la dirección del equipo apostó por llevar a todas sus promesas, encabezadas por Marc Soler, a la Vuelta. Acudió a la carrera, aparte del catalán, con los jóvenes Richard Carapaz (ecuatoriano), Jorge Arcas (oscense) y Antonio Pedrero (catalán como Soler). Quizá demasiada responsabilidad para ellos. En la primera montaña se vinieron abajo para dejar al equipo con la principal opción del colombiano Carlos Betancur, ya que, a pocos kilómetros de la meta de Tarragona, Dani Moreno, el veterano del grupo y el mejor situado en la general, se fue al suelo y cruzó la llegada a 1.50 minutos de Trentin. Queda carretera para recomponerse. Pero la situación parece complicada para los jóvenes del Movistar.

Todas las clasificaciones en la página oficial de la Vuelta.

En la tierra de David de la Cruz

David de la Cruz pedía no hablar tras cruzar la meta de Tarragona. Buscaba al auxiliar de su equipo, el que reparte bebidas refrescantes, isotónicas y agua entre los ciclistas. Abría la nevera y De la Cruz buscaba desesperadamente un botellín de agua, que bebía con la pasión del que espera llegar a un bar y zamparse de un trago una helada caña de cerveza.

David de la Cruz, durante la cuarta etapa de la Vuelta / JAVIER LIZÓN (EFE)

De la Cruz llevaba todo el año con una palabra de seis sílabas grabada en su cabeza. "Vuelta", donde saltó a la fama hace un año, cuando ganó en el Naranco, en Oviedo, cuando se vistió de rojo y cuando consiguió llegar a Madrid en el top ten de la carrera. Fue algo así como un cambio de paso, dejar de ser un prometedor gregario para convertirse en el corredor que lleva a sus espaldas la jefatura del Quick Step en la ronda española, el dorsal del equipo que acaba en uno --el que exhiben los líderes-- y en un aspirante a la clasificación general. "Quería llegar de rojo a Catalunya", lamentaba en Andorra, tremendamente cabreado porque los dos segundos que Chris Froome, con quien correrá el año que viene tras ser fichado por el Sky, le impidieron llegar a su tierra como patrón de la Vuelta. "Vamos a trabajar para él. Ya vimos que respondió muy bien en Andorra. Es nuestro líder. Está my fuerte y creo que, por lo menos, puede acabar entre los tres primeros de la Vuelta", explicó en la meta de Tarragona, Enric Mas, el joven y prometedor ciclista mallorquín de 22 años a quien los directores de su equipo le han pedido que levante el pie en los momentos decisivos de esta primera semana porque no quieren quemarlo antes de tiempo. "Todos vamos a trabajar para David, tal como hicimos en Andorra. Ya demostró el año pasado que podía ser nuestro líder", añadió Matteo Trentin, después de ganar en Tarragona.

Paseó la Vuelta por Catalunya, tras un año de ausencia. En el 2018 la Vuelta sale de Málaga y el recorrido aún no está planificado. "Pero hay una alternativa que recoge un nuevo paso por Catalunya", explica la organización. Este martes, en Tarragona, en el anillo de los Juegos del Mediterráno 2018, la meta se llenó de aficionados aunque ninguna autoridad de la Generalitat acudió a la llegada de la Vuelta.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.