22 sep 2020

Ir a contenido

15ª EDICIÓN DE LOS GALARDONES del diario

La hermana del pueblo

Lucia Caram, religiosa dominica y activista en favor de los desfavorecidos, se alza con el Català de l'Any

La ganadora insta al 'president' Mas a unir fuerzas y dar forma a un plan nacional contra la pobreza infantil

CARLOS MÁRQUEZ DANIEL / BARCELONA

Lucía Caram ganadora del premio Català de l’Any 2014.

Lucía Caram ganadora del premio Català de l’Any 2014.
Llegada de personalidades al premio Català de l’Any’ (2014) en el TNC.

/

La hermana Lucía Caram tiene claras sus preferencias políticas y ha confesado en varias ocasiones su afiliación al MEC, el «partido de los que Mueven el Culo». Así es esta religiosa dominica de sonrisa perenne pero de corazón roto ante tanta pobreza, tanta desigualdad, tantas «personas empobrecidas que gritan de dolor». No se cansa de denunciar el sufrimiento ajeno, sea por la vía que sea, una red social, un libro, una tertulia en la radio; ni de combatirlo, a través del proyecto Mosaic o la Fundació Rosa Oriol. Toda esa dedicación al prójimo se volvió ayer reconocimiento al recibir el premio Català de l'Any 2014. Catalana en este caso  «de adopción y elección».

La monja del pueblo superó en la votación popular al periodista y colaborador de EL PERIÓDICO Jordi Évole y al ginecólogo y pionero en la cirugía fetal Eduard Gratacós, personas, definía Caram en días previos a la gala, que dan «visibilidad a los que sufren». Ella no solo pone la desdicha sobre la mesa. Además exige soluciones que ayer concretó ante un Artur Mas que le entregó la esbelta escultura tallada por Ricard Vaccaro y que quizás no esperaba el envite de la religiosa. «Pido al president y a todos los empresarios que nos pongamos la camiseta de los olvidados, de los humillados, de los últimos, y que impulsemos un plan nacional contra la pobreza infantil», rezó.

Caram, que recordó que su corazón es «blaugrana aunque vista de blanco», invitó a todos, «políticos, empresarios, entidades, sociedad en general y periodistas», a unir fuerzas para construir «un modelo de país en el que no se excluya a los más pequeños». «Me declaro militante de la esperanza», defendió, antes de regalar un sonoro «visca Catalunya!». Fue también ágil y astuta al hacer una sola referencia a España cuando recordó que Unicef no ha conseguido un pacto a nivel estatal para combatir la pobreza infantil. «Le pido, president, un compromiso ya».

GALA ELECTRIZANTE / La gala resultó redonda de principio a fin, con las voces de Elena Gadel y la coral In Crescendo, que erizó los pelos del Teatre Nacional de Catalunya con una personalísima versión del clásico Puff, el drac màgic, entre otras bendiciones. Resultó también electrizante el discurso de las representantes de la Alianza contra la Pobreza Energética, que recogieron el premio Mercè Conesa a la Iniciativa Solidaria. «¿Cuántos de esta sala pueden imaginarse un día, una semana, un mes o un año sin luz, agua o gas?», preguntaron. A ellos se refirió el director de EL PERIÓDICO, Enric Hernàndez, cuando habló de un tejido asociativo «muy activo y altamente comprometido, que se organiza y se rebela contra las injusticias y las desigualdades y que nada tiene que ver con la sociedad acomodada que algunos intentan dibujar».

El president Mas usó a los tres finalistas para hablar de la Catalunya de hoy. Un país, dijo, «mezclado y poco homogéneo, una sociedad viva y abierta a filtrar culturas que viene de fuera», en referencia al origen suramericano de la hermana Caram y al de los padres de Évole, venidos de  allende el Ebro. «No buscan excusas para no actuar, sino razones para actuar», resumió Mas, que entregó el premio junto al presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio Mosbah.

INICIOS CON EL 'DIGUI DIGUI' / El acto tuvo momentos de reivindicación, pero dejó retales de buen humor, como el recuerdo de la ganadora del galardón sobre sus primeros días en Manresa. Al parecer, contó, en la habitación del convento no le dejaron los libros de plegarias. «Me encontré los cursos del Digui, digui para que aprendiera catalán, y es lo mejor que podían haber hecho», bromeó, siempre en un catalán delicadamente argentinado.

A la ceremonia acudieron, entre otros, el expresident José Montilla, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, primer líder nacional en acudir a este evento; el alcalde de Barcelona, Xavier Trias; el líder del PSC en Barcelona, Jaume Collboni; el alcaldable del PP, Jorge Fernández Díaz; el presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, y el fundador de la empresa de cazatalentos Seeliger y Conde, Luis Conde. Durante la gala también se entregó el premio a la Mejor Iniciativa Empresarial, que reconoció la labor de HP por centralizar el I+D mundial de su tecnología de impresión en 3D en Sant Cugat del Vallès. Justo ahora, cuando algunos dicen que las multinacionales están huyendo.

Todo empezó en el 2000. Ernest Lluch, Pau Gasol, Manuela de Madre, Ferran Adrià, Joan Manuel Serrat, Joan Massagué, Neus Català, Pasqual Maragall, Vicente Ferrer, Josep Guardiola, David Miret, Joaquim Maria Puyal, Josep Sánchez de Toledo, Josefina Castellví. Y Lucía Caram. 15 años de Català de l'Any.