Ir a contenido

Josep Carreras, un 'crack' en la lucha contra la leucemia

Tras padecer la enfermedad, el tenor creó una fundación para avanzar en la investigación y aumentar el número de donantes de médula

Marta Cervera

Josep Carreras, durante una actuación.

Josep Carreras, durante una actuación. / ALVARO MONGE

El tenor Josep Carreras (Barcelona, 1946) se ha convertido en un 'crack' en la lucha contra la leucemia. La enfermedad que hizo temer por su vida –le fue diagnosticada en 1987 se ha convertido en el principal caballo de batalla del famoso cantante desde su salida del hospital de Seattle en 1988. Tras superar con éxito su lucha personal contra este cáncer, creó la Fundación Josep Carreras contra la leucemia. A través de esta organización con base en Barcelona y sedes en Estados Unidos, Suiza y Alemania, su voz da esperanza a quienes atraviesan lo mismo que él padeció. A través de su fundación intenta mejorar la calidad de vida del enfermo, destinar recursos a la investigación y captar donantes de médula ósea y de sangre.

Gracias al impulso y la tenacidad del cantante, la organización se ha convertido en un referente. El músico que popularizó la ópera con Los Tres Tenores, ese trio irrepetible que formó junto al desaparecido Luciano Pavarotti y a Plácido Domingo, lleva años ofreciendo recitales y actos benéficos. Carreras ha recaudado ya más de 100 millones de euros para la fundación. Entre sus objetivos figura ampliar el número de socios y donantes.

5000 CASOS EN ESPAÑA CADA AÑO 

Cada año en España son diagnosticadas 5.000 personas de leucemia. Para muchas, la única esperanza será un transplante de médula ósea pero tres de cada cuatro pacientes no tendrá un familia compatible. El banco de donantes de médula de la fundación del cantante ha salvado muchas vidas hasta la fecha y espera ir a más. "Las técnicas han cambiado. Ya no es necesario estar ingresado 12 horas ni asumir riesgos para el donante", explicaba Carreras en una entrevista. La posibilidad de hacer trasplantes con la sangre periférica también ha sido un avance importante. Carreras, que nunca olvidará la angustia que sufrió durante la enfermedad, se ha convertido en un abanderado de esta causa.

Carreras lleva años ofreciendo recitales y actos benéficos, y ha recaudado más de 100 milles de euros para su fundación

Utliza su popularidad en la lírica para promover eventos que sirven tanto para recaudar como para sensibilizar sobre la necesidad de donar células sanas que ayuden a curar a otros. Carreras alterna su actual dedicación a la fundación con el Final World Tour, con el que se está despidiendo de los escenarios, donde ha triunfado a lo largo de su dilatada carrera.

DEL LICEU AL MUNDO

Hijo de un cabo de la Guàrdia Urbana de Barcelona y de una peluquera de Sants, el tenor debutó en el Liceu de niño en ‘El retablo de Maese Pedro’, de Manuel de Falla, a los 11 años. Con ella ganó su primer sueldo, 500 de las antiguas pesetas. "Recordar mi primera actuación en el Liceu me llena de emoción", dijo cuando el coliseo le rindió homenaje en el 2008 coincidiendo con el 50º aniversario de su debut. En 1970, ya como sólida promesa del canto, ofreció su primera interpretación como cantante profesional en 'Norma', de Bellini, junto a Montserrat Caballé.

A partir de entonces, hizo carrera con la diva catalana como pareja. Juntos protagonizaron 15 óperas diferentes en los mejores teatros del mundo. Después, ya sin necesidad de guía, Carreras triunfó en el mundo entero cantando con otras destacadas artistas como Agnes Baltsa, Mireia Freni y Katia Ricciarelli. Londres, Nueva York y Viena, a la que considera su "segunda patria operística", se rindieron a su voz. "Soy un privilegiado, como artista y como hombre",  ha afirmado el artista, que en el 2014 recibió la Medalla de Honor del Parlament de Catalunya y la Medalla d’Or del Cercle del Liceu.