Tragos saludables

Vinos de Jerez, el remedio casero contra diversos males que protege la salud

  • Helena Rivero abre las puertas de Bodegas Tradición con botas repletas de vinos nobles y especiales que entusiasman a la Reina Isabel II de Inglaterra

Helena Rivero en Bodegas Tradición.

Helena Rivero en Bodegas Tradición.

3
Se lee en minutos
Natalia Vaquero
Natalia Vaquero

Periodista

ver +

¿Puede haber un plan mejor que disfrutar con una copa en la mano de Goya, Zurbarán, Luca Giordano, Velázquez o El Greco? Sí, hacerlo rodeado del arte excelso que envuelve las botas y soleras que atesoran los caldos de Bodegas Tradición, una firma en pleno Marco de Jerez que preside Helena Rivero con elaboraciones premium de más de 20 años de crianza, los VOS, y los VORS, con más de 30, y hasta dos brandys, uno de más de 25 años de envejecimiento y otro de más 50. Y es que si además esos tragos son capaces de prevenir enfermedades, el plan es redondo.

Botas de Brandy en Bodegas Tradición.

/ E.P.

Rivero ha vuelto a brillar en su fiesta de Vinoble, el salón de los vinos nobles, complejos y especiales que entusiasman a la Reina Isabel II de Inglaterra y cuyas vides introdujeron los fenicios para el deleite durante los siglos XIV y XV de las mesas más pudientes de Inglaterra, Flandes, Francia y Génova.

"Son unos vinos muy bondadosos porque al llevar muchos años en barricas de roble han perdido todo el azúcar, son extremadamente secos, y piden ser acompañados por tragos de agua", asegura Helena Rivero con una copita de brandy de Tradición Platinum Solera Gran Reserva, la bebida que tomaban las mujeres antaño en las fiestas jerezanas.

Vinos milenarios

Durante 3.000 años, los vaivenes históricos han ido moldeando la identidad de estos vinos de Jerez que viajaron en las bodegas de la nao Victoria en la primera circunnavegación marítima de la Tierra y esquivaron las restricciones que imponía la ley seca en Estados Unidos por sus propiedades medicinales.

Y es que el vino de Jerez, consumido con moderación- una copa diaria preferiblemente con la cena-, es y ha sido un remedio casero contra diversos males por sus beneficios para el organismo que confirma, entre otros, un estudio de la Universidad de Sevilla y el Hospital Clinic de Barcelona publicado en la revista científica 'Journal of the Science of Food and Agriculture'.

Los caldos jerezanos están repletos de vitaminas A, B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9, B12, C, D, E, K, fósforo, azúcar, purinas, hierro, calcio, potasio, proteínas, yodo, zinc, fibra, carbohidratos, magnesio y sodio. No contienen grasas ni colesterol.

Son ricos en resveratrol, un compuesto químico presente en la uva capaz de bajar los niveles de estrés, reparar el ADN, proteger al cuerpo de infecciones, tumores, del envejecimiento e incluso de la radiación ultravioleta. Los investigadores matizan, no obstante, que el mejor aliado para la salud es no beber alcohol.

Un recorrido por Bodegas Tradición.

Helena Rivero recorre los pasillos del edificio de Rincón Malillo que acoge a Bodegas Tradición en Jerez de la Frontera, un negocio fundado por su padre Joaquín en 1998 y cuya raíz está en Bodegas CZ, creada por sus antepasados en 1650 y que fue proveedora de las casas reales de España y Reino Unido.

Es en esas centenarias salas donde fermentan vinos únicos de uva palomino junto a una espectacular colección de pintura española que convive con las botas y soleras de estos añejos caldos. A un lado, los finos criados bajo velo de flor y en botas de roble americano mediante el sistema de solera y criaderas. Muy cerca, el cream sherry, un ensamblaje de Pedro Ximénez y oloroso. Y en otra nave, las botas de oloroso, amontillado, el exclusivo palo cortado y el dulce Pedro Ximénez. En medio, la impresionante colección de pintura.

Lienzos de la pinacoteca de Helena Rivero en la bodega.

/ E.P.

Noticias relacionadas

"Mi padre empezó a invertir en arte para asegurarnos a mi madre y a mí un futuro que creía de esta forma más manejable que el de una bodega", explica Helena Rivero mientras pasa por una galería abovedada que esconde joyas artísticas de El Greco, Murillo, Romero de Torres, Velázquez, Goya, Zurbarán o Picasso.

Piezas únicas de su colección privada de más de 300 lienzos de entre los siglos XIV y XIX de los que Rivero elige periódicamente unos 60 y expone en la bodega para deleite de los visitantes y orgullo de la familia. Todo un plan para brindar junto a los grandes de la pintura española en pleno Marco de Jerez.