Ir a contenido

Patrocina:

Con Tom Simpson empezó todo

El campeón británico murió hace 50 años en el Ventoux a causa del dopaje y su muerte obligó a instaurar los controles de orina en el Tour de Francia

Sergi López-Egea

El doctor Dumas practica el boca a boca a Tom Simpson, en el Ventoux, el 13 de julio de 1967.

El doctor Dumas practica el boca a boca a Tom Simpson, en el Ventoux, el 13 de julio de 1967.

Cuando se asciende al Ventoux por su cara sur, cuando ya ha desaparecido la vegetación y solo quedan piedras lunares y un viento perenne, a tres kilómetros de la cima, se descubre un monolito. Cuenta la tradición que el cicloturista que por primera vez escala el 'Gigante de Provenza', al monte que encandiló a Petrarca y a Frédéric Mistral, el gran poeta provenzal, tiene que dejar en el lugar un recuerdo de su hazaña: un bidón, un tubular, un guante y antes de instaurarse por seguridad el casco, lo más común era depositar una gorrita ciclista, tan en desuso ahora.

El 13 de julio de 1967 Simpson creyó sufrir una insolación. Llegó cadáver al hospital de Aviñón. La autopsia reveló una sobredosis de anfetaminas

A tres kilómetros de la cima del Ventoux murió el 13 de julio de 1967, hace ahora 50 años, Tom Simpson. Y allí se levanta el monumento en su recuerdo. Era también un jueves, un jueves de fuerte calor, tan intenso que Simpson creyó que sufría una insolación cuando llamó por primera vez al médico de la prueba, Pierre Dumas, al inicio de la subida. A tres kilómetros se apeó de la bici. Descansó unos instantes. Probó de volver a pedalear, sin éxito. A la tercera ocasión cayó al suelo y ya no se volvió a levantar. Un espectador comenzó a practicarle el boca a boca, tras ser retirado a la cuneta. El doctor Dumas llegó poco después. No encontró pulso, siguió con la reanimación mientras el conductor de su coche llamaba al helicóptero de la gendarmería. Allí el médico policial, doctor Macorig, siguió con el masaje cardiaco sin éxito. Ingresó ya cadáver en el hospital de Aviñón.

UN MARTIR DEL CICLISMO

Simpson quedó como un mártir del ciclismo, de su épica, del esfuerzo, la imagen del deportista que resiste hasta morir. El 18 de julio de 1967 fue enterrado en Harworth, Inglaterra. 500.000 personas fueron al funeral. Era un héroe… un ídolo al que le encontraron en los bolsillos del 'maillot' un frasco semivacío de pastillas. 'Onidrina', según la denominación de la época. La autopsia reveló que una sobredosis de anfetaminas causó la muerte. Desgraciadamente, se podría decir que con Simpson comenzó todo, la realidad más negra de un maravilloso deporte.

Tom Simpson, en 1967, poco antes de morir

Las anfetaminas fueron hasta la extensión de los controles antidopaje el arma secreta de buena parte de los deportistas –no solo de los ciclistas--, que supieron de sus poderes, los que quitaban el miedo a los soldados estadounidenses que desembarcaron en el infierno de Normandía en 1944. De la Segunda Guerra Mundial al mundo del deporte.

LA EXPERIENCIA DE 1966

Hasta la instauración de los controles se tomaban anfetaminas que llegaron a Europa con los soldados estadounidenses que desembarcaron en Normandía

En 1966, un año antes de la muerte de Simpson, el Tour decidió practicar el primer control antidopaje. Fue el 29 de junio. Lo pasaron 12 ciclistas y hubo 6 positivos por anfetaminas. Y, lo mejor, una huelga de bicis caídas, que duró solo tres minutos, como protesta por los análisis. Los líderes de la revuelta fueron Jacques Anquetil y Raymond Poulidor. Consiguieron que no se llenara ninguna probeta más con orina hasta 1968 cuando los controles antidopaje se instauraron oficialmente en el Tour. La protesta contó con el apoyo del presidente y general Charles de Gaulle. "¿Dopaje? Como pueden hacer esas pruebas a un hombre como Anquetil que ha hecho sonar 'La Marsellesa' en el extranjero".

El 31 de mayo de 1969, cuando aún no se habían cumplido dos años de la muerte de Simpson, le comunicaron a Eddy Merckx, en plena competición, que había dado positivo por anfetaminas y que debía abandonar el Giro. "He pasado 17 controles y nunca he dado positivo. Soy un ciclista limpio y no necesito nada para ganar", argumentó 'El Caníbal' --¿de qué suena esta defensa?–. "Le han puesto las anfetaminas en el bidón". El equipo Faema adujo un sabotaje contra Merckx. Y los creyeron. Hasta el rey Balduino recibió al corredor a su llegada a Bruselas.

Y LUEGO LLEGÓ ARMSTRONG

Simpson murió hace 50 años, pero el ciclismo tardó décadas en escarmentar y renegar de la doctrina del dopaje. Hasta se tuvo que ver a un ganador –siete veces nada menos—ser tachado de la historia del Tour, Lance Armstrong, cuyo nombre ha pasado a ser maldito si se pronuncia en cualquier lugar de Francia.