Ir a contenido

UN COLUMNISTA INFATIGABLE

Josep Maria Espinàs, el observador curioso

El próximo día de Sant Jordi, el escritor que sigue fiel a su cita con los lectores de EL PERIÓDICO cumplirá 40 años de columnismo diario

Ernest Alós

Josep Maria Espinàs lleva publicando una columna diaria (con descanso semanal) desde hace 40 años, los últimos 17 de ellos en este diario: irá por las 12.000. Desde hace 42 años los barcelonistas cantan la letra que compuso para el himno del club. Se prepara para el que será su Sant Jordi número 62 con el libro que hará 90 de su bibliografía: ‘La vella capitana. Navegant per la vida i la mort’ (no se alarmen; previsor, ya empezó a darle vueltas al tema, el año 2001, con su ‘Temps afegit’). Ha caminado y ha escrito 20 ‘viatges a peu’, ha publicado 10 novelas, grabó 11 discos en tiempos de la Nova Cançó y entrevistó a fondo durante 6 años en los programas de Televisió de Catalunya ‘Identitats’ y ‘Senyals’. La lógica de los números diría que, a sus 89 años acabados de cumplir esta semana se debería haber retirado ya, por edad o por agotamiento. Y sí, Espinàs se fue dejando de los viajes, de la televisión, hace muchísimo tiempo de las novelas y de la canción, pero sigue fiel a su columna diaria y a su libro anual, cuando ha pasado ya tanto tiempo de su primer artículo publicado en ‘El Correo Catalán’, en 1949. “Me obliga a pensar”, explica.

'DESTINO' Y LOS SETZE JUTGES

Licenciado en Derecho y novelista prometedor, con los premios Joanot Martorell, Víctor Català y Sant Jordi en su haber (“en unos tiempos en que había poca competencia”, escribió con su característica ironía, británicamente ‘self-deprecating’), ya en los 60 decidió que eso no era lo suyo. Vinieron los años del ‘Destino’ de su cuñado Néstor Luján, de Josep Pla, de Lluís Permanyer y de Joan Perucho, con columna y reportajes de viajes, libros ilustrados con los fotógrafos de la casa como ‘Vuit segles de carrers de Barcelona’ con Català-Roca y ‘Festa major’ con Forcano, y el episodio de militancia cultural con su papel fundacional en los Setze Jutges.

El final de la etapa ‘Destino’ coincidió con el lanzamiento del diario ‘Avui’, donde desembarcó con la columna que tuvo continuidad a partir de enero de 1999 en EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, recuperando el epígrafe de su pieza en ‘Destino’, ‘Pequeño observatorio’. El conjunto de su trabajo como columnista quedó recogido en el 2013 en el volumen ‘Una vida articulada’, el libro por el que querría ser recordado, con el que querría plantar cara a la discplicencia con que le ha tratado el sistema literario del país y en el que está la clave de todo su trabajo (término que prefiere mil veces al de ‘obra’). Hablando de él, sostiene: “Mi vida es la observación”; “todo me sorprende, todo me interesa”; “soy poco partidario de afirmaciones rotundas, de definiciones personales”; “no me considero ‘ista’ de nada; “me cuesta mucho ser antinada”; “como todas las personas que creen en los sentimientos, soy antisentimentalista”.         

LOS VIAJES A PIE

Sus 20 viajes a pie han creado, dice, “un género literario propio”, el de un paseante que capta frases e imágenes al paso, y también contribuyeron a crear alguno de los muchos equívocos que existen sobre Espinàs, a los que respondió con una frase puñeteramente espinasiana: “La gente asocia Espinàs a catalanista y chiruquero. Mentira podrida, nunca he llevado chirucas”. Los viajes por Catalunya se acabaron cuando empezaron a enseñarle la última obra hidráulica del municipio, y por el resto de España, con la última etapa en Murcia, cuando las piernas ya no dieron de sí.

Radiografía

Su libro más leído. El ‘best-seller’ de Espinàs fue el sentido libro dedicado a su hija con síndrome de Down, ‘El teu nom és Olga’, en 1986. 

Memorias fragmentarias. A partir del 2001, con ’Temps afegit’, Espinàs ha publicado toda una serie de títulos que componen “una autobiografía a trozos”. ‘Una vida articulada’ vendría a ser un dietario de 40 años, ‘Relacions particulars’ relata sus vínculos con varios grandes escritores, ‘El meu ofici’ es la respuesta a “la indiferencia de la burocracia cultural”…