PREMIO MERCÈ CONESA. ALIANZA CONTRA LA POBREZA ENERGÉTICA

Una plataforma social capaz de lograr cambios

María Campuzano y Tatiana Guerrero, tras recibir la distinción de manos de Neus Munté, ’consellera’ de Benestar Social, y Juan Llopart, vicepresidente del Grupo Zeta.

María Campuzano y Tatiana Guerrero, tras recibir la distinción de manos de Neus Munté, ’consellera’ de Benestar Social, y Juan Llopart, vicepresidente del Grupo Zeta. / FERRAN SENDRA

1
Se lee en minutos
ROSA MARI SANZ / BARCELONA

Aunque no es un fenómeno nuevo, sin duda la precariedad social de los últimos años, sumada al notable aumento de los precios de los suministros energéticos, ha llevado a miles de familias a no poder asumir las facturas o a sufrir cortes, y a vivir dramas personales que han ganado visibilidad desde que hace poco más de un año un grupo de asociaciones, unidas en la Alianza contra la Pobreza Energética (APE), naciera para defender a los afectados y exigir cambios a base de movilizaciones. En definitiva, para que no se vulneraran los derechos humanos. Esta plataforma fue reconocida anoche como Millor Iniciativa Solidària, siguiendo la estela del galardón del 2012, que recayó en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), prima hermana. De hecho, ambas han recibido el apoyo de miles de ciudadanos que han firmado una iniciativa legislativa popular (ILP), reclamando, entre otros, que se garantice el acceso a los suministros en los hogares pobres, donde siguen denunciando que se producen cortes, y que se paren los desahucios de familias hipotecadas.