FINALISTAS DEL PREMIO CATALÀ DE L'ANY (3)

Bayona, un cineasta que juega en otra liga

J. A. Bayona, fotografiado en su oficina de Barcelona.

J. A. Bayona, fotografiado en su oficina de Barcelona. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

J. A. Bayona (Barcelona, 1975) es un niño metido en el cuerpo de un adulto. Ha barrido la taquilla española del 2016 y ahora tiene entre manos una franquicia millonaria con su idolatrado Steven Spielberg a los mandos. Pero a 'Jurassic World 2' él la llama “una de dinosaurios”, una película con la que está intentado “pasárselo bien”. Porque eso hacen los niños: divertirse.

'Un monstruo viene a verme' -que habla de cómo la imaginación es lo único que nos permite salir adelante- es el título más taquillero del 2016, el filme con el que se cierra una accidental trilogía sobre las relaciones madre-hijo. El protagonista sufre 'bullying' en clase y está viendo cómo el cáncer mata poco a poco a su madre. Su padre no quiere hacerse cargo de él y su abuela es demasiado rígida. ¿Cómo sobrevivir? De la mano de la fantasía. De la mano de un monstruo que viene a verle cada noche para contarle un cuento con el que huir de la realidad. O, mejor dicho, enfrentarse a ella. «Cumplir años es envejecer, crecer es otra cosa. Es darse cuenta de que la vida no es lo que te esperas. No es justa, ni predecible, ni controlable. Es comprobar que a veces se gana y se pierde al mismo tiempo. Crecer es aceptar la incertidumbre», asegura el realizador en el prólogo del libro en el que se basó para la película.

"CRECER DA MIEDO"

«Crecer da miedo. Mucho miedo». Pero él lo hizo. El niño que se volvió loco el día que vio volar a Superman en el cine Urgell, el chaval que, fascinado pro el lado gore de Goya, garabateaba en un papel, el jovencito que realizó un videoclip para Camela es ahora un cineasta que juega en otra liga. Ya no es Juanan. Ni Jota ni Jotilla. Es Bayona, el cineasta que no quiso coger el teléfono a Martin Scorsese porque no quería hacer lo que le iba a pedir y el que se atrevió a decir que no a Brad Pitt para realizar la secuela de 'Guerra Mundial Z’.

Hijo de unos padres económicamente humildes que entendieron perfectamente que en la formación de sus hijos estaba su futuro, Bayona defiende a capa y espada el valor de la educación y la cultura. Su hermano gemelo se dedica a la música, una de sus hermanas es escritora y la otra, psicóloga. «En España tenemos talento para ser los mejores del mundo. El Estado debería aprovechar esa mina de oro», retó al entonces ministro de Cultura, José Ignacio Wert, mientras recogía el Premio Nacional de Cine en 2013, galardón que el homenajeado dedicó a su padre (pintor de edificios) y su madre (ama de casa). En aquella ocasión vimos a Bayona muy emocionado. Porque eso hacen los niños: emocionarse con facilidad.

Te puede interesar

Se le escaparon las lágrimas también el pasado febrero en la ceremonia de los Goya, donde se alzó con nueve cabezones por ‘Un monstruo viene a verme’, incluido el de mejor director. Sus lágrimas al ver a gente que ha trabajado para él recogiendo los premios más importantes de la industria son la expresión más dulce de amor al oficio. Aunque Bayona, reconozcámoslo, es de lágrima fácil. Llora con 'Masterchef'. 

RADIOGRAFÍA

En 2013 obtuvo el Premio Nacional de Cine.