Selección de experto

5 buenas botellas para iniciarse en el mundo del vino

  • El bodeguero Tomàs Cusiné propone estas cinco elaboraciones "asequibles, frescas y amables"

Tomàs Cusiné, con las microvinificaciones que hace en su bodega homónima.

Tomàs Cusiné, con las microvinificaciones que hace en su bodega homónima.

3
Se lee en minutos
Ferran Imedio
Ferran Imedio

Periodista

ver +

Tomàs Cusiné es uno de los bodegueros de referencia en Catalunya. Dirige cuatro bodegas de prestigio como la que lleva su nombre y apellido (allí crea microvificaciones de todo tipo), Castell del Remei (ha lanzado Garnatxa), Cara Nord (ha presentado Rosat Trepat) y Cérvoles. Acudimos a él para que nos aconseje cinco botellas para iniciarse en el mundo del vino. ¿Cuáles son para él las ideales para adentrarse en este apasionante mundo? "A ver -avisa el experto-, lo que voy a proponeros tiene que ver con mis gustos particulares pero creo que estas cinco son interesantes y bonitas. Sobre todo, son asequibles y resultan más bien frescas y amables, pero a la vez profundas y con los taninos domados".

Cusiné advierte de que su selección es "bastante actual con un toque de clasicismo" porque refleja la tendencia general del mundo del vino, "lo que es y lo que será en los próximos años".

El bodeguero reivindica su pasión por el vino, que recomienda por muchas razones. "Es cultura, es una bebida ligada a la historia de nuestra sociedad y de la agricultura, y cuando lo tomas con moderación te da placer. Ah, ¡y si te gusta comer, siempre hay que tenerlo presente porque aporta muchísimo más a los platos!".

1. Gratitud Sauvignon Blanc (Còsmic Vinyaters)

Còsmic Gratitud Sauvignon Blanc.

/

"Este es un vino elaborado con sauvignon blanc que siempre me ha gustado porque tiene mucha expresividad mineral, es muy fresco, muy directo, muy fácil, de una ligereza que me emociona. Me parece muy interesante que, además, no lleve sulfitos y esté tan bien hecho. Otra cosa: confieso que este vino tiene un plus para mí porque lo he tenido en momentos especiales y, a veces, también te enamoras de los momentos".


2. Finca L'Argatà (Joan d'Anguera)

Finca L'Argatà Joan d'Anguera.

/

"Me parece un vino con mucha profundidad, muy serio, muy identificativo de la garnacha y la cariñena que tiene. Los hermanos Joan y Josep Anguera que llevan la bodega trabajan con mucha pasión por el vino y por las viñas, y lo hacen en clave ecológica y biodinámica. Hace años le dieron este giro a la bodega y el resultado son vinos con mucha personalidad. En este caso, este es un vino con carácter pero muy suave, muy bien integrado, con matices de tierra, que me transmite amabilidad y a la vez mucha profundidad".


3. Terrers (Recaredo)

Terrers de Recaredo.c

/

"Recaredo me parece una de las empresas más serias e interesantes del panorama del corpinnat. Trabaja con agricultura biodinámca y por eso sus vinos expresan tan bien el terreno donde crecen sus uvas. Con sus espumosos he celebrado muchas cosas porque son de mis preferidos. Respecto a Terrers, destaco que, a pesar de tener mucha crianza, es un brut nature muy fino y con una burbuja pequeña. Me cautiva que lleve tantos años de crianza y sea lineal, directo, sencillo. Para mí, representa sencillez y perfección".


4. Embruix (Vall Llach)

Embruix de Vall Llach.

/

"Un vino sencillo que refleja la pureza del Priorat. Es muy franco y amable, directo, fácil, agradable, nada contundente. En definitiva, está en la línea de los vinos que a mí me gustan, porque me satisfacen los taninos redondos como sucede en este caso, muy bien integrados. Expresa muy bien el territorio donde nace, y todo ello sin ser potente. Y para mí tiene un atractivo importante: no es nada caro. Por cierto, la bodega Vall Llach es un proyecto muy bonito desde hace años".


5. Finca Barqueres (Tomàs Cusiné)

Noticias relacionadas

Finca Barqueres de Tomàs Cusiné.

/

"Este es un 100% cariñena, una variedad con la que he tenido amor y desamor. Durante los primeros 10 años de vida de la viña, se muestra eléctrica, nerviosa, especiada, pero con los años va cogiendo redondez, estructura... y entonces lo tiene todo. En este caso, la viña tiene 15 años y nos da un vino con la fragancia y la frescura que no suele dar la cariñena. Finca Barqueres se muestra expresivo, intenso, largo, con estructura y cuerpo, pero con taninos muy suaves e integrados y muy agradables. Un vino divertido y serio a la vez".